I’ve Been Killing Slimes for 300 Years – Volumen 1 – Capitulo 4 – Parte 2

I've Been Killing Slimes for 300 Years and Maxed Out My Level v0

Parte 2

Después de que el ataque de Laika dejara inconsciente a Shalsha, mi crisis se acabó por el momento.
No podíamos solo dejarla tirada en el suelo, así que la puse en una cama en una habitación vacía de mi casa.
Habíamos amueblado las habitaciones de huéspedes con camas para momentos como este.
Una hora después, Shalsha despertó.

“Uhhh… Uuuhn… ¿Dónde estoy?”
“¡Oh, Shalsha despertó!”

Falfa corrió hacia ella.

“Oh, Hermana… ¡Agh! ¡La Bruja de las Colinas está aquí!”

Laika y yo también estábamos en la habitación.

“Laika te golpeó y colapsaste, así que te pusimos en la cama.”
“Tu misericordia injustificada será tu perdición. Tengo el hechizo Aplastar al Mal (Bruja de las Colinas), y– ¿Huh? Mi poder…”
“Quemaste todo tu maná, así que no podrás usar eso por otras varias décadas.”

El rostro de Shalsha palideció. Debe haberse dado cuenta de que no podía activar su hechizo.
Escuchamos sobre eso de su hermana Falfa y ya nos habíamos asegurado.
Después de todo, si ella hubiera podido usarlo por otra hora, hubiéramos tenido problemas.

“N-No… ¿Cuál fue el punto de mi vida hasta ahora?”
“Realmente no sabría decirte. Eso es lo que pasa cuando vives una trágica vida de venganza. Honestamente, diría que tienes suerte de que estoy viva.”
“¿Q-Qué quieres decir?”
“Si hubiera muerto, tu vida realmente no tendría significado. Mientras esté por aquí, puedes trabajar con el objetivo de vengarte.”

Pensé que ese comentario optimista pudo haber sido un poco demasiado, pero Shalsha se lo tomó con bastante seriedad.

“Podrías ponerlo de esa manera…”
“Sí, ¿ves?”

Aparentemente, me las había arreglado para persuadirla.
Shalsha miró su brazo. Tenía hierbas medicinales aplicadas en él.

“¡Mami sabe mucho sobre medicinas!”
“Saliste herida peleando contra Laika, ¿sabes? Deberías sanar el doble de rápido de esta forma… Aunque no sé mucho sobre la recuperación de los espíritus de slime.”
“Bruja de las Colinas, ¿irías tan lejos…?”
“Trabajar con hierbas medicinales es mi trabajo como bruja. Si estás herida, te trataré.”
“¿P-Pero ganas algo con eso, Bruja?”

La niña ciertamente hace muchas preguntas.

“Bueno, soy tu madre, ¿no es así? En ese caso, no puedo dejarte en ese estado.”

En realidad, si cualquier niño colapsara, lo ayudaría aunque no sea su madre. Ignoremos la edad real en este caso.
Aunque, ahora mismo probablemente debería admitir que lo estoy haciendo porque soy su madre.
Por alguna razón, los ojos de Shalsha se llenaron de lágrimas.

“P-Podría decirse que eres mi madre. Pero… A-Aun así, eres el enemigo de los slimes, y…”

Falfa tomó la mano de Shalsha.

“Shalsha, deja de hacerte la fuerte, ¿de acuerdo?”
“Hermana…”
“Los slimes y los humanos pelean; así son las cosas. Incluso ahora, hay slimes siendo asesinados por todo el mundo. El que Mami desapareciera no cambiaría eso.”

Cierto. En una escala global, el número de slimes que he erradicado es probablemente infinitesimal.

“Olvidemos eso. Pensemos en una forma para vivir felizmente. Eso es más divertido, ¿no es así?”

Shalsha asintió en respuesta.
A pesar de su apariencia infantil, Falfa estaba siendo una buena hermana mayor.

“Lady Azusa, parece que este asunto está solucionado.”

Habiendo visto todo el asunto de principio a fin, Laika parecía aliviada.

“Tienes razón. Realmente no estaba segura de como resultarían las cosas esta vez, pero…”
“¡Oh! Lady Azusa, si los dividimos en cuartos, creo que mis omelets y otras comidas serían del tamaño perfecto para un apetito promedio.”

Sus palabras claramente intentaban sugerir que las cuatro cenaran juntas.

“Pero, Laika, un cuarto no sería suficiente para ti…”
“P-Prepararé un extra para mí.”

De acuerdo, aceptaré esas buenas intenciones.
Me acerqué a mis hijas.

“Aún nos quedan habitaciones vacías, así que si quieren, podrían vivir aquí. De hecho, solo apresúrense y múdense.”

Dónde y cómo estas dos habían estado viviendo era un misterio, pero podría preguntar eso más tarde.

“¡Claro! ¡Falfa quiere vivir contigo, Mami!”

La hermana mayor no sería un problema.
Ahora, ¿qué hay de la menor?
Shalsha parecía indecisa, pero…

“Bruja de las Colinas…”
“Nada de llamarme ‘Bruja de las Colinas’. Busca algo un poco más familiar.”

Un momento después, Shalsha apartó la mirada y dijo–

“… M-Mamá.” Sonaba como si estuviera pasando por su fase rebelde. “A Shalsha… tampoco le molestaría vivir contigo.”
“De acuerdo, entonces eso lo resuelve. ¡¿Por qué no hacemos una fiesta hoy?!”

Cuando quieres profundizar una relación, las fiestas son un buen lugar para empezar.
Esto no sería nada como las fiestas de bebedores a las que asistía de mala gana hace siglos.

“Tal vez haga una tarta.”
“¡Siiiii! ¡Adoro las tartas!” Celebró Falfa.
“En ese caso, volveré a hacer un omelet.”
“Siiiii! ¡También adoro los omelets!”

No se necesitaba mucho para hacer feliz a esta niña.
Por otro lado, Shalsha parecía malhumorada, pero…

“Mamá… ayudaré a cocinar,” dijo sin sonreír.
“Sí, gracias. Creo que aceptaré tu oferta.”

Honestamente, no me sentía ni remotamente culpable por matar slimes.
Además, si llevas esa lógica al extremo, no serías capaz de matar ningún ser vivo.
Los humanos en su mayoría comen seres vivos, así que si quieres evitar tomar vidas, tendrías que morir.
De cualquier forma, probablemente era cierto que matar slimes haya llevado al nacimiento de estas niñas. En cuyo caso, puede que sea capaz de llevar paz a las almas de los fallecidos actuando como su madre.
Además, simplemente pensé que las niñas necesitaban una.
Probablemente se las arreglaron por sí mismas, pero sería mejor para ellas tener una lugar al que llamar hogar.
Viví trescientos años de forma relajada como una bruja en otro mundo.
Maté slime tras slime y adquirí hijas gemelas como resultado.
Cuando vives tanto tiempo, te pasan todo tipo de cosas, ¿no es así…?
Una existencia relajada con una gran familia puede ser buena a su manera.

“Por cierto, ¿los slime comen comida normal?”
“No necesitamos comer, pero podemos,” respondió Shalsha, aun pareciendo decaída.

Gradualmente empezábamos a comunicarnos.

“Oh…”

La expresión de Laika decía que acababa de notar un problema. Le habló a Falfa, sonando apenada.

“Um… ¿está bien si mato slimes, en el futuro?”
“¡Claro! ¡Es parte de las leyes de la naturaleza!”
“No te preocupes por eso.”

Ambas hermanas dieron el okay, así que parecía que Laika podría continuar con su entrenamiento.

Después de eso, preparamos la comida, y les pregunté a mis hijas toda clase de preguntas sobre ellas.
Aunque las estaba llamando mis hijas, había mucho que no sabía sobre ellas. Si iba a entenderlas, tenía que preguntar.
Primero, ¿dónde habían estado viviendo?

“En una choza en el bosque,” respondió Shalsha. “Mi hermana mayor y yo nacimos en el bosque, así que vivíamos en un pequeño lugar que nadie estaba usando.”
“¿Y entonces fuimos a una ciudad cercana? El director de un orfanato nos dio dinero, y usamos eso para comprar ropa y zapatos y eso.”
“Ya que éramos lo suficientemente fuertes como para trabajar como aventureras, hicimos eso para ganar dinero.”
“Vivimos por un mes con una moneda de oro, ¿no es así?”

Una vida humilde pero honesta, al parecer.
Luego, ¿qué era exactamente un espíritu de slime?

“Podemos estirar nuestro cabello como tentáculos. Mi cabello es verde claro por sus propiedades de slime.”
“El mío es azul y el de mi hermana menor es verde porque somos espíritus.”
“En realidad no tenemos ninguna otra característica distintiva. Aunque, como espíritus, no parece que tengamos una esperanza de vida determinada.”
“Uh-huh. Ambas simplemente permanecemos así.”

Había captado la idea general de lo que eran.

“Por cierto, ¿qué clase de trabajo hicieron cuando eran aventureras?”

No me parecían muy fuertes. ¿Eran aventureras hechas y derechas derrotando monstruos?

“Eliminábamos slimes malignos.”

¿Que qué?

“Verás, hay dos tipos de slime, buenos y malos.”

¿Significa que los slimes están sujetos a la dicotomía del bien y el mal?

“Matamos a los malos y los vendimos por doscientos oros cada uno.”

¡Igual que yo!

“No matamos a ningún slime bueno, por supuesto. En lo que a Shalsha se refiere, no hay problema.”

Ya veo. Aparentemente, no puedes luchar contra tu herencia sanguínea.
Aunque, estas niñas estaban hechas de slimes, así que definitivamente no teníamos relaciones sanguíneas.
Y entonces supuse que sabía lo esencial. Descubriría el resto con el pasar de los días.

“De acuerdo, tenemos algunas reglas en la casa. ¡Asegúrense de seguirlas!”
“¡Estaaa bieeen!”

En lugar de hablar en voz alta, Shalsha simplemente asintió.

“Primero, cuando es tu turno de hacer los quehaceres, hazlos apropiadamente. Me refiero a cosas como limpiar o trabajar en el campo.”
“¡Estaaa bieeen!”

Al igual que antes, Shalsha simplemente asintió.
Se hubiera sentido raro pensar en un apodo o algo para la entusiasta Falfa pero no para Shalsha, así que simplemente decidí llamar a mis hijas por sus nombres.

“Definiremos los turnos más tarde. Aparte de eso… ¿había algo más?”

Nunca había tenido hijos, así que realmente no sabía.

“Oh, cierto. Si no han ido a la escuela, ¿quieren que les enseñe? ¿Saben escribir?”
“Mi hermana mayor se escabulló en la casa del erudito de la ciudad para leer ensayos de matemáticas y eso. Los dos empezaron a llevarse realmente bien después de eso.”

Me disculpo por tratarlas como niñas.

“Mi hermana, Shalsha, es realmente buena en historia, teología y geometría.”

Puede que yo sea la que acabe siendo educada aquí…
A este paso, mi dignidad como madre no duraría. Tenía que hacer algo, o mis hijas comenzarían a subestimarme.
De acuerdo, dejaré que vean como la gente me respeta.

“Hay una aldea llamada Flatta cerca de aquí. Mañana les mostraré el lugar. Les debo mucho, así que asegúrense de portarse bien.”

Esta vez, ambas asintieron.


Laika, mis dos hijas, y yo caminamos hacia la aldea de Flatta.
En el camino, los slimes bloquearon nuestro camino de nuevo, así que los aparté.
Aunque, con mi nivel actual eso era suficiente para eliminarlos.

“Um, solo para estar segura, ¿realmente está bien matar a estos chicos…?”

Para estar segura, consulté a mis hijas.

“Claro. A mí nunca me molestó, y mi hermana menor parece que ya está acostumbrada.”
“Sí… Mamá.”

Estaba aliviada de tener su permiso.
Ya que ahora éramos una familia de cuatro personas, teníamos que ganar más piedras mágicas y dinero que antes.

“Los slimes de por aquí son malvados.”
“¡Sí, yo también lo creo! ¡Deshagámonos de los slimes malos y purifiquemos el mundo!”

Con esas declaraciones, mis dos hijas mataron algunos slimes ellas mismas.

“Entonces… ¿pueden saber si son malvados? ¿En qué te basas?”
“Si lo ves, entenderás.”

Con eso, Shalsha se zambulló abruptamente en un arbusto.
Podía escuchar que algo se estaba revolviendo en el arbusto, y entonces ella regresó con un slime en la mano.

“Lo descubrí acechando ahí.”

Aparentemente, ella tenía las habilidades de un experto en atrapar slimes. No esperaba menos de un espíritu de slime.

“Mira. Como regla, los slimes de Nanterre tienen colores más profundos. Pero este es bastante pálido.”
“Nunca había oído de esa distinción.”

Nunca le había prestado atención al color de los slimes.

“Son pálidos porque están manchados por sus corazones malvados, así que es mejor exterminarlos.”
“¿C-Conque es así…? Eso es muy informativo…”
“Los slimes tienen un ‘agujero’. Ese es su punto débil. Pícalos ahí y morirán instantáneamente.”
“¿Un agujero? Pero los slimes no tienen nada como eso.”

Falfa golpeó suavemente al que Shalsha estaba sujetando.

“¡Este slime ya está mueeerto!”

La criatura dejó de existir.

“¿Ves?”

Presiento que precisamente porque solían ser slimes no tienen piedad con su clase.

“Eso es increíble. Debo aprender a matar slimes de esa forma…”
“Laika, puedes estar impresionada, pero no hay nada de malo en simplemente encargarte de ellos de la forma normal, ¿de acuerdo?”

No es como si te dieran puntos de experiencia extra por estilo.

Mientras charlábamos, llegamos a Flatta.
El objetivo de hoy era la presentación pública de mis hijas.
Solo para que lo sepas, planeaba decirle a la gente que eran espíritus de slime.
Ambas parecían tener algunos poderes únicos, y pensé que sería mejor dejar que la gente supiera por adelantado.
Sin embargo, las cosas se volvieron a complicar.
La primera vez fue cuando íbamos pasando por la verdulería en la entrada de la aldea.

“¡Oh, Mami, hay todo tipo de frutas para la venta!” Dijo Falfa animadamente.

La dama que atendía la tienda la escuchó.

“¡¿Qué?! ¡¿Gran Bruja, tienes hijas?! ¡No solo eso… ¿son gemelas?!”

Mm-hmm, esa era más o menos la reacción que esperaba…

“Sí, ambas son mis hijas. Aunque nacieron de una forma ligeramente inusual.”

Expliqué que eran espíritus de slime. También quería desmentir el rumor de que tenía un esposo antes de que empezara.
Caminé por la aldea, presentando a mis hijas con todos.

“¡Oh! Qué niñas tan adorables.”
“¿Tienen unos diez?”

En realidad, probablemente tenían unos cincuenta, pero eso probablemente solo los confundiría.
Aun así, quedarme callada sobre eso tampoco hubiera sido bueno, así que lo expliqué.
Al principio, la gente parecía sorprendida, pero parecieron convencerse a sí mismos. “Si la gran Bruja tiene trescientos, no es extraño que sus hijas tengan cincuenta.”

Ya que había caminado con Falfa y Shalsha por la aldea, ahora eran rostros familiares. Los aldeanos ya estaban llamándolas por sus nombres y saludándolas.
La de cabello azul es la hermana mayor, Falfa, y la de cabello verde claro es la menor, Shalsha.
Por cierto, mientras las presentaba a los aldeanos, también lo hice en reversa.
Les estaba enseñando a mis hijas sobre la aldea. Ya que íbamos a vivir juntas, este sería el territorio de nuestra familia.

“Esa es la panadería. Junto a ella es la tienda de ropa. Ellos también tratan con ropa de segunda mano. Recuérdenlo para no perderse cuando hagan los mandados.”
“¡De acuerdo, Mami! ¡Ya lo memoricé muy bien!”
“Pues muy bien, ¿cuántas de las tiendas de la calle principal puedes nombrar?”
“Comenzando desde la puerta sur de la aldea, está el zapatero Noelis y la tienda de Productos Lácteos Meitz en la sexta cuadra. En la quinta cuadra, hay un edificio abandonado que era una tienda general hasta que cerró hace ocho años, luego está la Compañía de Comercio Kant, que vende semillas vegetales y herramientas de cultivo. El dueño se lastimó las espalda el otro día.”
“¡Sabes demasiado!”

Así que la tienda que vende queso y leche y esas cosas se llama Productos Lácteos Meitz, ¿hmm? En trescientos años, nunca me molesté en notar su nombre oficial. Creo que los aldeanos probablemente también estarían confundidos si alguien les preguntara dónde está Productos Lácteos Meitz.

“¿Los memorizaste, Shalsha?”
“… Uh-huh.”

Shalsha generalmente parecía reservada, y todavía podía sentir un poco de distancia entre nosotras.
Ella había venido a atacarme, y no habíamos hecho nada como madre e hija antes, de cierta forma, era inevitable.
Supongo que podemos simplemente acercarnos con el tiempo.
También estaba el hecho de que yo era una completa novata cuando se trataba de maternidad. Sería extraño si repentinamente me las arreglara para ser perfecta en ello.

“En ese caso, Shalsha, ¿podrías decirme también cuánto has aprendido de esta aldea?”
“Ese camino ligeramente más amplio es una vieja carretera, así que si miras con cuidado, puedes ver rastros de su pasado como camino estatal. Por allá están las ruinas de un puesto de control del Antiguo Reino.”
“No te dije nada sobre esas cosas.”

¿Qué es ella, una guía turística?
De cualquier forma, me enteré de que ambas son extremadamente brillantes.
Los espíritus son seres especiales, ¿no es así? Después de cincuenta años, supongo que simplemente dejas de ser simple e inocente.

“Ellas ciertamente son sus hijas, Lady Azusa. Ambas son listas.”

Laika las alabó, pero yo pensé que eran mucho más que “listas”.
Justo en ese momento, escuché un gruñido.
Era el estómago de Laika.

“L-Lo siento… hoy caminé más de lo normal, así que…”

Pareciendo agitada, Laika se sonrojó.
¿Los dragones son bien portados en general, o es solo la personalidad de Laika? Tal vez ambos.

“Muy bien, ese es el fin de nuestro recorrido. ¿Por qué no vamos a comer ahora?”
“¡Siiiii!”
“Eso me gustaría.”

Era bueno ver que estaban emocionadas por eso, justo como niñas ordinarias.

Después de eso, las cuatro comimos juntas en el Águila Experta.

“Mami, ¿tengo que comer el apio?”
“Mamá, la verdad no me gusta el apio…”

Sus actitudes me hicieron sentir un poco aliviada. Oh, ahora suenan como niñas de verdad.

“Bueno, si lo comen, después pueden ordenar chifón.”

Parecían destrozadas, pero devoraron el apio.

“Muy bien. No deben ser quisquillosas con la comida.”

Sin embargo, en un plato de sopa, el apio permaneció.
Era el de Laika.

“Verá, en mi tribu, hay una regla de que no debemos comerlo. Podemos comer otras hierbas medicinales, incluso si son amargas, pero…”
“Laika, si es verdad, no me molesta, pero no le mientas a tu profesora, ¿de acuerdo?”

La presioné levemente.

“¡L-Lo siento mucho! ¡Lo comeré!”

Entonces si era mentira.
Laika cerró fuertemente los ojos y puso el apio en su boca.

“¡Oh, eres taaaan buena!”

Falfa palmeó el espacio entre los cuernos de Laika.
Era como si hubiera adoptado una tercera hija.
Me reí sola.
Siempre he disfrutado comer fuera, pero puede que esta sea la vez que más me he divertido.
Al menos era cuatro veces más divertido que estar sola.

“¿Me pregunto por qué el apio sabe así…?”

Laika tenía “ugh” escrito en toda la cara, así que me comí el resto por ella.


AnteriorÍndice – Siguiente

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s