Yuusha ni Horobosareru – Volumen 1 – Capitulo 18

banner

Capitulo 18

Un castillo de paredes blancas sin ninguna suciedad.
Aquellos que vieran este lugar probablemente lo apreciarían así.
Aquellos que viven en la ciudad que se extiende por la tierra alrededor del castillo, admiran el castillo cada día, y refrescan su lealtad hacia el dueño de ese castillo.
Era porque entendían que si no fuera por el dueño de ese castillo, el desarrollo de este país hubiera sido improbable.
El nombre del país era, el Reino Zadark.
Ese era el nombre que Vermudol, que era tanto el Rey Demonio como el rey del país, le había dado.
Vermudol.
El Rey Demonio que trajo una prosperidad a la que la era del anterior Rey Demonio Gramfia no podía compararse.
Junto con el desarrollo y la prosperidad, ellos naturalmente intentaron enterrar el dolor y resentimiento de las guerras de la era anterior.

“No es como si hubiera sido olvidado pero… es porque hay muchos tipos de la nueva generación.”

Mientras Vermudol miraba abajo hacia la ciudad del castillo, Orel lo llamó desde atrás.
El Reino Zadark, que continúa desarrollándose, aunque era un país, no es como si estuviera interactuando con otros países… con el Continente Humano. En la actualidad, ni siquiera lo han intentado.
Sin embargo, eso también podría aplicarse al lado Humano.
Desde el punto de vista Humano, ya que el Continente Oscuro no era nada más que la arruinada y maldita tierra del Rey Demonio, no había razón para aproximarse. Para empezar, ya que era una región aislada que podría ser geográficamente llamada el fin del mundo, no había ningún marinero caprichoso que se tomaría la molestia de aproximarse.

“Sí. Es porque si podemos cubrir todo en este país, no hay necesidad de molestarnos en invadir el otro continente.”
“Bueno, eso es verdad pero. Normalmente, aspirarías a mucho más.”

Mucho más. En otras palabras, eso significaba la dominación mundial, lo que traería aún más prosperidad.
El anterior Rey Demonio Gramfia planeó dominar el mundo, hizo esclavas a varias razas en ese proceso, y trajo varias cosas al Continente Oscuro.
Como resultado, aunque el Continente Oscuro experimentó un poco de desarrollo, al mismo tiempo, se sumergió en una larga era de guerras que durarían más de un siglo.
Después de eso, Gramfia fue derrotado por el Héroe Ryuuya y sus compañeros.
Es posible explicarlo como “la ambición de Gramfia lo condujo a su muerte”.
Pero la mayor causa de su derrota fue el hecho de que fue negligente en el desarrollo de su propio país, eso fue lo que pensó Vermudol.
Liderazgo por medios de sistematización.
El poder de un grupo.
Esa era originalmente la sabiduría Humana, y era algo que los Mazoku, que tenían una fuerte tendencia hacia el individualismo, no poseían.
Sin embargo, si ahora fuera introducida una estructura similar, como mínimo, no acabarían recorriendo el mismo camino que la última vez.
Correcto.
Aprendiendo y reflexionando, avanzarían para dar el siguiente paso.
Lo que Vermudol estaba haciendo no era nada más que eso.
Sea como sea, solo con eso, el Continente Oscuro…
El Reino Zadark continuaría desarrollándose.
En ese caso, tendrían que dar el siguiente paso.

“… Orel.”

“¿Qué pasa, Rey Demonio-sama?”

Dándose la vuelta hacia Orel que estaba parado detrás de él, Vermudol le informó.

“Por un corto período, dejaré este país.”

“¡¿Rey Demonio-sama…?!”

La que respondió a esas palabras fue Ichika, que estaba a la espera en un lugar ligeramente distante.
Se habían dispuesto medidas defensivas, y los sujetos imprudentes que tenían la mira en el trono del Rey Demonio habían sido purgados.
¿Por qué habría la necesidad de molestarse en dejar el país? Ambos Ichika y Orel eran incapaces de entenderlo.

“¿Puedo preguntar la razón?”
“Incluso si no hay semillas de peligro aquí, hay semillas de peligro afuera. Haré algo sobre esas.”

Afuera, en otras palabras, hablaba sobre el Continente Humano.
Anteriormente, el Héroe y los otros invadieron desde ahí.
Incluso si no había razón para que él invadiera desde este lado, tal vez haya una razón para que ellos invadan aquí desde su lado. Haberse desarrollado hasta este punto, sería una razón más que suficiente…
Si ese era el caso, la guerra sería inevitable.
Para prevenir eso, él anticiparía esa posibilidad y la aplastaría… Las medidas para eso eran importantes.

“En, en ese caso, yo…”

Vermudol sacó provecho de la voluntaria Ichika.

“No puedes. Ichika, te necesito aquí para actuar como si sustituta.”
“S-Sin embargo…”
“Me llevaré a Nino.”

Ichika apretó fuertemente su puño pareciendo enojada por esas palabras pero… inmediatamente regresó a su inexpresividad y asintió.

“… Lo entiendo.”
“Ichika. Te estoy dejando atrás porque confío en ti.”

Vermudol dijo eso con una sonrisa irónica mezclada.
Es correcto. No era que el llevara a Nino porque ella le gustaba más ni nada.
Era el simple hecho de que Nino era una cerebro de músculo mientras que Ichika podía tomar decisiones calmadas.
Para ser honestos, además de esas dos, había algunos candidatos en los que había pensado… ya que no eran adecuados para el rol, esta vez los excluyó desde el principio.

“Cuida del país mientras no estoy.”
“Entiendo… Por favor déjemelo a mí.”

Vermudol asintió hacia Ichika, que estaba agarrando el dobladillo de su falda e inclinándose.
Por el bien de la paz del Reino Zadark, él pondría un pie en el territorio Humano.
Haciéndolo sin ningún tipo de información no era nada menos que peligroso, pero no había otra opción.
Esto se debía a que era el deber de Vermudol como rey.


AnteriorÍndice – Siguiente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s