SukaSuka – Volumen 2 – Capitulo 3 – Parte 2

p6

Parte 2: El uso inapropiado del amor y la justicia

Ellos vieron algo llamado la Tumba del Perjuro. Supuestamente, era la tumba de un legendario estafador que vivió hace unos doscientos años. Por alguna razón, la gente que alguna vez fue engañada por él juntó fondos para colocar una lápida junto a su tumba en la que dice ‘Aquí yace un hombre honesto’.

Prácticamente todos estaban confundidos sobre el por qué harían tal cosa, lo que llevó a una amplia variedad de teorías. De hecho, habían tantas teorías que crearon una pequeña explosión en el mercado de ficción de Corna di Luce y prácticamente crearon su propio género.

“Personalmente, me gusta la teoría de que murmuró palabras de amor verdadero justo antes de su muerte.”

“Hmm, a mí me gusta la que él en realidad trabajaba para exponer la inmoralidad y corrupción de los aristócratas. Esa es bastante genial, ¿no creen?”

“La que decía que él hizo enojar a un dios de la tierra y fue maldecido para que todas sus mentiras se volvieran verdades fue interesante.”

Wow. Realmente había una gran variedad de teorías. Sin embargo, al final era una pieza del pasado de la cual nadie sabía la verdad. A menudo, la historia más entretenida o la más conveniente para un grupo se convierte en verdadera, sin importar su validez.

Todos creían en la teoría que querían creer. Si no surgen conflictos, entonces no hay nada de malo en eso. El mundo seguirá girando.


Vieron algo llamado la Escalera de los Amantes. Esta prácticamente se explicaba sola. El escenario de una historia de amor entre una hija de noble escapando de un matrimonio arreglado y un muchacho de nacimiento humilde sustentándose a sí mismo mediante el robo. Ellos supuestamente se conocieron cuando chocaron en esta misma escalera y rodaron por ella.

Al pie y la cima de las escaleras había enormes letreros que básicamente arruinaban el escenario. En ellos estaba el símbolo del ayuntamiento y el mensaje de advertencia ‘No rodar’.

“¡¿No rodar?!”

La gente de la ciudad que pasaba soltó una risita por Tiat, quien dejó salir un grito de desesperación como si el mundo se hubiera acabado. Ellos probablemente habían escuchado comentarios similares a menudo en este lugar. Willem pretendió no ver a Chtholly dejar caer sus hombros por la decepción.


“Un segundo, señor Técnico.” Ithea tiró de una de sus mangas. “Pareces estar haciendo tus cosas como siempre pero, ¿no crees que podrías al menos decir algo amable a Chtholly o algo?” Ello miró hacia la enfurruñada chica de cabello azul, quien se rehusaba a mirar en su dirección. “Bueno, ahora mismo ella está así, pero hasta ayer ella estuvo trabajando muy duro, ¿sabes?”

“Lo sé, lo sé. Pero lidiar con chicas de mal humor ha sido uno de mis puntos débiles desde hace mucho tiempo.”

“Lo noté, pero eres el único que puede arreglar ese mal humor.”

Willem alborotó un poco el cabello de Ithea. Sorprendida, ella saltó y dejó salir un pequeño grito. “¿Q-Qué estás haciendo tan de repente?”

“Estaba pensando que eres una buena niña, preocupándote por tu amiga primero incluso cuando tú misma debes estar cansada.”

“¡¿Qué importa eso?! ¡Ahora mismo estamos hablando de Chtholly!” Ithea se sonrojó levemente y alejó su mano, una reacción inusual para ella. Él sabía que ella no estaba acostumbrada a recibir cumplidos o alabanzas, pero aun así parecía una reacción exagerada.

– De nuevo, un sentimiento de inquietud se aferró a la nuca de Willem. Sus perseguidores parecían comenzar a poner más distancia entre ellos, pero parecían estar aumentando en número.

“Supongo que es tiempo de ir terminando, huh…”

“¿Eh? ¿De qué hablas?”

Regresando su mano a la esponjosa cabeza de Ithea (y causando otro grito), Willem llamó a Phyr, quien los guiaba desde adelante. “Hey, ¿puedo hacer una petición para el siguiente lugar? Si hay alguna clase de sitio oculto a donde no van muchos turistas, me gustaría ir ahí.”

“¿Es ese un reto a mis habilidades como guía? Muy bien, acepto,” respondió ella con una valiente sonrisa, su habitual apariencia de princesa delicada no se veía por ninguna parte.


“Este es el pozo de los deseos.” Phyr apuntó a un pequeño claro donde seis caminos se cruzaban. En el medio del cruce estaba un simple y ordinario pozo antiguo. “Ahora, no es tan famoso como la Iglesia Central o la Plaza Barley, pero ha sido usado algunas veces en películas o historias, así que imagino que cualquiera que disfrute de esas cosas lo reconocerá.”

Tiat asintió vigorosamente.

“¿Es una de esas cosas donde arrojas una moneda y tu deseo se cumple? Esos siempre aparecen en romances y cuentos de hadas,” preguntó Ithea mientras miraba dentro del pozo.

“Desafortunadamente, no todos los deseos se vuelven realidad. En realidad, hay un espíritu que puede cumplir deseos residiendo en el pozo, pero se dice que la proporción es de alrededor de una en diez mil personas que arrojan una moneda.”

“Ah, cuando mencionas los números realmente pierde su encanto.”

“Sin embargo, puedes arrojar tantas monedas como quieras. Mientras más arrojes, más posibilidades hay, así que algunas personas vienen con bolsas de veinte monedas.”

“… ahora todo el romanticismo se ha ido también.”

“Hubo un periodo de tiempo en el que el uso del pozo estuvo prohibido. Eso fue hace unos cincuenta años, durante la prohibición del juego. Se consideró demasiado adictivo para los apostadores.”

“Muy bien, con eso basta. Esto se vuelve cada vez más deprimente…”

Mientras Ithea y Phyr conversaban, Tiat tomó una pequeña moneda y la arrojó al pozo. De acuerdo a ella, no tenía algún deseo en particular que quería que se hiciera realidad; ella solo quería recrear aquellas escenas que había visto en las películas. Ithea, quien aparentemente no escuchó eso, le dio a la linda buscadora de romance Tiat un aplastante abrazo. Desde el lado, Nephren silenciosamente la imitó, arrojando una moneda al pozo.

Parecía faltar una persona. Girando su cabeza, Willem la vio. Chtholly Nota Seniorious estaba ahí solo a unos pasos del pozo.

“¿No quieres intentarlo?” Él se acercó y se sentó en una de las cajas de madera apiladas a su lado.

“No, estoy bien. No estoy de humor para pedir un deseo,” respondió suavemente, aun rehusándose a mirarlo.

“¿De verdad? Eso es una sorpresa… pensé que te gustaban este tipo de cosas.”

“Bueno, en realidad no las odio… supongo que si tuviera que decirlo en realidad me gustan, pero…” ella murmuró casi inaudiblemente. “Simplemente no estoy de humor. Probablemente es algo que la gente hace para reconfirmar su determinación cuando su meta aún está fuera de su alcance. Así que la gente que perdió su meta o llegaron a ella por sí mismos no sacan mucho de eso.” Su tono cargaba rastros de soledad y gentileza.

“Hey, ¿realmente estás bien? Hoy pareces un poco perdida.”

“Si, ya te lo dije, estoy bien. Las chicas tenemos días como estos a veces sin ninguna razón.”

Ah, eso parecía como algo que Chtholly diría normalmente. Le dio a Willem un poco de consuelo. Y eso lo impulsó a decir palabras que tal vez de otra forma hubiera mantenido para sí mismo.

“… gracias.”

“Eh.” Ella parecía verdaderamente sorprendida.

“Por mucho tiempo, todo en lo que pensé fue en la muerte. Todo lo que quería era ir a ver a aquellas personas que esperaron mi regreso en casa. Pero cuando las conocí, fui capaz de cambiar. Quise un lugar al que pertenecer de nuevo. De cierta manera, tú me salvaste. Porque te conocí, tuve alguien a quien esperar. Y ahora que has vuelto, bueno… estoy un poco más feliz.”

“Eh.” Ella parecía realmente asustada.

“Hey no te alejes tan rápido. Y tampoco hagas esa cara de ‘qué es esta vergonzosa criatura’. No dije nada tan raro…”

“Todo sobre ti es raro, especialmente como puedes decir tales cosas vergonzosas con una cara seria.”

“¿Qué quieres que haga? ¿Decirlo con una gran sonrisa?”

“No, ese no es el problema… como sea.” Chtholly sonrió. Esa amable, animada, pero fugaz expresión hizo que el corazón de Willem diera un salto. “Lo dijiste del modo más vergonzoso posible, pero me alegra que te sientas así. Ser capaz de hacer feliz a alguien me hace pensar que vale la pena vivir después de todo. Como pensé, no me equivoqué cuando elegí enamorarme de ti.”

– Woah. Sonrojado, Willem apartó su mirada de la cara de Chtholly. Esto es malo. Qué es esta chica. Qué es esa sonrisa. Ella aun es una niña, se recordó a sí mismo. Él no podía sinceramente aceptar sus palabras de ‘amor’. Hacer eso solo le traería infelicidad más tarde. Las palabras y expresiones de Chtholly tenían un inusual encanto, así que Willem tenía que seguir repitiendo esas órdenes a sí mismo para poder mantenerse calmado.

En ese momento, Willem se dio cuenta: ella lo estaba confrontando de frente con sus verdaderos y honestos sentimientos. Fue por eso que sus palabras tuvieron el poder de mover su corazón. Él ya no podía negarlos como el tonto primer enamoramiento de una niña o una obsesión temporal.

“¿Qué pasa con esa reacción?” rió suavemente Chtholly.

Nada, él pensó decir, entonces se las arregló para tragarse esa mentira antes de que saliera de su boca. “Estoy avergonzado, ¿de acuerdo? ¿Qué hay de malo en eso?”

“Haha, no, de hecho es muy bueno.” Ella rió, más fuerte esta vez.

Por alguna razón, a pesar de su gran sonrisa, incluso ahora su rostro parecía estar a punto de romper en llanto. Esto es malo. Ahora realmente estamos avanzando hacia un terreno incómodo. Chtholly, quien supuestamente era una niña en la mente de Willem, comenzaba a parecer cada vez más como una mujer. Y por supuesto, Willem nunca había sido muy bueno lidiando con mujeres. Él no tenía ni idea de cómo descifrar el significado detrás de cada palabra y acción. Tenía problemas incluso contra personas relativamente fáciles de leer como Nygglatho, así que no tenía oportunidad contra Chtholly, quien obviamente estaba escondiendo algo detrás de esa sonrisa suya.

Aun así, él no podía simplemente quedarse en silencio. Cuando Willem estuvo preparado y comenzó a hacer una respuesta adecuada, la voz de un hombre lo interrumpió.

“Perdón por interrumpir su turismo, princesas.”

“¿Lo conoces?” Preguntó Tiat a Phyr.

“No, no recuerdo haberlo visto antes,” respondió ella, sacudiendo su cabeza.

“Si, por supuesto. Este es nuestro primer encuentro.” El hombre era una persona bestia con características felinas. Usaba un traje (que no le quedaba muy bien), y estaba acompañado por otros cinco jóvenes detrás de él. Todos eran personas bestia con ropas de mala calidad, y cada uno tenía un pañuelo marrón atado en sus muñecas.

“Estamos rodeados,” murmuró Nephren.

Phyr miró a su alrededor en pánico. Grupos de dos o tres personas bestia, todos con el mismo pañuelo, habían aparecido en cada uno de los caminos que llevaban a donde ellos estaban. Ellos seis y los recién llegados eran los únicos a la vista. Era como si esta pequeña sección del pueblo donde estaban hubiera sido completamente cortada y aislada del resto de la ciudad.

“No…”

“No te preocupes, preferiríamos no ser rudos. Princesa Phyracorlybia, si quiere ver a sus asquerosos compañeros sin marcas salir de aquí a salvo, sugiero que acepte nuestra invitación.”

El hombre gato parecía estar tratando de hablar con una dramática y pomposa voz, pero estaba fallando por completo. Al final, simplemente sonaba como un payaso.

“¿Quiénes son ustedes?” Phyr intentó hablar valientemente, pero su inseguridad se mostró claramente en su voz temblorosa.

“Haha, no soy tan importante como para que mi identidad deba mantenerse en secreto, pero ya que preguntó, la dejaré en suspen–“

“Los Caballeros de la Aniquilación, ¿verdad?” Todos los ojos voltearon hacia Willem. Con toda la atención sobre él, se inclinó para recoger algunas piedritas y comenzó a jugar con ellas, lanzándolas al aire y atrapándolas. Mientras continuaba con sus malabares, miró hacia Phyr y la llamó.

“Ah, sí, ¿qué pasa?”

“Probablemente no has salido mucho por tu cuenta, ¿me equivoco?”

“¿Eh? S-Sí. Mi padre me lo ordenó.”

“Pero hoy tenías que hablar con ese lagarto blanco gigante, así que dejaste la casa en secreto, ¿verdad?”

“Sí… pero por qué tú–“

“En pocas palabras, estos ‘caballeros’ han estado detrás de ti para usarte en las negociaciones con el alcalde. Bueno, para ser más exactos, van a venderte como alguien que puede ser usada en las negociaciones con el alcalde a su patrocinador.” Una ola de conmoción pasó por la gente bestia que los rodeaba. “Simplemente tuviste suerte de no ser atrapada de camino a la sede del ejército, y estos chicos fueron afortunados de encontrarte caminando por ahí con nosotros.”

Tiat parecía realmente confundida, Nephren era inexpresiva como siempre, Ithea parecía seguir la historia como si fuera una novela de detectives o algo, y Chtholly suspiró con una cara como diciendo ‘aquí va de nuevo’.

“Desde que comimos, podía sentir que estábamos siendo observados. Podía sentir que estaban rápidamente reuniendo refuerzos, así que solicité que nos llevaras a un lugar poco transitado. Y justo como predije, estos chicos aparecieron.”

“E-Espera un segundo. No lo entiendo. Cuando lo dices así, casi parece como si me hubieras usad–“

“Correcto. Te usé como carnada. Quería hablar un poco con estos chicos.”

Phyr se quedó inmóvil en estado de shock.

“¿Y qué podría ser lo que quieres hablar con nosotros?” El líder usando el traje intervino con sospecha. “No creo que tengamos asuntos contigo, amigo.”

“Ithea.”

“¿Hmm?”

“Los amables caballeros de esta orden no tienen la habilidad de ver líneas de hechizo. ¿Por qué no les muestras un poco de ese Venenum que encendiste?”

“¿Me estás dando permiso de ir con todo?”

“No. Solo dales una demostración, nada más.”

“Entiendo, señor Técnico demoníaco.”

Por una fracción de segundo, una explosión de luz llenó el área. Mirando arriba, Willem vio un par de radiantes alas amarillas extenderse desde la espalda de Ithea, quien estaba ahí parada con sus ojos cerrados. Para ser precisos, eran simplemente alas ilusorias, existiendo únicamente como luz pura, no eran objetos tangibles. Pero a causa de ser simplemente ilusiones, incluso sin mover el viento ella podía fácilmente separarse del suelo.

“Ah…” Phyr, quien probablemente no había oído nada acerca de Ithea aparte de que ella estaba involucrada con los militares de alguna manera, dejó salir un suspiro de sorpresa y admiración.

“… un usuario de Venenum, ya veo. Las técnicas mágicas para hacer brotar alas son bastante raras. ¿Entonces quieres mostrarme que puedes escapar en cualquier momento, incluso cuando estás rodeado por nosotros?”

Por el breve temblor en los ojos del hombre bestia del traje, Willem podía adivinar que ellos habían preparado algún método para lidiar con la posibilidad de que ellos escaparan por aire, seguramente armas de fuego. Sin embargo, un arma tan pequeña y portable tendría una débil puntería y rango, significando que sería difícil para ellos realmente detener a las hadas. Además, no podían arriesgarse a lastimar a Phyr con una bala perdida.

“Es bueno ver que entiendes rápido.” Willem infirió que no intentarían nada riesgoso, y parecía que su suposición era correcta.

“Si lo que dijiste fuera cierto, entonces obviamente planeaste que pasara todo esto. Es obvio que estás preparado. ¿Pero de qué quieres hablar?”

“Bueno, nada importante.” Hizo una pausa por un segundo, entonces preguntó. “¿Les gusta esta ciudad?”


Una briza sopló, esparciendo trozos de papel que había sobre los caminos empedrados en todas direcciones. El rugido de una bestia sonó desde algún lugar lejano.


Tiat, incapaz de comprender la situación, se rindió de pensarlo y miró alrededor. Nephren tenía una mano sobre su boca y sonreía ligeramente, una visión bastante inusual. Ithea, algo asombrada, sacudía su cabeza de lado a lado mientras continuaba flotando en el aire. Chtholly aún se rehusaba a mirarlos y murmuraba ‘tal vez si cometí un error cuando elegí de quien enamorarme’. Bueno, tal vez eso era lo mejor. Los grandes ojos de Phyr se abrieron aún más, y mientras tanto las personas bestia quedaron en silencio, incapaces de responder.

“… ¿qué quieres decir tan de repente?” preguntó el líder del traje.

“Solo responde.”

Una corta pausa.

“Por supuesto que nos gusta.”

“¿Es porque tiene cuatrocientos años de historia? ¿Porque es la ciudad más grande? ¿Porque su economía es prospera? ¿Por su buena comida?”

“Haces preguntas estúpidas. ¿Qué otras respuestas podría haber que si a todas ellas? Corna di Luce es la joya del cielo. Pulida con los años, con cada virtud que una ciudad podría tener, es la capital en la que vivimos con orgullo, así que–“

“– ¿Es eso lo que piensa tu patrocinador?” La intervención de Willem dejó al hombre completamente en silencio.

“¿Cuánto sabes?”

“En realidad simplemente he estado adivinando, pero gracias a ti ahora sé mucho.” Willem suspiró. “En primer lugar, sus acciones son un desastre. Amenazar con asesinar al alcalde en la ceremonia fue un movimiento estúpido. Si su objetivo principal era negociar, entonces hay mejores métodos que el asesinato. Si su objetivo principal era realmente asesinarlo, entonces por supuesto no le advertirían de antemano. Incluso si su objetivo era amenazar a la oposición advirtiendo el asesinato del alcalde, no tenían que especificar el lugar y la hora. ¿Entonces por qué fue enviada la amenaza? Probablemente para satisfacer los deseos infantiles de la aristocracia para mostrarse y llamar la atención.”

Bueno, eso ya era obvio de un nombre como ‘Caballeros de la Aniquilación’. Willem hizo una pausa por un momento, pero nadie habló. Esperaban que él continuara.

“A juzgar por cómo fueron capaces de reunir tanta gente en el corto periodo de tiempo en que nos divisaron, sus preparaciones y comunicaciones deben ser bastante buenas. También, ir tras la hija del alcalde era un movimiento práctico. No es difícil notar que ella es un poco ingenua y no es tan precavida como debería.

La persona que pensó en el secuestro debe ser diferente de la que envió la amenaza. Hacerlo en el orden opuesto hubiera sido obviamente más efectivo. El hecho de que la amenaza llegara antes que el intento de secuestro significa que hacerlo en el orden opuesto no era posible por alguna razón. Seguramente, los tipos a los que les ordenaron llevar a cabo un absurdo asesinato entraron en pánico y planearon el secuestro casi todo por su cuenta en el último minuto.

Bueno, eso es lo que parece para mí, y supongo que es correcto en su mayoría.” Willem finalmente dejó de hablar y asintió para sí mismo unas cuantas veces.

“… ¿qué quieres?” El líder del traje cambio su tono de voz.

“¿Hm?”

“Si querías aplastarnos, no hay razón para decir todo esto antes. Ahora que has revelado tus cartas, ¿asumo que quieres negociar?”

“Me alegra que entiendas rápido.” Willem se levantó de la caja de madera en la que había estado sentado. “Iré directo al punto. Dinos quién es tu patrocinador. Me parece que ustedes no tienen ningún interés en particular por el alcalde. Son solo mercenarios, siguiendo las órdenes de su patrocinador. Y están comenzando a hartarse de sus peticiones poco razonables. Apuesto a que hay algunos entre ustedes que ya están listos para abandonarlo.”

Algunos de las personas bestia estaban visiblemente perturbados por las palabras de Willem. Uno de ellos deslizó su mano en un bolsillo y sacó un arma. A la velocidad de la luz, él se giró y apuntó a Willem, pero pronto dejó salir un grito y dejó caer el arma. La piedrita que había golpeado su mano cayó al suelo y rodó cerca del arma.

“Por cierto, el que se vayan de aquí ilesos depende de sus propias acciones,” dijo Willem, aun en posición de tiro. Todo lo que hizo fue arrojar suavemente una piedrita, no había magia involucrada. Sin embargo, él tenía el elemento sorpresa, lo que lo hacía parecer casi como un truco de magia para cualquiera que no estuviera preparado. “Bueno, ¿qué será?”


Después de eso, las cosas se resolvieron bastante rápido. Las personas bestia se rindieron y revelaron el nombre del ex aristócrata que los patrocinaba. Ellos también dijeron tener pruebas de algunas de sus órdenes, así que Willem les dijo que las llevaran directamente al alcalde.

La multitud reunida en la pequeña intersección probablemente no era toda la orden, pero la pérdida de su líder y al menos diez miembros significaba que no serían capaces de causar ningún problema grande por el momento. En particular, no había que preocuparse por un intento de asesinato en la ceremonia. Ellos habían cumplido exitosamente con las órdenes de Limeskin, pero…

Una fuerte bofetada aterrizó en la mejilla de Willem.

“Te odio,” dijo Phyr con lágrimas en los ojos. “Entiendo que lo que hiciste fue por mi bien, pero no puedo perdonar tus métodos.”

Bueno, me lo esperaba, pensó Willem. La princesa era honesta, diligente y pura. Seguramente, ella inconscientemente esperaba esas cualidades de la gente a su alrededor. El término ‘juego sucio’ no tenía lugar en su cabeza. Obviamente, ella nunca siquiera consideraría hacer tal cosa a alguien, pero entraría en pánico, incapaz de comprender lo que pasó cuando alguien usaba tales acciones contra ella.

“Cuando nos conocimos, incluso tocaste mi estómago…”

“¿Huh?”

“¡No me digas que no lo sabías! ¡Para los Lucantrobos, confiar el estómago de uno es equivalente a confiarlo todo! ¡Es una parte que no puede ser expuesta tan casualmente, ni siquiera a la familia!”

¡¿Cómo demonios se supone que sabría eso?! ¡¿Qué son, perros?! Incluso si Willem gritara eso, ella probablemente no le creería. Él rió nerviosamente y evitó el contacto visual. Así que por eso es que ella mencionó algo de sacar su espada o lo que sea en ese momento. Bueno, ahora lo sabía. Él hizo una nota mental para ser más cuidadoso la próxima vez.

“Ah, bueno… lo siento mucho. No te pediré que me perdones, pero al menos acepta mi disculpa.”

“Es justo como dijo mi tío. No se puede confiar en ti.” Las duras palabras de Phyr dejaron a Willem sin respuesta. “Decir eso me hizo sentir un poco mejor, así que aceptaré tu disculpa. Sin embargo, no lo malentiendas. Aún te odio.”

“Por supuesto. Eso está bien para mí.” Willem asintió, entonces se dio la vuelta. “Bien chicas, es hora de ir a ca–“ Su voz se desvaneció rápidamente, dejando la última parte casi inaudible. Miradas más frías que el hielo estaba dirigidas a él.

“Claro, vamos a casa,” dijo Chtholly, sus ojos entrecerrados con sospecha.

“Sabía que eras ese tipo de persona, pero eso fue como todo un nuevo nivel, ¿sabes?” Dijo Ithea, con una leve sonrisa de alguna forma aun en su rostro.

“Vámonos rápido. Los boletos para la aeronave se venderán pronto.” El habitual tono indiferente de Nephren se sentía un poco más frío de lo normal.

“¡Había tantos otros lugares que quería ver!” Tiat parecía estar enojada por algo diferente que las demás.

Ellas tenían sus propios estilos, pero las cuatro parecían estar irritadas en alguna forma.


“¿Por qué elegiste un método tan peligroso?” Preguntó Chtholly mientras se dirigían a la instalación de tratamiento para recoger sus armas.

“¿Hm?” El humor de Chtholly parecía haber mejorado ya que era ella la que le hablaba primero.

“¿Debían haber al menos unas cuantas formas de hacerlo verdad? Además de llevarlos a un lugar deshabitado. ¿Solo querías presumir?”

“No, es solo que no tenía mucha confianza en mí mismo. Tal vez acabé luciendo como un detective genial o lo que sea, pero esas fueron simplemente suposiciones basadas en la experiencia. Solo podía estar seguro de los detalles una vez que viera sus reacciones a mis preguntas, así que necesitaba crear una situación donde pudiéramos tener una charla.”

“Experiencia… ¿qué tipo de loca vida viviste para saber sobre ese tipo de situación?”

“Bueno, en ese entonces era bastante peligroso. Si eras un Quasi Brave, estarías en medio de alguna lucha por el poder en alguna parte al menos una vez al mes. Después de hacer eso por un tiempo, podía esquivar un cuchillo mientras dormía y detectar comida envenenada solo por mi intuición. El veneno que los profesionales usaban no tenía gusto o aroma, así que no podías confiar en tus sentidos para detectarlo.” Willem rió animadamente.

“… ¿se suponía que debía ser gracioso?”

“Bueno, es porque sobreviví a todo eso. Por supuesto, si hubiera muerto no estaría riendo.” Chtholly hizo una mueca. Esa se suponía era una broma, pero parece que falló horriblemente. “Admito que no fue un gran plan. Imaginé que ustedes notarían algo anormal y encenderían Venenum, y lo hicieron, pero acababan de volver de una larga batalla. No debí hacer un plan que involucraba que usaran Venenum. Tiat y Phyr también estaban ahí. Te prometo que estoy reflexionando apropiadamente mis–“

Antes de que pudiera terminar, sus palabras fueron cortadas. Chtholly había dejado de caminar. A unos dos pasos por delante, Willem también se detuvo y giró su cabeza.

“Ese no fue el problema,” dijo ella en un tono frío y acusatorio. “Cuando dije que fue un método peligroso, no me refería a nosotras. No fue nada peligroso para nosotras. Estabas en modo de batalla desde que te sentaste en esa caja de madera.”

Ah. “¿De qué hablas? Estaba completamente relajado.”

“Tres segundos.”

“… ¿qué?”

“El primero del que te ocuparías sería el hombre con cabeza de oveja detrás de ti en el lado derecho. Comenzar arrojando una piedrita, seguido por una patada en el pecho, entonces una carrera hacia los dos hombres con cabeza de ciervo cercanos. Dejarlos inconscientes, robar sus cuchillos, y arrojarlos, incapacitando a los dos restantes de ese grupo. Eso tomaría menos de un segundo. Encargarte de todos tomaría un total de tres segundos. ¿Me equivoco?”

Ella vio a través de todo. Ella debe haber estado observando a Willem muy de cerca, detectando incluso el más mínimo cambio en su postura o mirada. En ese momento, él pensó que Chtholly simplemente estaba ahí parada extrañamente quieta, pero ella había estado observando todo eso.

“Creo que lo piensas demasiado. ¿Cinco personas en un segundo y diez en tres? Ni siquiera yo podría hacer eso.”

“No mientas. Conozco tu estilo de pelea y tu fuerza mejor que nadie en este mundo. ¿Lo olvidaste? Tú mismo me enseñaste.”

“… es cierto. Eres tan buena que olvidé que eras mi estudiante.”

Bueno, él solo le ‘enseñó’ por unos días. Y casi la mitad del tiempo lo pasó taladrando la forma correcta de tratar el Carillón en su cabeza. En cuanto a técnicas, todo lo que hicieron fue practicar las bases. Él le mostró rápidamente algunas de las técnicas especiales nombradas, pero ni siquiera le dijo los nombres, mucho menos los finos detalles. ¿Quién hubiera pensado que ella mejoraría tanto solo con eso?

“La razón que tenías para llevarlos a un lugar aislado… tal vez la razón que diste es medianamente cierta, pero para mí parece que la mitad era mentira. Sé que podrías haber encontrado una forma más segura, así que–“ Chtholly le dio una mirada afilada. “Querías pelear, ¿verdad?”

Ah. Ahora que lo decía, Willem notó por primera vez esa posibilidad. Tal vez, subconscientemente, él quería pelear. Quería liberar sus tendencias salvajes. Quería correr el riesgo de golpear su ya arruinado cuerpo. Quería ventilar su frustración por enviar a las chicas a la batalla mientras él se sentaba inútilmente a salvo en casa.

“No sé por qué lo haces, pero detente. Ya no tienes que seguir peleando. Tu batalla nos pertenece ahora.”

“– No tengo nada que decir. Realmente me has estado observando de cerca.”

“Obviamente. Estoy enamorada de ti.”

“¡Vamos, llegaremos tarde!” Más adelante, Tiat agitó sus manos en el aire.

Después de responder agitando sus manos, los dos aceleraron el paso.


Anterior Índice – Siguiente

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s