SukaSuka – Volumen 2 – Capitulo 1

p1

Capitulo 1: Un sueño ahora distante – A

La magia de teletransportación no es tan conveniente como la sociedad lo hace parecer. Conectar dos lugares lejanos por venas de hechizo a través de un procedimiento mágico, abrir una especie de pasaje pseudo físico, y mover el ‘equipaje’ a través de él. El proceso de entregar recursos o personas a lugares lejanos a los cuales originalmente hubiera llevado unos meses alcanzar se puede acortar mucho – bueno, si escuchas solo esa parte realmente parece como un sueño. Tal vez incluso creas que podría ser llamado el pico del avance tecnológico de la humanidad.

Pero, por supuesto, el mundo no es tan indulgente. Tienes que cambiar el lugar donde se lleva a cabo la ceremonia basándote en las posiciones del Sol y la Luna, los magos que realizan la ceremonia tienen que conjurar magia hasta sus límites o no pasará nada, y si transportas un ser vivo, una carga extrema es puesta sobre él. Como sea, en las sombras detrás de esta tecnología de ensueño acecha la horrible y dura realidad.

A causa de todo eso, solo dos tipos de persona en esta tierra pueden tener el placer de experimentar la teletransportación mágica: mensajeros que tienen que entregar información vital lo más rápido posible, y los soldados de élite o aventureros que pueden cambiar el rumbo de la batalla.

– Una cabaña abandonada en la montaña, en las afueras del Distrito Tifuana, cerca de la frontera del territorio imperial.

Dentro de la cabaña, estaban reunidos dos hombres y una mujer. Uno de esos tres, Willem, miraba alrededor de la habitación con un rostro cansado. No importa cuántas veces revisara, seguía habiendo solo tres personas, incluyéndolo. El número de rostros que podía contar eran como cuatro menos de los que deberían ser.

“¿Los otros llegan tarde? Malditos vagos…”

“Whoa whoa, espera un segundo. ¡No tienes derecho a decir eso! ¡Tú mismo no llegaste hasta que el Sol comenzó a ocultarse!”

“Bueno, si los dos no dicen nada sobre eso, los otros cuatro nunca lo sabrán.”

“¡¿Y por qué demonios piensas que haríamos eso?! ¡Incluso si te cubrimos, la verdad no cambia, y en primer lugar no tenemos ninguna razón para hacer eso!”

“De acuerdo, de acuerdo, lo que sea pero no grites tan fuerte, Souwong. Aún tengo dolor de cabeza por cruzar todo el continente con esa magia de teletransportación.”

“¡¿Y de quién crees que es la culpa?!” Después de levantar su voz una vez más, el joven taumaturgo Souwong, hundió sus hombros.

Cabello rubio y lacio, con ojos celestes y una cara bastante bonita en una figura delgada, él probablemente obtiene bastante atención de las damas con esa apariencia, pero bueno, sin importar el lugar, siempre se lo veía usando su enorme capa blanco puro. Es tan larga que el dobladillo se arrastra por el suelo detrás de él y, bueno, como sea, mucha de esa atención se desperdicia ahí.

“Siempre termina así cuando hablo contigo. Nadie me saca de mis casillas tanto como tú – ‘Espadachín Ágata Negra’.”

“Te dije que dejaras de llamarme así.”

“De nuevo este sin sentido. Suena genial, ¿qué es lo que no te gusta? Bueno, aunque es genial, ni se acerca a mi nombre, ‘Mago de la Estrella Polar’. Pero es que soy mucho mejor que tú, así que no se puede evitar.”

“Bien, creo que es hora de que te calles. Mi dolor de cabeza está empeorando por una razón completamente diferente ahora.”

“¡Hey, ¿qué intentas decir?!”

Souwong continuo con sus quejas, pero sin prestarle atención, Willem se giró hacia la otra persona en la habitación.

“Así que terminaste viniendo, ¿huh? Lillia.”

“¿Hm? ¿Qu – hmhmmhm – es decir?” Mientras masticaba una galleta, la chica levantó sus ojos del libro que estaba leyendo y murmuró de forma incoherente. Su cabello rojo, el cual tenía el color de un ladrillo, se sacudió ligeramente.

“Dije que estaba bien si escapabas, ¿recuerdas?”

“Ah, ¿habl – hmhmhm – eso de nuevo? Comiendo los últimos restos que quedaban en su boca, ella continuo. “No es como si hubiera otra forma… si yo no lo hago, ¿quién lo hará?”

“Yo lo haré.”

“Aquí vamos de nuevo. Sabes que no puedes.”

Willem se mantuvo en silencio. Siendo golpeado con la simple y llana verdad, sin endulzarla ni nada, él no tenía nada que responder.

“Bueno, es mi culpa, por ir al campo de batalla tan casualmente. Es solo que, tu sabes, soy un prodigio desbordando de talento sin precedentes,” dijo Lillia sarcásticamente, entonces estalló en carcajadas.

Sin palabras pero con un sabor amargo en la boca, Willem gruñó. “Como siempre, tú–“

“¿Tú? Aunque el país esté en ruinas, aun así sucede que tengo sangre real, ¿sabes? Muestra algo de respeto.”

“Bien, bien. Como siempre, parece que la personalidad de Su Alteza está podrida hasta el núcleo.”

“Aw, bueno, debe ser que tu podredumbre se está esparciendo hacia mí. Supongo que es verdad que debes escoger a tus amigos con cuidado.”

“Hmm, ¿de verdad? Bueno, supongo que entonces no necesitaras estas,” dijo Willem mientras sacaba una bolsa de galletas de su bolsillo y las balanceaba en la cara de Lillia. “Almaria dijo ‘compártelas con todos’ y me hizo traerlas, pero no tengo obligación de compartirlas con no-amigos.”

“¡¿Galletas de Al?! Lillia avanzó. “Somos mejores amigos de toda la vida, ¿verdad Willem?”

“Desde tu personalidad hasta todo lo demás, realmente no tienes nada que pueda ser alabado, pero respeto lo rápido que puedes cambiar tu actitud.”

“Bueno, si me respetas lo suficiente, tal vez puedas darme esa hija tuya, ¿padre?”

“No puedo dar mi niña a alguien tan peligroso como un Brave.”

“Hmph, bueno, entonces supongo que no se puede evitar.”

Justo después de terminar su oración, Lillia le arrebató la bolsa y arrojó todas las galletas en un contenedor.

“Son para todos, así que deja algunas para Emi y los otros.”

“Lo sé, lo sé,” respondió Lillia sin pensarlo, entonces comenzó a llenar sus mejillas con galletas. Una fracción de segundo después, Souwong gritó ‘¡no es justo!’ y se unió sin demora.

“Ustedes…” Las habituales juntas con los amigos. “… entonces…”

“¿Hm?”

“¿Por qué peleas, Lillia?”

“¿De nuevo esa pregunta? En realidad no importa, ¿verdad? Los humanos pueden pararse en el campo de batalla sin ninguna razón en particular y, con algo de talento, pelear lo suficientemente bien. Eso es suficiente para mí.”

“Bueno, si estás siendo honesta, entonces claro que eso es suficiente. No estoy de acuerdo, pero puedo aceptarlo. Aunque, por la forma en que lo dices–“

“¿Parece que miento? ¿Sobre qué?”

Si Willem supiera la respuesta a esa pregunta, no hubiera tenido ningún problema en primer lugar.

“¿Ves?” Dijo Lillia con suficiencia cuando él fallo en responder. “Todo lo que tienes que hacer es callarte y seguirme. Además, podrías hacerte cargo del mantenimiento de Seniorious y darme esos masajes. Tu existencia no vale mucho más que eso de todas formas, así que mantén la cabeza baja y haz cosas de las que realmente seas capaz.” Ella dio otro pequeño hmph engreído mientras terminaba su discurso.

Willem no podía decir nada en respuesta, a pesar de tener muchas cosas que quería decir. Por ejemplo, el rostro siempre sonriente de Lillia parecía como si estuviera a punto de romper en llanto – pero él no sabía por qué, así que no podía señalarlo. No importa cuánto tiempo pasaran peleando juntos o simplemente pasando el rato como ahora, él nunca podría decirle a Lillia lo que pensaba.

“Entonces…”

“¿Hm? ¿Qué pasa esta vez?”

“Realmente no me agradas mucho después de todo.”

“Ah.” Una amplia sonrisa se extendió por el rostro de Lillia. “¡Lo sé!” exclamó ella con una voz extrañamente orgullosa.

Lo que Lillia pensaba, o lo que estaba ocultando, Willem nunca tuvo oportunidad de descubrirlo.


AnteriorÍndice – Siguiente

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s