Yuusha ni Horobosareru – Volumen 1 – Capitulo 34

banner

Capitulo 34

“Santo cielo…”

Varios minutos después de pasar por el callejón.
Habiendo salido en una calle con edificios anticuados alineados, Shion suspiró.
Comparado con el vistoso paisaje de la calle principal, este lugar daba una impresión anticuada.
Ese lugar, que podría ser llamado retro cuando se habla de él de buena forma, fue dejado atrás por el desarrollo de la capital real– un área apodada como los barrios pobres.
Cuando se habla de los barrios pobres, se dice que es un ambiente delictivo donde prospera el crimen, pero a diferencia de ese tipo de lugar oscuro, este era un lugar que los soldados patrullaban apropiadamente.

“Hey, Shion. Ha pasado tiempo, ¿no es verdad?”
“Sí, recién terminamos una solicitud.”
“Ya veo, ya veo. En ese caso, ¿qué tal una contribución a mis ventas con esos cálidos bolsillos tuyos?”

El que llamó inmediatamente a Shion fue el tendero de la tienda de Armas Corinto.
Era un tienda ligeramente desafortunada que trataba con armas de y armaduras de acero de calidad, pero se vendían mejor los cuchillos de cocina que creaban como extras.

“Lo lamento, pero no se necesitan más de dos cuchillos de cocina en un viaje de dos personas.”
“Como~ dije~, somos una tienda de armas.”
“Entonces eso me da más razones para no necesitar nada.”

Teniendo el mismo dialogo de siempre, Shion pasó por la tienda de armas.

“¡Oh, pero si es Shion! ¡Acabamos de recibir una entrega de batatas secas!”
“… No quiero papas.”

Nino hizo una cara completamente disgustada hacia la propietaria de la tienda de comestibles Enam que los llamó.
Las papas secas no solo eran la comida ideal para los Aventureros sino que también para los viajeros.
Con una textura moderadamente masticable y dulzura, son deliciosas para comerlas como están o rostizadas.
Ya que no ocupan mucho espacio, son uno de los alimentos mejor vendidos por su precio y portabilidad.
Sin embargo, para Nino, que estaba harta de comer las papas de Ichika en el Continente Oscuro, tenía un rechazo hacia las papas.
Las papas que Ichika cultivaba y las batatas secas de aquí eran de una variedad diferente, pero eso en realidad no importaba.

“Son realmente buenas. Son secadas y cultivadas en el Reino del Bosque Jiol después de todo. La profundidad de su sabor es diferente al resto, ¿sabes?”

El Reino del Bosque Jiol, donde vivían en armonía con la naturaleza era famoso por su deliciosa comida.
Se dice que es por la protección divina de Aklia, el Dios del Agua y Wyrm, el Dios del Viento, pero también se había convertido en algo así como una marca.
Es algo tan grande que hay casos en que bienes falsos son vendidos en algunas tiendas, pero la tienda de comestibles Enam era sincera y no haría ese tipo de cosas.

“Emm, confío en el sabor pero… son caras, ¿verdad?”

Por cierto, las típicas batatas secas serían diez por cuatro grandes monedas de cobre.
El precio aumentaría dependiendo de la calidad, pero las baratas serían la misma cantidad por dos grandes monedas de cobre.

“Así es. Son seis grandes monedas de cobre por diez unidades.”
“¿Seis monedas? ¿Es enserio?”

Si realmente eran del Reino del Bosque Jiol, se venderían por una pequeña moneda de plata en una tienda de la calle principal.
Era porque tenían buen sabor y calidad, además de tener un ligero efecto de recuperación de poder mágico.

“… Podría ser, ¿hay algún problema con su calidad?”
“No digas cosas tan groseras, maldito mocoso.”

Después de chasquear su lengua, la propietaria golpeó la frente de Shion.

“Es porque me reabastecí con una gran cantidad de ellas. Ahora lo entiendes, ¿verdad?”

Ciertamente, era una práctica común de los comerciantes bajar los precios cuando se abastecen con una gran cantidad.

“Si ese es el caso está bien pero…”
“Ahh, entonces deberías comprar un poco de carne seca como disculpa por tu comentario. Es un producto del Reino Kanal, así que la calidad no es tan buena.”

La carne seca también era uno de los alimentos portables.
Comparada con las batatas secas, toma tiempo hacer ambas, pero el precio era adecuado para su relativa popularidad. Además, era comida que era difícil de preferir sobre la otra ya que su sabor podría ser muy diferente dependiendo del producto.
No es como si la ganadería fuera prospera, pero cuando se trata de productos del Reino Kanal, es un asunto bastante delicado.

“… ¿Qué clase de carne es?”
“Al menos no es carne de Gran Rata.”
“Por favor dame un respiro…”

En tiendas sospechosas, había carne que era cuestionable si podía ser consumida mezclada.
Ser cauteloso sobre la carne seca que es demasiado barata es algo que todos los Aventureros novatos aprenden desde el principio.

“Bueno, no necesitas preocuparte. El sabor no es muy bueno, pero es buena carne.”
“Como dije, qué clase de carne es…”

Después de comprar algo de comida, Shion y Nino comenzaron a caminar hacia la posada.
Había un montón de buenas posadas en la calle principal, pero su paradero sería expuesto de inmediato si se quedaran en un lugar así, y se volvería problemático de muchas maneras.
Querían evitar ser arrastrados a dificultades innecesarias.

“Ahora que lo pienso, las bolsas de agua. Ya va siendo hora de que se agote el efecto.”
“Nn… bueno, supongo que compraremos algunas en la posada.”

Shion respondió así a las palabras de Nino.
Siempre que los viajeros hablan de bolsas de agua, se refieren a las que tienen Magia de Purificación imbuida en ellas.
Las bolsas de agua eran indispensables para llevar agua, pero el agua no es adecuada para ser cargada en viajes largos.
Además, estaba la preocupación de que no había garantía de que el agua potable fuera accesible en el destino.
Y entonces, las bolsas de agua que tenían Magia de Purificación eran muy útiles.
Mientras la magia siguiera en efecto, purificaría constantemente el agua en su interior y la mantendría fresca.
Además, la purificaría incluso si fuera agua envenenada.
Sin embargo, ya que su efecto tenía un límite, había que comprar reemplazos a intervalos regulares.
Era hora de comprar reemplazos para las bolsas de agua que poseían Nino y Shion.
Anticipando ese tipo de demanda, las bolsas de agua generalmente eran vendidas en las posadas.

“¿Hay algo más que necesitemos?”
“Nn, no se me ocurre nada.”
“A mí tampoco.”

Mientras tenían ese tipo de conversación, Shion y Nino llegaron frente la tienda que tenía ‘Tienda del Pez de Acero’ escrito en ella.
Esta tienda, que era un edificio de piedra con un letrero de acero en forma de pez, era un restaurante en el primer piso y una posada en el segundo.
Era una posada de los barrios pobres que eligieron porque querían evitar problemas, pero recientemente, el número de clientes comenzó a aumentar.
Shion quería decir que no era porque ellos hacían uso de la tienda, pero recordando las palabras de Luuty, había una parte de él que encontraba difícil decirlo.

“Bienvenido… Espera, ¡Shion y Nino! ¡Bienvenidos de vuelta!”
“Ahh, ¿qué es esto? Hoy no hay nadie. ¿Finalmente están en bancarrota?”
“¡Aún estamos preparándonos para la noche!”

La que llamó a Shion y Nino cuando entraron a la tienda donde no había gente era la chica de la Tienda del Pez de Acero, Carol.
Carol, la única hija del tendero Metalio que llegó desde el Imperio Cylas, tal vez porque ella era medio-Humana, tenía una constitución pequeña pero era más alta que una mujer Metalio promedio, y su apariencia era muy joven.
Aparentemente teniendo poca esperanza de experimentar más crecimiento, era algo desafortunado para ella. Se dice que cuando fue cortejada por hombres con gustos peculiares en el pasado, el tendero, que es su padre, los mandó a volar cerca del techo.
Shion no tenía esos intereses, pero tal vez porque tomó ese tipo de actitud con ella, Carol le hablaba como si fueran viejos amigos.

“Dejémoslo así.”
“¡Jeez, Shion!”

Después de terminar su intercambio habitual, Shion se adentró en la tienda.
Lo que salió del área que conectaba con la cocina fue un hombre similarmente de baja estatura, pero con una constitución espléndida que podría hacer que lo confundieran con un guerrero o algo. Su rostro que parecía el de un guerrero con un largo historial o un bandido no se parecía para nada al de Carol.

“Ou, Garadd. Mi habitación sigue disponible, ¿verdad?”
“Claro. No le rentaría esa habitación que ha sido impregnada profundamente con tu frágil hedor a nadie más.”
“Sí que sabes ser grosero. Es gracias a mí que tus ventas aumentaron, ¿verdad?”
“Así es. Si no hicieras al menos eso, no tendría caso tenerte aquí.”

Ambos se miraban fijamente, pero esto era algo así como un saludo para ellos.
Los Metalio, muchos de ellos mineros o herreros, son de sangre caliente, y son una raza que tiene ‘la amistad empieza con una pelea’ como eslogan.
Ya que el tendero echaría personal y físicamente a los clientes que no le agradaban, la Tienda del Pez de Acero era un restaurante que servía alcohol donde rara vez ocurrían peleas entre los huéspedes.
No había mucha gente que quisiera pelear con extraños sabiendo que estaba el riesgo de ser enviados a volar por el tendero.

“Más importante, dos bolsas de agua. Tienes, ¿verdad?”
“Claro que tengo. Será una gran moneda de plata. No bajaré ni un cobre menos.”

Mientras se miraban fijamente, intercambiaron la moneda de plata y las bolsas de agua.
Naturalmente, no olvidaron chasquear la lengua.
Actuaban así, pero el hecho de que no se odiaban era un complicado aspecto de su relación.

“Pues bien, ten. Después de todo no sabemos cuánto nos vamos a quedar.”
“Aunque todavía te queda desde tu último pago. Eres demasiado inseguro.”

Dando un vistazo al contenido de la bolsa que Shion le lanzó, Garadd lanzó la bolsa a la parte trasera del lugar.
Después de tomar la llave que le fue arrojada, Shion subió las escaleras.

“La hora de la comida es la misma de siempre.”
“Sí.”
“Bueno, nos vemos después.”

Shion dio una respuesta a medias a las palabras de Garadd, y Nino agitó su mano.
Es lugar que podría ser llamado su base desde que comenzaron sus actividades con la capital real como centro.
Esa base era aquí, en la Tienda del Pez de Acero.


AnteriorÍndice – Siguiente

Un comentario sobre “Yuusha ni Horobosareru – Volumen 1 – Capitulo 34

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s