SukaSuka – Volumen 2 – Capitulo 5

p14

Capitulo 5: Un sueño distante, y entonces

Cuando volvió en sí, la chica se encontraba de pie entre unas sombrías ruinas.

El pequeño cadáver de una niña yacía en el suelo ante ella. La causa de la muerte parecía ser la gran herida de espada abierta en su pecho. La sangre que fluía fuera de ella manchó todo su cuerpo de un oscuro y fangoso rojo.

Mientras la chica miraba el cadáver, este repentinamente comenzó a oscilar. Entonces, una versión semitransparente de la niña se levantó y se paró sobre su propio cadáver que aún no se movía del suelo.

La fantasmal niña miró a la chica.

Un momento después, la niña estiró su mano.

Ah. ¿Quiere que la tome? La chica se estiró y tomó la mano de la niña con sus dos manos.

La niña rió.

La chica también rió, como si hubiera sido contagiada por la niña.

Entonces la niña comenzó a correr por todas partes, arrastrando a la chica con ella.

Las ruinas eran vastas, con más que suficiente para explorar en su pequeña aventura. Cada vez que daban vuelta en una esquina o llegaba a una puerta rota, descubrían algo nuevo. Un animal de peluche de forma extraña, un maltratado libro ilustrado, un cristal de grabación que se veía complicado. Pero la niña no prestó atención a ninguno de esos curiosos objetos y en su lugar siguió corriendo y corriendo por las ruinas.

Tal vez esté buscando algo, pensó la chica. Ella decidió preguntar, y la niña respondió asintiendo.

“¡Jade! ¡Ebo!”

La chica no entendió por completo de qué hablaba la niña, pero ella parecía emocionada y feliz, así que debe ser algo que realmente le gustaba. La chica intentó preguntar si lo que sea que estuviera buscando estaba en las ruinas, pero su pregunta recibió una mirada confundida como respuesta. Tal vez fue demasiado complicado. La chica decidió preguntar algo más simple, algo que probablemente debió haber preguntado antes: el nombre de la niña.

“¡Elq!”

Ah, Elq. Qué bonito nombre, respondió la chica, intentando ser educada. La niña señaló a la chica e inclinó su cabeza. Oh, ¿quieres saber mi nombre?

La niña asintió ansiosamente. Ella tenía razón. Son buenos modales el dar tu nombre antes de preguntar el de otra persona.

Mi nombre es…

Mi nombre…

Confundida, la chica hizo una pausa. Ella no pudo recordarlo. No solo su nombre, sino quien era. Por qué estaba aquí. Qué eran estas ruinas.

Elq le dio otra mirada confundida.

Yo… oh, es cierto. Hay algo que tengo que hacer. Alguien a quien tengo que ver. No tengo tiempo para estar deambulando por aquí. Entonces… entonces…

“¿…?” Otra mirada confundida de Elq.

Tengo que ir a casa, le dijo la chica a la niña. Hay personas esperándome. Tengo que ir a donde pertenezco.

“¿Tienes que?”

Sí, tengo que.

“¿Aunque habrá muchas cosas tristes?”

Lo sé, pero eso no importa. Hay alguien a quien quiero ver. Hay una razón por la que tengo que vivir.

“Aw, de acuerdo.” Elq dejó caer su cabeza con una mirada solitaria en sus ojos. Después de un corto silencio, ella soltó la mano de la chica. “Entonces te veré luego, Chtholly.”

– ¿Eh?


“– ¿Huh?”

Chtholly despertó. Lentamente, ella intentó levantar su cuerpo. Una pesada fatiga envolvió todo su cuerpo, como si hubiera dormido de más después de quedarse despierta hasta muy tarde. Ella presionó su mano contra su frente, suprimiendo un ligero dolor de cabeza.

Se sentía como si hubiera tenido un largo sueño. Ella no podía recordar claramente sobre qué era, pero de alguna forma se sintió cálido y aterrador al mismo tiempo. Un sueño bastante extraño.

Espera, antes de eso, había algo que tenía que revisar primero. Ella palmeó su cuerpo por todas partes. Era inequívocamente el cuerpo de Chtholly Nota Seniorious.

“¿Estoy… viva?”

Su cabeza se sintió inusualmente clara, sin rastros de ese violento torrente de extrañas imágenes a la vista. ¿Qué estaba pasando?

Un fuerte y poco femenino sonido salió de su cuerpo. Chtholly se dio cuenta de que se estaba muriendo de hambre. Cuando salió al pasillo para buscar algo en la cocina, ella se dio cuenta de algo más: era de noche, y además estaba lloviendo. A causa de eso, todo el almacén parecía estar envuelto en una silenciosa oscuridad–

Ella divisó una tenue luz saliendo de una de las habitaciones. La de Nygglatho.

“…”

Ella se acercó sigilosamente a la puerta.

“Quería hacer feliz a Chtholly.”

– ¡Eek! Su corazón dio un salto.

“Hay demasiada tragedia e infelicidad alrededor de Seniorious. Hubo un tiempo en el que quise hacer algo sobre eso, pero por supuesto no pude hacer nada. Siempre fui demasiado débil. No pude ser útil para nadie. Trabajé muy duro y logré ser decente en combate, pero no me quedaba nada.”

¿De qué están hablando?

“– Pensé que sabía eso, pero al final no pude dejarla sola. Pero aun así, ¿qué pudo ver ella en un tipo bueno para nada como yo?” Preguntó Willem en una voz completamente desconcertada.

¿Queé? ¿Ni siquiera puedes entender algo tan simple? Chtholly se burló de él en su mente. Me mostraste por primera vez muchas cosas. Fuiste el primero en salvarme cuando nos conocimos en el Distrito Comercial Briki. Fuiste el primero en llevarme a un lugar en el centro de una ciudad con una gran vista. Fuiste el primero en mostrarme tantas expresiones diferentes. Fuiste el primero que hizo salir tantas emociones diferentes de mí. Fuiste la primera persona en la que pude confiar. Fuiste el primero que intentó ayudarme, y el primero que realmente lo hizo. Fuiste el primer oponente con el que perdí… ¡la lista sigue y sigue!

Y entonces, por supuesto, fuiste la primera persona de la que me enamoré.

“– Al menos deberías saber eso, tonto,” susurró Chtholly con una sonrisa.

“¡¿Ahhhhh!?” Un repentino grito resonó a través del silencioso pasillo.

Mirando a su lado, ella vio a Tiat congelada con los ojos bien abiertos, señalando a Chtholly.

“¡¿C-C-C-Chtholly?! ¡¿Un fantasma?!” Ella finalmente se las arregló para hablar después de mucho tartamudeo.

¡No, estoy viva, no soy un fantasma así que estate callada o te oirán! Por supuesto, Chtholly no podía gritar eso, así que en su lugar agitó salvajemente sus manos, tratando de señalar a Tiat que se detuviera.

Pero, no lo hizo. “¡¡¡Chtholly!!!” Tiat saltó hacia ella y la abrazó fuertemente. “¡¡U-Un fantasma, pero de Chtholly!!”

Los brazos de Tiat permanecieron aferrados alrededor de la cintura de Chtholly mientras decía algunas tonterías. Parecía que no había escapatoria. Bueno, no es que Chtholly quisiera escapar de Tiat, pero no quería que los dos en la habitación de atrás la notaran.

Sin embargo, aparentemente era demasiado tarde.

“– ¿Chtholly?”

Ella escuchó un murmullo de incredulidad. Lentamente, Chtholly se dio la vuelta. Y por supuesto, él estaba ahí.

“Um…”

Willem quedó congelado, completamente sin palabras. Ella no podía decir si él estaba triste, feliz, enojado, o algo completamente diferente. Su rostro mostraba una desordenada mezcla de emociones, y, sabiendo que todas eran por ella, Chtholly también se quedó sin palabras.

“… qué día.” Nygglatho fue la primera en recuperarse de la confusión que la situación había causado a los cuatro. “¿Y bien? No necesitas buscar las palabras adecuadas. Tienes algo que decir primero, ¿verdad?”

“Ah… ah, tienes razón.” Willem finalmente se recuperó y dio un paso hacia Chtholly. “Bienvenida, Chtholly.”

En ese momento, cada parte del cuerpo de Chtholly repentinamente pareció abandonar sus deberes. Lágrimas brotaron de sus ojos y oscurecieron su visión, su pecho se tensó y su respiración se detuvo, sus piernas se torcieron y volvieron incapaces de caminar, su cabeza quedó en blanco y cualquier intento de pensamiento terminó en fracaso, su garganta tembló y luchó para producir una voz.

“Ah… uh…”

Estoy en casa. Sin importar cuanto lo intentó, Chtholly no pudo obligar a su cuerpo a decir esas palabras. Incluso aunque ella había estado esperando para decirlas por tanto tiempo. Se había estado preparando a sí misma para decirlas por mucho tiempo. Incluso aunque se había decidido a ir con todo cuando se volvieran a ver, en frente de él ahora, ella perdió todo control sobre su cuerpo.

Sus piernas, habiendo perdido toda su fuerza, finalmente resbalaron… probablemente. Los cinco sentidos de Chtholly estaban en un estado completamente caótico, incapaces de producir información confiable. Su sentido del balance, sin embargo, permanecía intacto. Por un momento, una sensación de ingravidez envolvió su cuerpo. Entonces, justo cuando se dio cuenta de que estaba cayendo, algo cálido envolvió todo su cuerpo.

“Bienvenida a casa.” Ese algo cálido también le dio palabras cálidas.

Esas palabras destruyeron completamente a Chtholly. No podía ver nada. No podía oír nada. No podía respirar, caminar, pensar, hablar. Llevada por un impulso que surgió de alguna parte incluso más profunda dentro de su corazón, ella simplemente lloró.


Pronto, somnolientas pequeñas hadas frotando sus somnolientos ojos comenzaron a aparecer en el pasillo, intentando ver de qué se trataba toda la conmoción.

Mientras tanto, Chtholly continuó llorando fuertemente como un bebé.

“… ¿un milagro de amor?” Nephren inclinó su cabeza.

“Bueno, dejando de lado la parte del amor por ahora, creo que todos podemos estar de acuerdo en que es un milagro. Aunque puede que sea uno de esos que viene con un precio…” dijo Ithea, aun sonriendo a pesar de estar al borde de las lágrimas. “Conociendo a esa niña, ella probablemente lo pagó sin pensarlo.”


Eventualmente, los fuertes sollozos de Chtholly disminuyeron hasta convertirse en un llanto apenas audible. Y entonces, el retumbar de su estómago resonó fuertemente por todo el pobremente iluminado pasillo.


AnteriorÍndice – Siguiente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s