SukaSuka – Volumen 1 – Capitulo 3 – Parte 4

p4

Parte 4: El Brave y los sucesores

¿Qué soy? Pensó Willem para sí mismo. Ya no era un Brave, él no tenía razones para proteger este nuevo mundo, y de cualquier forma tampoco tenía el poder para hacerlo. Así que ahora mismo, su único propósito en la vida era ser un falso supervisor de armas, una posición vacía sin responsabilidades además de estar presente. Él podría desaparecer en cualquier momento. Nadie lo notaría, a nadie le importaría o dolería. Él se había convertido en un fantasma.

– Diez minutos después, en la clínica.

“¿Por qué estás aquí?”

Eso fue lo primero que salió de la boca de Chtholly después de que volvió en sí.

“¿Qué hay de malo en que esté al lado de una persona enferma?”

“No estoy enferma,” ella chasqueo su lengua con una mirada desagradable, aunque Willem podía verla sonrojándose ligeramente.

“Sabes, los antiguos Braves que están imitando tenían muchas enfermedades especiales que, si contraían durante una misión, tenían que ser tratadas de inmediato. La primera de esa lista era el Envenenamiento Agudo por Venenum, la que estás sufriendo ahora.”

“A veces, tus bromas no tienen sentido.” Chtholly volteó su cabeza, aun de mal humor.

Definitivamente no fue una broma, pero si no quiere creerlo…

“Vamos, mira hacia aquí. Así no puedo cambiar el paño en tu frente.”

“No es necesario.”

“Eso no es algo que decida el paciente. Vamos.”

“Estoy bien. Esto no es nada. Si descanso un poco pasará.”

“No seas estúpida.” Él suavemente tocó su frente. “Siempre hay que tratar apropiadamente el Envenenamiento por Venenum o se convertirá en algo crónico. Si sigues con esa actitud, pronto sobrepasaras tu límite.”

“Mírate, hablando como si fueras un experto.”

Soy un experto. Después de todo, mi trabajo es Técnico de Armas Encantadas.”

“Hmph.”

Chtholly volteó su cabeza nuevamente, como diciendo, ¿de qué diablos habla este tipo? Para empezar, los Técnicos de Armas Encantadas construyen y mantienen máquinas alimentadas por hechizos usadas en el campo de batalla, justo como lo implica su nombre. El rango de Técnico Segundo carga una autoridad y responsabilidad igual a un oficial militar superior. Y por supuesto, una gran cantidad de educación, entrenamiento y experiencia es necesario para escalar a esa posición. Pero obviamente, Willem no tenía nada de eso. Su título, solo para mostrar, no llevaba absolutamente ningún poder consigo – esto era sabido entre las hadas también.

“Soy tu supervisor. Creo que tengo el derecho de estar preocupado por ti.”

“No es como si… no importa si eres el supervisor o no, no necesito que nadie se preocupe por mí.”

Chtholly aún se rehusaba a ver hacia Willem, así que él no podía ver su expresión. Aunque, a juzgar por sus orejas brillando de rojo, probablemente su fiebre aún no había bajado.

“Ni siquiera me importa este ‘limite’ del que hablas. De todas formas no queda mucho tiempo.”

“¿Tiempo? ¿Qué quieres decir?”

“Hey, quiero preguntarte algo,” respondió Chtholly, ignorando la pregunta.

“¿Qué?”

“Si… esta es una pregunta hipotética, ¿de acuerdo? Si fuera a morir en cinco días, ¿serías un poco más amable conmigo?”

Silencio.

“… ¿huh?” Willem no pudo comprender a qué se refería.

“Esta es solo una pregunta de ‘qué pasaría si’, así que responde. ¿Escucharías mis últimos deseos y eso?”

“Espera. ¿De dónde viene eso de los ‘cinco días’? Necesito saber un poco más sobre lo que está pasando, o no podré responder la pregunta.

“En cinco días, en la 15º Isla Flotante, un Timere atacará.”

Otro silencio.

“Las 17 Bestias no pueden volar. Esa es la única razón por la que Regul Aire sigue flotando. Pero el Timere, la Sexta Bestia, puede realizar un ataque aun manteniéndose en el suelo. Tiene dos habilidades especiales: división y crecimiento rápido. El cuerpo principal se queda en tierra y divide decenas de miles de pequeñas partes de sí mismo, luego las envía volando con el viento. Si una de esas partes llega a caer en una isla flotante, pueden crecer rápidamente, reproducirse, y toda la isla será destruida en alrededor de seis horas.”

Silencio.

“Por supuesto, Regul Aire tiene sus formas de defenderse. Algo con una presencia tan grande como una Bestia definitivamente será detectada por nuestro sistema de alarma antes de alcanzar una isla. Mientras más poderoso sea el fragmento, antes podemos detectarlo. Eso nos da tiempo suficiente para preparar nuestras defensas. Y así es como Regul Aire se ha defendido de los ataques de los Timere por los últimos siglos.”

Silencio.

“Hace aproximadamente medio año, un fragmento especialmente grande fue detectado. Según las predicciones de su fuerza, las fuerzas armadas normales disponibles en el sitio no tendrán oportunidad. Pero por otro lado, un hada con un Arma Excavada…”

“… puede derrotarlo a cambio de su vida… ¿es eso?”

“Exactamente. Seniorious y yo deberíamos ser capaces de detenerlo con un ataque de autodestrucción. Supongo que somos afortunados.”

Chtholly, escondiéndose bajo las sabanas, se encogió de hombros. Solo se necesitaba un único sacrificio. Si se hubieran quedado cortos solo un poco en poder de fuego, una segunda hada se hubiera perdido – seguramente Ithea o Nephren.

“Recuerda, todo esto es una situación hipotética.” Lentamente, ella finalmente se volvió hacia Willem, con una sonrisa juguetona en su rostro. Pero sus ojos no mostraban signos de alegría. “¿Entonces? ¿Si eso fuera a pasar, escucharías mis últimos deseos?”

“… depende de lo que sea.”

“Bueno… por ejemplo… ah… si te pidiera un beso o algo. ¿Qué harías?”

Ella también, ¿huh?

Siguiendo lo que decían los inútiles libros que a las hadas les gustaba leer, esta era la parte donde se suponía que Willem debía sonrojarse, sentirse realmente avergonzado o algo parecido, pero él se rehusaba a seguirle el juego. En una voz que casi sonaba como un gruñido, respondió. “Te quedan cinco días de vida, ¿y eso es lo que pides?”

“¿E-Es tan malo?”

Willem formó un anillo con el pulgar y dedo medio de su mano derecha. Entonces, poniendo un poco de fuerza en su dedo medio, golpeó la frente de Chtholly.

“¡¿Ow?!”

“Una niña no debería estar hablando de tales cosas de adulto. Es porque todo lo que lees son novelas de romance.”

“¡N-No, también leo otras cosas!”

Parece que ella no niega la acusación de que había estado leyendo novelas de romance. Por su fiebre, o tal vez porque se estaba poniendo realmente nerviosa, las palabras que salían de su boca empezaron a sonar cada vez menos coherentes. Además, ella misma no parecía darse cuenta.

“C-Como sea, quería hacer algunos recuerdos… ¿qué hay de malo en eso?” Ella sujetó un broche plateado fuertemente contra su pecho. “Si fueras a morir… al menos no querrías desaparecer, ¿verdad? Querrías ser recordado por alguien. Tener una conexión con alguien.” Lento, pero seguro, lagrimas comenzaron a derramarse de sus ojos. “Como podría ser eso algo malo…”

“Eso no es lo que estoy diciendo. Si algo está mal, es que estás siendo demasiado apresurada.” Willem tocó gentilmente su frente. Aún está ardiendo. “Quiero decir que no deberías estar tan desesperada como para hacer eso con cualquiera solo por hacerlo. Apresurar algo como eso nunca lleva a nada bueno.”

“¡No importa! No es como si tuviera tiempo para preocuparme–“

“Además, si vas a llorar, déjalo salir mientras alguien está a tu lado. Llorar por tu cuenta es solo para maestros experimentados que pueden decir cuando van a parar de llorar. No puedo recomendarlo para los principiantes.”

“Cállate. Si no vas a besarme, quédate callado. Además, no estoy llorando.”

“Puedo darme cuenta por tu voz, ¿sabes?”

“No estoy llorando,” insistió tercamente otra vez.

¿Qué era? Pensó Willem para sí mismo.  Él decidió reconfirmarlo: la carcasa de un héroe que había perdido todo lo que quería proteger. Una carcasa, por supuesto, no tiene deseos, ya que está muerta.

“… geez.” Él rascó su cabeza. “Ponte boca abajo un segundo.”

“No te oigo.” Chtholly tapó sus oídos con sus dedos y se volteó.

“Vamos, solo hazlo.”

“No te oigo.”

“Bueno, si no escucharás…”

Willem agarró el hombro de Chtholly y le dio la vuelta por la fuerza. Entonces, acercándose, él presionó ligeramente sus labios contra su frente.

“¿Heh?”

Todo el cuerpo de Chtholly se endureció, como si su cerebro reflexivamente hubiera detenido toda actividad en respuesta al shock. Ella no podía procesar completamente lo que acababa de pasarle a su frente. Todo lo que sabía era que algo sorpresivo había causado que su cuerpo dejara de moverse. La sensación que debió sentir en su frente difícilmente llegó a su cerebro.

“¿Escucharás ahora? Ponte boca abajo.”

“Eh. Espera. ¿Qué acaba de pasar?”

“Date prisa.”

Impacientándose, Willem agarró a Chtholly nuevamente por el hombro y la volteó hacia abajo en la cama.

“¡¡¿Ahh?!!”

“Voy a deshacerme de tu fiebre. Solo quédate quieta, y mantén la boca cerrada.”

“¿B-Boca? ¿Eh? ¿Qué?”

Él colocó una mano gentilmente en su espalda y revisó la condición de sus músculos y flujo sanguíneo con sus dedos. Un síntoma característico del Envenenamiento por Venenum es el mal funcionamiento de los tejidos del cuerpo que contienen el Venenum generado. El sistema inmune del cuerpo a veces confunde esto con algún tipo de enfermedad y crea una fiebre en respuesta. Una inspección cuidadosa puede revelar lugares problemáticos donde el Venenum puede estar persistiendo.

“Aquí… y aquí…”

“¡Agh!”

Él presionó fuertemente con las puntas de sus dedos.

Durante la larga carrera de Willem como un Quasi Brave, no era algo raro que él mismo o un compañero sufrieran Envenenamiento por Venenum. Cuando eso pasaba en medio de la batalla, necesitaban una forma fácil y rápida de aliviar los síntomas tanto como fuera posible. Especialmente durante largas campañas, prevenir el agotamiento era muy importante, así que él aprendió esta técnica de un médico del ejército.

“¡Ow! ¡Eso duele!”

“Eso es porque los restos de Venenum hacen que tus músculos se entumezcan. Si puedo deshacerlo, te sentirás mejor.”

“Aunque digas eso, sigue – ¡Ah! ¡Hace cosqu – ah!”

“Intenta mantenerte quieta.”

“Como dije, no es tan fácil como – ¡ah!”

El truco es presionar en diez puntos específicos, situados simétricamente alrededor de la columna, en orden. La restauración de un flujo sanguíneo saludable ayuda a remover el Venenum estancado. El tratamiento daba una sensación similar a un masaje descontracturante. En realidad, aparte de estimular esos puntos específicos de antemano, los dos procesos no eran muy diferentes.

“Ahhh…”

Buscar un punto con Venenum acumulado y aplicar presión. Buscar otro punto y repetir. Después de unos diez minutos, Willem dejó la espalda de Chtholly. El tratamiento había hecho su parte, ahora el cuerpo limpiaría naturalmente cualquier resto de Venenum dado que los músculos y el flujo sanguíneo recuperaron su fuerza.

“De acuerdo, eso debería ser suficiente.” Él volvió a poner la manta sobre Chtholly, quien parecía un poco mareada y exhausta por el bombardeo de estímulos. “Descansa un poco más. Después de una noche de sueño, deberías recuperarte casi por completo.”

“Esht bin…” Consiente a medias, ella murmuró una respuesta inarticulada.

Si la dejaba sola, Chtholly probablemente se quedaría dormida tarde o temprano. Willem supuso que ella estaría bien y salió de la clínica.


¿Qué soy? Pensó Willem para sí mismo, pero se hartó de eso y se detuvo rápidamente. Había otras cosas en las que tenía que pensar.


Papel. Papel. Papel.

Eso fue lo primero que vio cuando entró al cuarto. Lo siguiente que vio, y lo siguiente, y lo siguiente, era papel también. Confundido, dio un paso atrás para revisar el letrero de bronce al lado de la puerta. Las palabras grabadas ahí inconfundiblemente eran ‘Sala de Referencias’.

Volvió a entrar en el cuarto, que parecía mucho más estrecho de lo que debía por los montones de papel desparramados por todos lados. Además, los papeles de esas pilas de papel parecían cubrir una amplia variedad de temas. Una petición para la reparación de un baño aquí en el almacén de hadas, una guía para la comunicación con otras razas durante una batalla con las 17 Bestias, un recibo por una gran orden de zanahorias y papas, un reporte de una misión de patrullaje nocturno, y un recorte de una revista de chicas, todos apilados uno encima de otro.

El tic tac del reloj de pared parecía retumbar fuertemente a través de la caótica habitación.

“Wow…”

Él cuidadosamente entró al cuarto, navegando a través del terreno montañoso que cubría el piso, y se dirigió al escritorio. Apartando la pila de papeles que ocupaba la silla, Willem se sentó y miró alrededor del cuarto una vez más.

“Wow…”

Cruzó sus brazos y pensó en cómo limpiar el lugar. Después de considerarlo, llegó a la conclusión de que, sin importar cuanto lo pensara, nunca llegaría a una conclusión. Dejando esa decisión para después, Willem tomó un papel desde el fondo de una montaña cercana. Resultó ser un reporte de inspección de equipo de diez años atrás. Así que este cuarto contenía al menos una década de historia inútil. Él se sintió un poco como un arqueólogo.

Bueno, seguir sentado de esa manera sería solo una pérdida de tiempo. Alcanzó una de las torres cercanas, había decidido empezar a clasificar el zoológico de papeles, cuando notó que alguien estaba parado en la puerta. Una chica con cabello gris miró fijamente dentro del cuarto con una mirada indescifrable en sus ojos.

Willem esperó un poco, imaginando que ella había venido a recoger un documento o algo, pero ella no se movió. Ella simplemente continuó mirando dentro del cuarto como si fuera una estatua.

“¿Necesitas algo Nephren?”

“En realidad no,” respondió inmediatamente con un tono indiferente, entonces se dio la vuelta y simplemente se fue.

“… me pregunto qué pasa con ella.”

Encogiéndose de hombros, Willem volvió al trabajo. Él quería saber algo. Y ese algo seguramente yacía en alguna parte al fondo del vasto mar de papel.


El reloj de pared sonó doce veces en sucesión, señalando el comienzo de un nuevo día. Él justo acababa de terminar de organizar los montones de papel apilados en el escritorio. El tener que trabajar toda la noche empezaba a parecer inevitable, y si trabajar duro hasta la mañana arrojaría algún resultado útil era algo cuestionable.

“… estoy cansado.”

Oyendo el retumbar de su estómago, Willem se dio cuenta de que se había olvidado completamente de la comida. Él había estado sin ningún reabastecimiento nutricional por casi medio día, desde su última comida alrededor del mediodía.

“Oh mierda…”

Si lo hubiera notado al menos un poco más temprano, tal vez podría haber ordenado una comida ligera en la cafetería. Bueno, lamentarse ahora no ayudará a llenar el estómago. Por el momento, él apoyó su cabeza en el escritorio y cerró sus ojos. Podría lidiar con un estómago vacío, pero continuar ignorando su fatiga solo degradaría su habilidad para concentrarse. Un pequeño descanso le daría energía suficiente para reanudar su trabajo.

Repentinamente, justo antes de perder la conciencia, el aroma del café entró por su nariz. Sus oídos captaron el suave sonido de una taza siendo colocada encima del escritorio. ¿Refrigerios? Bueno, supongo que dejé la puerta abierta.

“Ah, gracias–“

Él estaba a punto de agradecer a Nygglatho cuando una cabeza de cabello gris entro en su campo de visión. Un par de ojos color carbón miraron en blanco a nada en particular.

“– ¿Nephren?”

“Puedes llamarme Ren.”

“Está bien. Gracias, Ren.”

Mirando al escritorio de nuevo, él notó que una bandeja, con un sándwich simple encima, había sido colocada al lado del café.

“No tienes que agradecerme por esto,” dijo ella mientras observaba el cuarto. “Simplemente sentí un poco de curiosidad, así que vine a ver. ¿Qué estás haciendo?”

“Hmm… intento investigar algo, supongo.”

“¿En este lugar?”

“Sip. Los cofres de tesoro siempre están escondidos en lo más profundo de laberintos subterráneos, ¿verdad? Para encontrar algo de valor, tienes que trabajar duro.”

“Hmm…”

Willem tomó un sorbo del café. “Está dulce.” Él pudo sentir la masiva cantidad de azúcar disolviéndose en su lengua.

“Pensé que sería bueno ya que estás cansado. ¿No te gusta dulce?”

“Oh no, me encanta.”

Para sorpresa de Nephren, él procedió a tragar el resto del café y devorar el sándwich, el cual consistía de carne de pichón a la parrilla, lechuga ligeramente marchita, y un pan algo seco. Puede que haya tenido demasiada mostaza, pero el sabor extra ayudó a restaurar algo de vitalidad a su cuerpo exhausto.

“Ahh…” Él dejó salir un suspiro de satisfacción mientras sentía el pequeño impulso nutricional hacer su trabajo.

“¿Entonces?” Nephren se acercó a él con su cara inexpresiva y preguntó. “¿Qué estás buscando tan tarde?”

“Bueno… supongo que no tiene sentido ocultarlo. Estoy buscando sus registros de batalla.”

“¿Hm?” Confundida, ella inclino ligeramente su cabeza. “¿Por qué?”

“Soy un forastero, un falso técnico, y fuera de esta generación. Hay demasiado que no sé. Preguntarle a Nygglatho siempre es una opción, pero como ella no es un soldado, su información será desde un punto de vista diferente. El mejor modo, entonces, es revisar los datos del ejército con mis propios ojos.”

“Hmm…”

“No pienses mucho en eso. Solo quiero saber algunas cosas.”

“De acuerdo.” Nephren asintió. “¿Hay algo que quieres que haga?”

“¿Estás dispuesta a ayudar? Entonces, necesito cualquier documento relacionado a la frecuencia de las apariciones de Timere y registros de batallas en los últimos diez años detallando el tiempo, recursos invertidos, y pérdidas finales. Además, si es posible, quiero registros acerca de la reparación y mantenimiento de los Call – Armas Excavadas. Por ejemplo, documentos de lo que intentaron, que era lo que querían lograr, y cuál fue el resultado.

“Hm. Muy específico.”

“Yo haré la revisión detallada. Si pudieras reunir cualquier cosa que pueda parecer relevante, sería de mucha ayuda.”

“Roger.”

Ahora que se había ocupado de su estómago, era hora de volver al trabajo, Willem se arremangó, y, un momento después, Nephren lo imitó. Los dos comenzaron a remar a través del gran océano de papeles inundando el cuarto. Sin embargo, a medida que avanzaba la noche, comenzaron a ahogarse.


Llegó la mañana. Despertando a la misma hora de siempre, Chtholly Nota Seniorious lentamente se arrastró fuera de la cama y miró alrededor, notando que ella no parecía estar en su propia habitación. Después de reconocer sus alrededores como la clínica, ella intentó recordar qué pasó la noche anterior, sin entender por qué había estado durmiendo en este lugar.

Cuando finalmente recordó los eventos con Willem la noche anterior, su cabeza instantáneamente comenzó a hervir. La fiebre la había debilitado. Ella había perdido su capacidad de pensar con claridad. Ella no hubiera hecho o dicho esas cosas en su estado mental normal. Muchas excusas asaltaron su mente, pero ninguna de ellas desharía lo que ya estaba hecho.

Si fuera a morir en cinco días, ¿serías un poco más amable conmigo?

“¡Ahhh, ¿por qué dije eso?!”

Chtholly se lanzó de espaldas a la cama de la que acababa de salir y se sacudió violentamente, ignorando los resultantes crujidos.

… si te pidiera un beso o algo. ¿Qué harías?

“¡¡Aggghhh!!”

Ella apretó la almohada con todas sus fuerzas y la golpeó con sus puños lanzándola contra la pared. ¿Por qué dijo aquellas cosas? Ella no tenía idea. Bueno, es verdad que ella no lo odiaba, ella pensaba bastante bien de él, y si tuviera que decirlo ella probablemente se inclinaría más al lado de me gusta, pero que te guste alguien como persona y que te guste alguien de esa manera son dos cosas completamente separadas que no deberían mezclarse, pero ella no podía culpar a la fiebre el hecho de que ella pensaba mucho en él últimamente y – ¡ahh! Ella ya no podía soportar pensar en eso.

Además de eso, a mitad de la escena su memoria se volvió un poco borrosa. Ella sentía como que algo había pasado después de eso… él dijo que iba a deshacerse de su fiebre o algo– .

“¡Chtholyyy, ¿te sientes mejor?!”

“¡Ah!” Repentinamente, una voz salió de la nada, así que ella reflexivamente entró en pánico y se escondió bajo las sabanas. “Oh, estoy bien.”

“Ah, um… escuché que estabas muy cansada cuando llegaste a casa ayer, ¿pero te encuentras bien ahora? ¿Puedes comer bien y eso?”

A juzgar por las voces y movimientos, Chtholly adivinó que dos personas habían venido de visita.

“Collon y… ¿Lakhesh?”

Lentamente, ella se asomó fuera de las sabanas y confirmó sus sospechas. Todo lo que necesitaba ver para estar segura eran esos llamativos, brillantes cabellos rosa y naranja.

“¿Hm? Tu cara está roja,” señaló la niña de cabello rosa, Collon.

“A-Ah, ¿lo está? ¿Segura de que no es solo la iluminación?” Chtholly evitó hacer contacto visual.

“Pero parece que tu cuerpo está bien. Cada vez que vuelven de una batalla se ven realmente mal, así que me alegra que estés mejor hoy,” dijo la niña de cabello naranja, Lakhesh.

Ahora que lo mencionaba, Chtholly notó que su cuerpo se sentía inusualmente ligero. La noche anterior, se había desmayado a causa del sobre uso de Venenum durante la batalla que tuvo lugar más temprano. Cada vez que se ponía tan mal en el pasado, a la mañana siguiente una pesada fatiga la acosaría. Saliendo de la cama, ella probó saltar un poco y descubrió que no sentía nada de fatiga. De hecho, se sentía genial, como si hubiera sido curada por algún tipo de hechizo.

“Es verdad, me siento realmente ligera.”

“¡Solo necesitas espíritu combativo y un poco de valentía!”

Probablemente no es ese tipo de problema, pensó Chtholly para sí misma.

“¿Lo notaste ahora?”

“Ah, bueno…” Ella se preguntó qué había sido diferente esta vez. ¿Podría ser ese – su cabeza comenzó a hervir de nuevo así que se abstuvo de recordar los detalles – extraño masaje? “… oh, ¿saben dónde está él?”

“¿Él?” Lakhesh parecía confundida por un segundo, pero entonces pareció entender. “Si estás hablando de Willem, la última vez que lo vi estaba en la sala de referencias.”

“La sala de referencias… ¿el lugar donde guardamos todas las pilas de papel?”

¿Qué podría estar haciendo ahí? Literalmente era solo un caótico desorden de papel, el lugar menos adecuado para cualquier tipo de investigación. Hasta donde Chtholly sabía, las hadas solo iban ahí para esconderse cuando se saltaban sus deberes de limpieza, puesto que nadie pensaría en buscar ahí.

“Él estaba con Nephren.”

“… ¿eh?”

“¡Collon!”

Lakhesh la regañó por filtrar información innecesaria, pero a Collon no parecía importarle. “Estaban durmiendo juntos en el sofá.” De hecho, ella continuó y complicó aún más las cosas.

“… ah.”

“Um… ¿Chtholly?”

“Recordé que hay algo que tengo que hacer, así que voy a salir. Gracias por venir a verme. Como pueden ver, estoy mejor ahora, así que no se preocupen.”

“Ah, está bien. Pero…” Lakhesh cautelosamente miró a Chtholly. “No seas muy dura… ¿de acuerdo?”

“¿De qué hablas?”

Chtholly rió y salió de la clínica.


Fue bueno que excavaran el sofá durante su trabajo la noche anterior. Willem se sentó, con una dormida Nephren aun descansando su cabeza en sus piernas.

“Bueno… supongo que encontré algunas cosas,” murmuró suavemente para evitar despertar a su asistente.

En sus manos, sostenía cerca de una docena de papeles. Aunque no era la cantidad que esperaba, y algunos elementos inesperados se habían mezclado, Willem había sido capaz de encontrar una fracción decente de lo que quería saber.

Él escudriñó un papel que describía la naturaleza de las hadas. De acuerdo a esto, la palabra hada en sí misma podría referir a varias especies diferentes: espíritus de fuego que engañaban a los viajeros perdidos en los bosques, niños con alas rodeados por un aura de luz brillante, gente pequeña que solo crecía hasta alcanzar la altura de las rodillas de un hombre promedio. Todos los diferentes tipos de hadas parecían ser elusivos y traviesos. Ellos también usaban algún tipo de magia extraña y tendían a vivir en bosques. Por último, en muchos casos, tenían especial interés en los humanos, prefiriendo hacerles sus bromas a ellos.

La descripción parecía encajar bastante bien con las hadas que Willem conocía. Sin embargo, se sentía un poco intranquilo. Él tenía curiosidad de por qué las hadas como raza, quienes apenas se diferenciaban de las chicas Emnetwyte a excepción de sus brillantes colores de cabello, obtuvieron el nombre de Leprachauns. Pero decidió dejar ese asunto para después, considerando todas las otras cosas que necesitaba averiguar.

Muchas cosas pueden pasar en quinientos años… pensó Willem mientras continuaba leyendo.

Un papel presentaba la teoría básica de la necromancia. Empezaba asumiendo la existencia del alma y seguía enumerando otras creencias ocultas. Por ejemplo, el alma comienza siendo blanco puro pero es coloreada por el ambiente circundante mientras la vida avanza. Como resultado, el alma toma más tiempo para madurar que la carne. Aunque un niño pueda tener un cuerpo perfectamente sano, su alma aun será muy diferente en estructura a la de un adulto.

Así que si uno pierde su cuerpo antes de que su alma haya sido completamente coloreada por el mundo, de cierta manera habrá muerto antes de terminar de nacer. Las almas que se encuentran con esta contradicción de alguna manera ignoran las reglas del mundo, por las cuales deberían dirigirse hacia el más allá (si tal lugar existe), y en su lugar continúan vagando sin rumbo entre los vivos.

Esas existencias son llamadas hadas. Almas perdidas que fallecieron a una edad tan temprana que no pudieron reconocer su propia muerte. A causa de esto, sus comportamientos imitan el de bebés o niños. Guiados por su curiosidad, sin distinguir el bien del mal, algunas veces inocentes y algunas veces crueles, ellos continúan con sus travesuras.

“Pero ellos nunca tendrán un lugar en este mundo…”

Willem observó a la chica aun durmiendo en sus piernas, entonces volvió sus ojos al documento. La sección restante del articulo lo hizo sentir mareado. En pocas palabras, describía un método concreto para crear hadas artificialmente con el propósito de utilizarlas. Una vez que comenzó a hablar acerca de un sacrificio o algo como eso, dejó de leerlo. Él no estaba particularmente interesado en aprender necromancia.

Otro documento relató una escaramuza que tomo lugar hace cinco años. Un hada, desconocida para Willem, llevó el Carillón de nombre Insania a la batalla. Ella peleó contra tres cuerpos de ‘La Sexta Bestia’ casi hasta el punto de que su Venenum entrara en estado berserk, pero de alguna manera regresó a casa con vida. Willem rápidamente pasó a través de las páginas del documento, que tenía muchas ocurrencias similares. Ocasionalmente vio menciones de ‘la apertura de la puerta a la tierra de las hadas’, que probablemente hacía referencia a la deliberada autodestrucción por el sobre uso de Venenum.

Estrictamente hablando, las hadas, incluyendo el subtipo Leprachauns, no estaban vivas. Contaban como un tipo de fantasma. Consecuentemente, técnicamente no contaban como soldados a pesar de pelear con el ejército. Incluso si un hada caía en batalla, ella no sería incluida en el recuento oficial de bajas.

“Así que es por eso que son tratadas como armas, no soldados…” Willem murmuró y gentilmente palmeó el cabello gris encima de sus piernas. Él escuchó un pequeño gemido y pensó haber despertado a Nephren, pero pronto sus silenciosos ronquidos volvieron.

¿Qué soy? Pensó Willem para sí mismo. Seguramente, cualquier respuesta que pudiera encontrar sería una mentira. Aun así él sintió que necesitaba decidir. Justo aquí, justo ahora, ¿quién era él? ¿Una carcasa sin un lugar al que pertenecer en esta era? ¿Un anacronismo de un Quasi Brave que lo había perdido todo y tuvo sus sueños destrozados? ¿Un falso técnico ociosamente pasando sus días solo para hacer dinero? O tal vez…

Un único rayo de luz se deslizó por la ventana. Nubes de lluvia aun cubrían el cielo, pero el Sol de la mañana encontró una diminuta grieta para asomarse. Willem entrecerró sus ojos debido al repentino cambio en el brillo. Viendo más allá de la luz, por un segundo creyó ver una figura familiar.

“… quería pagar rápidamente esta deuda e ir ahí también…” se rió entre dientes.

“Cállate… deja de quejarte, apúrate y haz todo lo que tengas que hacer,” la figura más allá de la luz pareció responder.

Ah, maldición. Ese bastardo. No tiene idea de lo que he pasado estos últimos seis meses.

“… ¿Willem?” llamó una voz desde sus piernas.

“Ah, ¿despertaste? Gracias por la ayuda, encontré un montón de cosas.”

“Hm. No hice nada por lo que tengas que agradecerme.” Ella se dio la vuelta para mirarlo. “Parecía que te marchitarías si te dejaba solo, así que simplemente ayudé un poco.”

“Aun así, gracias,” dijo Willem mientras palmeaba su cabello gris de nuevo. Nephren parecía ligeramente molesta, pero no alejó su mano. “De acuerdo, deberíamos levantarnos. Parece que tenemos visita.”

Tan pronto como dijo eso, escuchó un grito de sorpresa viniendo desde la puerta entreabierta. La puerta se abrió, revelando una somnolienta y por alguna razón gruñona Chtholly.

“… um, buenos días.”

“Buenos días. ¿Cómo te sientes?”

“¿Huh? Oh, um… realmente bien, la verdad.”

“Me alegro… me di cuenta que nunca había intentado eso en una niña. Estaba un poco preocupado de haberme excedido, pero…” Chtholly parecía desconcertada ante la mención del masaje de la noche anterior. “También… llegaste justo a tiempo. Necesito revisar algo. Ren, levántate. Ya es de mañana.” Él quitó la cabeza de Nephren de sus piernas y la puso en el sofá, luego se puso de pie. “Chtholly, ven conmigo para hacer un poco de ejercicio matutino.”

“… ¿huh?”


En algún punto durante su charla ociosa, el cielo decidió despejarse.

“¿Eh?”

Chtholly estaba parada en medio del campo que las niñas usaban para jugar con la pelota. Cerca, ella vio a Willem haciendo un calentamiento vestido con ropas que parecían flexibles. Junto a ella, Nephren sostenía un largo y delgado bulto de tela, que inequívocamente contenía un Arma Excavada. Ella miro a Nephren y el paquete, entonces lo aceptó.

Ella conocía esta sensación muy bien. Quitando la tela se reveló una familiar hoja plateada. El Arma Excavada con la más alta eficiencia de resonancia mágica de todo Regul Aire, Seniorious. ¿Por qué le entregaban esto ahora?

“Chtholly. ¿Te agradan las pequeñas de por aquí?”

“¿Huh?”

“La razón por la que estas preparada para morir… ¿es para proteger su futuro?”

“Eso… en realidad no importa.”

Willem no estaba equivocado, pero en ese momento no tenía ganas de admirarlo. El torbellino de emociones por el que había caminado para llegar hasta este punto no era tan simple como para ser resumido con un par de palabras. Además, no quería reconocer el hecho de que usaba a esas niñas como excusa para justificar su propia muerte.

“Ah… ya veo.”

Willem quitó la tela del paquete que sostenía, revelando un Arma Excavada producida en masa. Varias del mismo tipo ya habían sido excavadas, pero normalmente eran consideradas inferiores a las espadas únicas como la de Chtholly.

“Quiero ver si los rumores son ciertos. ¡Ven por mí!”

“¡¿H-Huh?!”

Chtholly cuestionó sus oídos por un segundo. Armada con un Arma Excavada, ella podría ser considerada una de las mayores fuerzas en todo Regul Aire. En otras palabras, muy fuerte. Ni siquiera un Reptrace completamente armado con armas de fuego podría alcanzar su nivel.

“¿Lo entiendes? Solo porque tienes un Arma Excavada no significa que estés siquiera cerca de ser un igual. Solo nosotras tenemos el poder para activar esas armas.”

“Hmm, ¿estás segura de eso? Inténtalo. Nunca se sabe lo que puede pasar.”

“Esto no es una broma. ¿Quieres convertirte en carne picada?”

“Eso no sería muy divertido… aunque a Nygglatho probablemente le guste la idea. Como sea, no necesitas preocuparte. Date prisa y muéstrame lo que tienes.

“… bueno, si tú lo dices.”

Ahora que lo pensaba, Chtholly se dio cuenta de que esta no era la primera vez que Willem había dicho cosas sin sentido. Además, ella tenía que preguntar sobre la pequeña siesta de Willem y Nephren. Intimidarlo con su habilidad de pelea antes de hacer esas preguntas no era una mala idea.

Sintiendo que su usuario entraba en modo de batalla, Seniorious emitió un bajo sonido. Las numerosas grietas que corrían sobre la hoja se ampliaron, emitiendo un tenue resplandor, la manifestación de Venenum. La composición y el funcionamiento interno de las Armas Excavadas no eran bien entendidos por el ejército. Sin embargo, ellos sabían que las espadas parecían aumentar su poder proporcionalmente al Venenum que el usuario vertía; si una Leprachaun iba con todo, incluso un Timere no podría soportarlo. Y eso era todo lo que necesitaban saber.

“Tú lo pediste… así que no te arrepientas después.”

Su mejorada concentración transformó completamente su campo de visión. El color desapareció de sus alrededores, y sus acciones parecían ocurrir en cámara lenta, como si se estuviera moviendo a través del agua. Ella tenía que cubrir una distancia de alrededor de veinte metros, pero en su estado actual bastaba con solo dos pasos. La fuerza de sus pasos seguramente crearía pequeños hoyos en el suelo, pero en ese momento no tenía tiempo para preocuparse por eso.

Willem aun parecía no estar listo. Sería un completo ataque sorpresa. Ella apuntó al Arma Excavada producida en masa que él sostenía perezosamente en su brazo derecho. Si ella podía mandar a volar esa cosa, el juego acabaría antes de que alguno de ellos se lastimara.

La distancia entre ellos se cerró rápidamente. El brazo derecho de Willem entró en el rango de Seniorious. Nadie podría seguir a una Leprachaun moviéndose a esa velocidad, incluyendo, por supuesto a Willem. Él no tendría oportunidad de evadir o contraatacar.

– Chtholly fue cortada.

¿eh? Una hoja entró en ella desde la izquierda y continuo diagonalmente hasta su hombro derecho, destrozando unas cuantas costillas mientras pasaba. La punta plateada de la hoja desgarró sus pulmones y, finalmente, se hundió en su corazón. Sus intensificados sentidos le permitieron captar con precisión el estado de sus heridas. Sangre escarlata comenzó a brotar, dibujando un vívido arco contra el cielo azul en el fondo. Ella podía sentir la muerte acercándose.

¿Por qué?… esto no puede ser… ¿cómo?… Breves pensamientos aparecieron esporádicamente en su cabeza, solo para desaparecer un momento después. Ella se había preparado para la muerte, pero no esperaba morir aquí. La nada que se aproximaba la asustó. Sus ojos solo vieron el profundo cielo azul, dando vueltas sin parar.

Chtholly golpeó el suelo, causando que sus pulmones emitieran un chillido como un gato aplastado.

“… ¿huh?”

Con ambos brazos y piernas extendidos ampliamente, ella descansaba en el piso, mirando al cielo. Ella permaneció aturdida por unos segundos, esperando su muerte inminente. Pero eventualmente, se dio cuenta de que algo estaba mal. Cautelosamente moviendo su brazo, palmeó su costado, donde la hoja había entrado. No había ninguna herida. Tampoco había sangre brotando. No había dolor. Ni una pizca de evidencia de la inmensa violencia que acababa de ser usada contra ella permaneció.

“¿Qué… acaba de pasar?”

Ella se sentó lentamente. Seniorious, que aparentemente había soltado en algún punto, rodó en el suelo junto a ella.

“Ustedes malinterpretan los fundamentos de los Carillones.”

Chtholly entró en pánico y se dio la vuelta hacía el sonido de la voz de Willem. El joven de cabello negro se mantenía de pie perezosamente sin ningún signo de angustia.

“No cambia su fuerza en respuesta de cuanto Venenum tiene el usuario. ¿Puedes imaginar que las espadas forjadas para ayudar a los abrumadoramente débiles, casi sin Venenum Emnetwyte a derrotar a los abrumadoramente poderosos Elfos y Dragones solo elevaran el poder de los débiles solo un poco?”

Willem comenzó a balbucear sobre algo. Chtholly repentinamente se sintió muy irritada, pero no sabía exactamente por qué. Algo dentro de su cabeza parecía decirle que no podía seguir escuchando ese discurso.

Ella se concentró. De nuevo, su campo de visión comenzó a transformarse. Abalanzándose, Chtholly tomó a Seniorious del suelo y, manteniendo su cuerpo abajo, se dirigió hacia Willem para un ataque. Ella no pudo ver el ataque que la golpeó, pero imaginó que debió ser algún contraataque que usaba su propio momentum en su contra. Chtholly, cegada por la ventaja de ser capaz de activar su Arma Excavada y consecuentemente acelerar sus sentidos, ni siquiera había considerado tal posibilidad antes. Willem había golpeado con precisión en ese punto ciego creado por su negligencia. La muerte falsa que vio tampoco fue una simple alucinación, sino más bien el resultado que Chtholly habría enfrentado si Willem hubiera continuado con el ataque. Ella no tenía elección más que admitir que, por alguna extraña razón, él tenía habilidad con la espada.

Sin embargo, Chtholly se rehusó a reconocer otras cosas. Ella no podía rechazar el modo de pelea con Armas Excavadas usado por las hadas al que se había aferrado por tanto tiempo. Justo ahora, su cuerpo se movía con más facilidad de lo normal. Para su pesar, el masaje de Willem puede haber jugado un papel en eso, pero de todos modos ella estaba agradecida. Impulsada por Venenum, ella recorrió en dos zancadas lo que normalmente hubiera tomado alrededor de diez pasos. Deteniéndose repentinamente justo antes de entrar en el rango del arma de Willem, Chtholly esperó por una fracción de segundo para confundirlo, y entonces saltó en el aire. La hoja plateada en su mano derecha apuntó al hombro, pero el verdadero ataque sería una patada con su pierna izquierda directamente a su costado. Si lo golpeaba, la patada, mejorada por el Venenum, seguramente noquearía a Willem. Ella tenía que ir tan lejos, o él no lo entendería.

¿Entender qué?

Una duda momentánea apareció en su cabeza, pero ella inmediatamente la eliminó. Esta vez, ella podría ver los movimientos de Willem. Con un movimiento relajado, él levantó su espada y detuvo el golpe de Seniorious. Esto desequilibró a Chtholly por una fracción de segundo, dando a Willem la oportunidad de llevar su mano izquierda directamente al costado de Chtholly.

La dinámica de la situación se volvió caótica. El cuerpo de Chtholly se retorció y dio vueltas mientras volaba por el aire.

¡¿Q-Qué?!

Una vez más, el despejado cielo otoñal llenó su campo de visión, al menos ella aun no parecía estar muriendo. Ella estiró su brazo izquierdo para frenar forzosamente su cuerpo usando sus dedos. Las cinco uñas cavando en el suelo se sintieron como si fueran a romperse, pero Chtholly fue capaz de estabilizar su postura.

“Wow… buena recuperación.”

La sorprendida voz de Willem la enojó aún más. Ella era la sorprendida aquí.

“… ¿Cómo?” Preguntó Chtholly, su voz temblando por la frustración.

“¿Mh? ¿Qué cosa?” Respondió Willem despreocupadamente.

Parecía que él sabía que ella tenía muchas preguntas para él. Chtholly, habiendo perdido la motivación de intentar algún otro ataque sorpresa, se acercó a él y balanceó casualmente a Seniorious. Willem calmadamente levantó su propia espada para bloquear el ataque. Ella podía ver luz brotando de las grietas de la espada.

“No importa que tanto fuerce mi vista, no veo ningún rastro de Venenum saliendo de tu cuerpo. Pero esa espada definitivamente está activada. ¿Qué clase de violación del reglamento es esta?”

“Estaba en medio de mi explicación cuando decidiste intentar matarme… el Carillón está diseñado para utilizar el poder de cualquiera que toque la hoja, no el del usuario. Mientras más fuerte el oponente, más poderosa se vuelve la espada. Esa es la razón de que pudiera ser usada para matar Dragones y dioses. Esta vez, mi Percival en cierto sentido copió todo el Venenum que encendiste para activar a Seniorious. Entonces ahora…”

Chtholly sintió algo correr por su espalda. Un ataque se acercaba. Su cuerpo instintivamente se lanzó hacia atrás con toda su fuerza mientras aceleraba sus sentidos y el color se drenaba de su visión. Después de su rápida evasión, perdió el balance y acabó en el suelo.

Ella no podía decir si ese movimiento era correcto o no, puesto que en realidad Willem no se había movido ni un centímetro. Él se mantuvo en la misma postura, sosteniendo ociosamente su espada, con una ligera expresión de admiración siendo el único cambio.

“Tu cuerpo y pensamientos parecen estar bien coordinados. El Venenum debe estar trabajando bien. También, tienes buena percepción. Aunque podrías mejorar tu estrategia, eso no es realmente necesario para el tipo de pelea que haces. Además de eso, también tienes la opción de ir berserk, ¿huh?… ya veo. No es ninguna sorpresa que hayas sido capaz de pelear hasta ahora.”

Willem dejó caer la espada de su mano derecha. Chtholly, aún cautelosa de cualquier truco, se puso de pie y frunció el ceño, pero él simplemente continuo hablando.

“Me siento aliviado. Eres fuerte, y puedes serlo aún más. Así que… es por eso que… tienes que volver a casa.” Al final, la voz de Willem se había vuelto casi un susurro.

Su cuerpo se tambaleó ligeramente antes de colapsar boca arriba en el suelo, levantando una nube de polvo. Chtholly seguía sin bajar la guardia. Ella cuidadosamente observó la espada en el piso, las dos piernas que apuntaban hacia ella, los brazos que estaban abiertos ampliamente como si quisiera abrazar el cielo, sus ojos sin vida mirando hacia arriba… ¿sin vida?

Tan pronto como Chtholly notó que algo estaba mal, Nephren se acercó para revisar su pulso.

“Ah.” Ella no sonó muy sorprendida.

“¿Q-Qué pasó?” Preguntó Chtholly, aun estando alerta. Ella acababa de ser sorprendida por Willem una y otra vez, así que no podía descuidarse ahora. O al menos eso fue lo que se dijo a sí misma mientras continuaba aferrándose a Seniorious.

“Él está casi muerto,” dijo Nephren con un suspiro.

“… ¿eh?”


AnteriorÍndice – Siguiente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s