I’ve Been Killing Slimes for 300 Years – Volumen 1 – Capitulo 5 – Parte 2

I've Been Killing Slimes for 300 Years and Maxed Out My Level v0

Parte 2

Al día siguiente, desperté bastante temprano por la mañana.
Lo primero que hice fue lanzar una barrera sobre mi casa en las colinas.
El hecho de que Halkara haya logrado huir hasta aquí significa que hay una buena posibilidad de que no la hayan seguido, pero reforcé nuestras defensas solo por si acaso.

“Vosotros con corazones malvados, que esta red os atrape y prive de vuestra libertad. Como por voluntad propia, caerá sobre ti… ¡HAAAAAaaaaah! – Listo. Eso debería servir.”

Esta barrera fue bastante más fácil que la que lancé sobre la aldea. Después de todo, era una escala totalmente diferente.
Después de eso, hice sándwiches para que toda la familia almorzara.
Era mi turno para encargarme de las comidas. Oh, y para el desayuno, reciclé – em, “adapté” – las sobras de lo que Laika hizo el día anterior.
De acuerdo a nuestro sistema, estaba bien usar comida de días anteriores. Sin embargo, era necesario que hicieras algo nuevo. Por esa razón, mientras preparaba sándwiches, también estaba haciendo una sopa con granos mezclados y hierbas medicinales.
Es buena para la salud y también ayuda a evitar que tu rostro se inflame.
Al principio mis hijas se resistían al sabor único de las hierbas, pero acabaron acostumbrándose.
A algunas personas no les gusta el cilantro al principio, pero gradualmente desarrollan una marcada preferencia por él. Muchas hierbas medicinales eran así. Tienen sabores robustos, pero puedes desarrollar un igualmente robusto aprecio por ellas.
Como un punto aparte, incluso si eres un espíritu o un inmortal, comienzas a sentirte enfermo cuando comes mal, así que es importante cuidar de tu salud.
De acuerdo. ¿Por qué estaba haciendo el almuerzo en la mañana? Porque iba a salir.
Mi propósito era recolectar hierbas medicinales. Eso era algo que hacía como trabajo, pero este día era algo especial.
Resulta que tenía una elfa que sabía mucho sobre flora curativa, así que pensé que podría hacer medicina con ella.
Además, sería extraño si no tuviera idea de qué tipo de medicinas hacía mi aprendiz.
Laika despertó poco después, y Shalsha y Falfa aparecieron después de ella, frotándose los ojos. Aparentemente, Shalsha siempre se despertaba primero y despertaba a su hermana mayor, Falfa.

“Buenos días…”

Halkara fue la última en levantarse.
Estaba a punto de terminar de cocinar en ese punto.
Todas, incluyéndome, dijimos, “¡Buenas!” “Buenos días.”

“Hacía tanto que no dormía en una cama de verdad… estaba realmente contenta. Gracias.”
“Sí, sí, bueno, todos necesitan un poco de ayuda a veces. No te preocupes por eso. Oh, es cierto. A partir de hoy, tendrás que actuar seriamente como mi aprendiz. Seré más familiar contigo, así que prepárate para eso.”
“Oh sí, por favor, adelante. ¡Diríjase a mí tan casualmente o como guste, Madame Profesora!”
“¿Madame Profesora…? No es que esté mal, así que supongo que así está bien.”

Entonces Halkara también se sentó y desayunamos.
Poco después, por alguna razón, Halkara comenzó a sollozar silenciosamente.

“Um, ¿pasa algo…?”
“Comía fuera constantemente cuando estaba ocupada con el trabajo, y cuando estaba apurada, a veces recogía nueces y bayas en el bosque para evitar el hambre… ha pasado tanto tiempo desde la última vez que me senté un una cálida y amigable mesa como esta.”

Mientras lloraba, los hombros de Halkara pasaron al frente, mostrando la espalda encorvada de alguien que ha pasado por mucho.
También he visto personas así en Japón.
Individuos que triunfaban en un negocio antes de caer en la ruina y tiempos difíciles.
En el caso de Halkara, no es que su negocio haya fallado, pero su vida definitivamente iba cuesta abajo.
Alguien tiene que darle una mano. Si nadie lo hace, ella va a morir.
La ayudaré tanto como pueda.

“Halkara, anímate.”

Falfa fue tras la silla de Halkara y comenzó a golpear sus hombros ligeramente como dándole un masaje. Que buena chica.

“Oh… Falfa, ¿verdad? Muchas gracias,” dijo Halkara.
“Si hubiera sabido que esto pasaría, nunca hubiera expandido mi negocio… si hubiera mantenido las cosas modestas y vendido medicina solo en mi provincia…”

Ella había expandido su negocio, y le salió mal. Esto realmente parecía un caso de fallo corporativo.

“Sí, muy bien, no tiene sentido lamentarse. Pensemos en qué hacer a continuación.”

Aplaudí enérgicamente.

“Cuando terminemos de comer, iremos a recolectar hierbas en el bosque cerca de aquí. Muéstrame lo que puedes hacer, Halkara. El resto de ustedes, quédense aquí y vigilen la casa.”
“¡S-Sí, Madame Profesora!”
“Por cierto, hice sándwiches para el almuerzo, así que tú y las demás coman esos, Laika.”
“De acuerdo, Lady Azusa. Investigaremos un poco sobre Beelzebub por nuestra cuenta.”
“Sí, por favor háganlo.”

Era prudente estar tan preparados como fuera posible.

“También, estoy segura de que todavía es seguro, pero si el enemigo viene, por favor encárgate de Falfa y Shalsha.”
“¡Lo haré, incluso si me cuesta la vida!”
“No, protege tu propia vida también, Laika. Si pasa algo, solo diles donde estoy.”

Los demonios son monstruos de alto nivel extremadamente inteligentes, y en los trescientos años que he vivido en este mundo, nunca he escuchado que cometan atrocidades contra los humanos. Es por eso que dudaba que fueran a atacar indiscriminadamente. Aun así, tener una defensa solida definitivamente era algo bueno.

“Aunque no recomiendo ser demasiado optimistas, no suena como que alguien conectado con Halkara haya sido atacado, así que hay una buena posibilidad de que sus hijas no sean atacadas.”
“Sí, espero que tengas razón en eso.”

Hemos hecho todo lo posible por el momento, así que Halkara y yo partimos hacia el bosque.
Solo en caso de que te lo estuvieras preguntando, las ropas de la elfa aún estaban muy ajustadas.

“Escucha, Halkara… ¿Te han dicho que estás muy bien desarrollada?”

Ser demasiado directa podría haber sido considerado acoso sexual, así que usé una expresión más neutral.
Creí que sería mejor hacer esa pregunta pronto precisamente por ser un tema delicado.

“Me dicen que tengo un cuerpo lascivo alrededor de setecientas cincuenta veces al año.”
“¡Eso es dos veces al día!”
“Los elfos en la provincia donde vivía tienden a ser delgados, así que sobresalía demasiado. Aunque ahora estoy completamente acostumbrada, así que no es necesario que sea cuidadosa a mi alrededor.”
“Ya veo…”
“Me irritaba que todo lo que la gente viera fuera mi cuerpo. Es por eso que trabajé duro para triunfar como boticaria. Eventualmente comencé a vender mucha medicina, pero no llevó a nada viendo como Beelzebub me persigue… ha-ha-ha…”

La vida simplemente no va como quieres, ¿verdad?
En el transcurso de esa conversación, llegamos a los bosques.

Inmediatamente, nos agachamos y comenzamos a recolectar plantas.
Las cosas que recolectábamos iban a nuestras cestas, que estaban convenientemente diseñadas para ser cargadas en nuestra espalda.
Mi prioridad durante esta salida era ver como trabajaba Halkara.
No importaba si yo no recolectaba mucho. Honestamente, mi cosecha era solo un bono.
Si ella estaba usando plantas que yo no, quería que me enseñara sobre ellas.
No había pasado mucho tiempo con nadie más de mi profesión, y un intercambio de información sería más que bienvenido.
La mirada de Halkara parecía más concentrada en los árboles y el suelo que en las hierbas.

“Ah-ha, ahí estás, ahí estás.”

Ella recogió un hongo que se aferraba a la raíz de un árbol.
Entonces recogió otro desde el suelo.
Y otro que encontró escondido entre la hierba alta.
Y uno aterrador con colores brillantes y probablemente venenoso.

“¡Solo estás recogiendo hongos!”

A veces también uso esos, claro, pero nunca había sido tan meticulosa cosechándolos. De hecho, algunos de los que seleccionó Halkara eran los que yo siempre había ignorado.

“Los hongos son mi campo de especialización. Aunque solo en medicina. Algunos de estos son venenosos y peligrosos si se ingieren crudos.”
“Cierto, algunas veces los ingredientes tóxicos pueden ser usados como medicina.”
“Tal vez sea por el clima diferente en mi pueblo natal, pero la variedad aquí es bastante inusual. ¡Definitivamente vale la pena recolectar estos!”

Halkara continuó enfocándose en los hongos– o más bien, exclusivamente en los hongos.
Ella parecía más una micóloga que una boticaria.

“Este es el Hongo Gran Rey del Amanecer. Este es el Hongo Gran Círculo. También hay un Hongo Ratón Tambaleante.”

Ya sabía todos los nombres, pero había bastantes que no recordaba haber usado como medicina.
Ahora que lo pienso, los brebajes que preparan las brujas tienen algo como características regionales.
Ya que las plantas varían según el área, esto no es una sorpresa, pero aun así…
Aunque no eran peligrosos en lo más mínimo para mí, los monstruos habitaban estos bosques.
Siempre que uno pareciera que iba a atacar a Halkara, lo eliminaba y recolectaba su piedra mágica.
En algún punto, había comenzado la Clase de Hongos de Halkara. Podría usar la información para futuras referencias, así que escuché con cuidado.

“Este hongo es venenoso.”
“Sí, lo sé. El rojo es obviamente muy profundo, y simplemente se ve sospechoso.”
“¡De hecho, si lo hierves por unos diez minutos, el veneno se descompone! ¡Después de eso, es delicioso, y puedes usarlo en las comidas!”
“¡¿Huh?! ¿Puedes?”
“Por cierto, cuando los entendidos lo comen, tienden a dejar un poco del veneno. Aparentemente, los vuelve tibios, y el efecto es muy placentero.”

Sí, porque los temerarios imprudentes pueden encontrarse en cualquier parte.

“Este Champiñón Roly-Poly es pequeño, así que casi nadie le presta atención. Sin embargo, tiene una textura interesante cuando lo comes, y si lo añades a un salteado, sirve como un buen sazonador.”
“Espera, ¿también puedes comer ese? En las aldeas de por aquí no comen este tipo.”
“No te llena, y generalmente no están a la venta.”

Aprendiendo todo tipo de cosas de la maga de los hongos, antes de que lo supiera, era hora del almuerzo.
Es cierto que, cuando tienes a un especialista, incluso las cosas mundanas resultan estar llenas de todo tipo de cosas que no sabías.
El mundo luce diferente a través de los ojos de un profesional. Esto fue increíblemente informativo.
También conseguí varias recetas para preparar platos con hongos. Los prepararé para Laika y mis hijas uno de estos días.

“No tenía idea de que este viaje de recolección de hierbas acabaría siendo tan inspirador. ¡Gracias!”

Realmente había ganado mucho más de lo que imaginaba. Todos saluden a la Reina Halkara.

“No, no, me emociona que lo disfrutara. No estoy familiarizada con muchas de las plantas de aquí. Por favor enséñeme sobre ellas la próxima vez, Madame Profesora.”

Era cierto. Simplemente por ser una local, parecía que sabía más sobre ellas que Halkara.
Solo porque ella era una elfa no significaba que su conocimiento de medicina era perfecto en cada aspecto.
Cuando se trata de plantas que no son nativas de tu área, tu conocimiento está destinado a ser limitado.

“¡Además, cuando los monstruos atacaron, usted se deshizo de ellos por mí, Madame Profesora! ¡Los rumores de su tremenda fuerza eran ciertos!”
“Solo déjame los monstruos de este bosque a mí.”

Después de todo, no soy nivel 99 por nada.
Nunca perdería contra los monstruos de nivel bajo con los que te topas en estos bosques.
Solo he matado slimes y conejos gigantes, pero encontrar los últimos había sido suficiente para hacer que Halkara perdiera la calma.

“Bueno, ¿almorzamos? Traje sándwiches.”

Eran los que preparé temprano.

“¡Me encantaría, gracias! Pero ya ha hecho tanto por mí, Madame Profesora. ¡Por favor, permítame cocinar algo también!”

Con eso, Halkara sacó una parrilla y un objeto que llamaríamos mechero en Japón.
Me recordó a un experimento de cocina que hice hace mucho tiempo.
Colocó sus herramientas en una roca plana. Así que era algo como una barbacoa sencilla…

“¡En días en que recolecto hongos, me gusta cocinar los comestibles en una parrilla como esta y comerlos! Hay un arroyo por ahí, así que podré quitarle la tierra a nuestros ingredientes. ¡Estamos en el lugar perfecto para esto!”
“Hongos, ¿hmm? Eso suena delicioso, pero asegúrate de no incluir ninguno venenoso.”

Halkara golpeó su pecho.

“¡No tema! ¡Mi conocimiento fúngico es infalible!”

Supongo que confiaré en la experta.
Mientras esperábamos a que los hongos se asaran, comimos los sándwiches que había preparado.

“¡Ah, los pequeños están listos!”

Halkara sacó una botella conteniendo un líquido negro.

“Esta salsa es conocida como ‘elvin’. Es una parte esencial de la dieta élfica, tanto que toma su nombre de la palabra elfo.

Roció un poco sobre los hongos rostizados.
Chisporroteó, y el sonido realmente despertó el apetito.
La humedad había sido removida de los hongos, y en algunos, se había acumulado sobre ellos como una especia de sopa.
¿Huh? ¡Este aroma me recuerda un poco a la salsa de soja!

“La elvin se hace fermentando varios tipos de grano. Creo que el sabor sería bien recibido por toda la nación, pero no hacen mucha de ella.”

¡Así que es prima de la salsa de soja!
Atravesé un hongo humeante con un tenedor.
Estaba caliente, así que lo soplé, lo puse en mi boca, y–
“¡Ooooooh! ¡Es delicioso!”

¡Lo sencillo es lo mejor! ¡Esto es fantástico!
La elvin sabía similar a la salsa de soja.
Era más picante, pero eso era probablemente debido al método de fermentación.

“¡Oh, sake! ¡Si tuviera sake, esto sería perfecto!”

Me sentía inspirada a decir cosas como ¡¿por qué no tenemos cerveza!? Por cierto, este mundo tiene una bebida alcohólica que se parece mucho a la cerveza.

“¡Adelante, coma, por favor! ¡Cada tipo tiene una textura diferente!”

¿Quién hubiera pensado que tendríamos una fiesta de hongos en los bosques?
Cada especie tenía sus propias características únicas, y nunca se volvían aburridos.
Si seguía así, probablemente me convertiría en una sommalier de hongos.

“Aún quedan todo tipo de comestibles. El siguiente es un Hongo Sombrero Flor de Arcoíris.”

Halkara siguió asando su variedad de hongos.
También variaban en tono, tanto que estaba maravillada por lo colorido del bosque.

“Pero, estaba ciega. No sabía que existían tantos hongos comestibles. El bosque es un cofre del tesoro de ingredientes, ¿no es así?”
“Ciertamente lo es. Los elfos no son habitantes del bosque por nada. ¡También puedes usar estos en medicina y comerlos! ¡Heh-heh-heh-heh!”

El ánimo de Halkara estaba por lo cielos.
Cierto, comer afuera alrededor de una fogata de esta forma le dio a nuestra comida una atmósfera festiva.

“¡Yo, Halkara, adoraría enseñarle a los aldeanos como hacer el mejor uso posible de las maravillas del bosque, así que por favor asístame también en eso! ¡Heh-heh-heh-heh!”
“¡Esa es una gran idea! ¡Estarán encantados!”

No teníamos nada alcohólico, así que golpeamos nuestras cantimploras en un brindis improvisado.

“Tengo que dejar que mis hijas y Laika también prueben esto. Tengo que decirles lo que pueden hacer los hongos.”
“¡Sí, con mi conocimiento, puedo enseñarle tanto como quiera sobre eso! ¡Heh-heh-heh-heh-heh-heh-heh-heh!”
“Halkara, vamos, estás riendo demasiado.”
“Tienes razooon. Yo tambieeen creo que estoy riendo demasiado. Es solo que no puedo paraaar. ¡Heh-heh-heh-heh-heh!”

¿Huh?
¿Qué quiere decir con que no puede parar…?

“Um, Halkara… ¿Estás segura de que no has comido un hongo venenoso?”
“Soy una experta en hongos. Yo seee sobre hongos. Eeeste es un Hongo Sombra Marrón, ¿ve? Y eeeste es un Hongo Doncella Carmesí. Eeeste es un Hongo Sonrisa de Vaca venenoso.”
“¡Así que uno de esos era venenoso!”
“¿Huh…?”

Por unos momentos, Halkara dejó de moverse.

“Ups. Ya veo, ya veo. Puede que tenga el conocimiento, pero fui descuidada cuando los separé y accidentalmente puse uno venenoso con los comestiiibles. ¡Heh! ¡Heh-heh-heh-heh-heh-heh!”
“¡Sabes lo que haces, pero no lo pones en práctica!”

¡El descuido anula la experiencia!

“Hay, ¿está bien que comas veneno? ¿No deberías, um, devolverlo?”
“Oh, este no es un problema. Solo te hace reiiir. Me reiré por una hora o algo así, eso es tooodo. ¡Heh-heh-heh-heh!”

No se reía a carcajadas. Solo se reía entre dientes con la boca cerrada, casi como si estuviera sonriendo. De hecho era bastante espeluznante. Bueno, era una “sonrisa de vaca” después de todo.

“Si yo no he desarrollado los síntomas, debe ser que no lo he comido, ¿cierto? Sí, aún no he tocado ese.”
“Cierto. ¡Pfft!

Esa risa suena un poco pretenciosa.

“Escucha, ahora estoy preocupada. ¿Podrías revisar los otros hongos también? Separaste una variedad como ‘comestible’.”
“De acuerdo, los revisaré a todos. Los Hongos Rayados no son venenosos. Los Hongos Cono Naranja no lo son. Los Champiñones Triangulares lo son.”
“¡Había otro tipo venenoso ahí!”
“¡Aaaaaaaah! ¡Tiene razón! ¡Puse uno de la zona medicinal!”

¿Alguien tan distraída debería estar haciendo medicina…?
Puedo imaginármela admitiendo casualmente, ups, lo siento, esa era una dosis letal.

“Tampoco he comido de ese tipo. Supongo que es algo.”
“Yo sí.”

Ella vive como si fuera un experimento biomédico.
Incluso aunque no se notaba en su voz, Halkara siguió sonriendo debido al efecto del veneno.

“¿Qué clase de síntomas te da este?”
“Causa euforia mental y física, pero a diferencia de una droga, no es adictiva. A veces lo convierto en polvo y mezclo un poco en una prescripción para gente terriblemente deprimida. Si se ingiere en grandes cantidades, se dice que tiene un efecto afrodisíaco.”
“¿Afro–qué?”

La había escuchado correctamente pero realmente esperaba que no fuera así.

“Significa que hace que te sientas traviesa temporalmente– ¿Huh?”

Halkara comenzó a mirarme fijamente.
Dio un paso adelante.
Me estaba poniendo nerviosa, así que di un paso atrás.

“¿Por qué está retrocediendo, Madame Profesora?”
“Porque puede que hayas sido envenenada.”

Halkara deslizó sus dedos por la línea de su cuello de forma que enfatizaba su escote.

“Madame Profesora, ¿l-le gustaría hacer algo divertido conmigo…? De hecho, por favor hágalo.”
“¡No gracias!”

Esa toxina definitivamente había funcionado.
Me puse de pie. ¡El peligro se aproximaba!
Naturalmente, Halkara siguió.

“¡Todo está bien! ¡Prometo que se sentirá realmente bien!”
“¡Eso no es en lo que baso mis decisiones!”

Qué bueno que no traje a Falfa y Shalsha…
Esto hubiera sido inapropiado, y no hubiera sido cosa de risa si intentaba algo con mis hijas.
Técnicamente, tenía el hechizo de Levitación, así que si todo lo que iba a hacer era escapar, podría haber ganado fácilmente. Sin embargo, dejar a una elfa lasciva con esa figura suelta en los bosques probablemente no era buena idea.
Podrías decir que, como su profesora, su bienestar era mi responsabilidad, y si se topaba con un aldeano cazando animales, la virtud de Halkara podría estar en peligro.

“¡Espera! ¡Tengo un hechizo de Desintoxicar, ¿no es verdad?!”

Extendí mi mano derecha hacia Halkara.
Solo que… Desintoxicar no es efectivo a menos que toques a la otra persona…
El simple acto de tocar a Halkara parecía riesgoso. Sospechaba que ella intentaría algo conmigo antes de que la desintoxicara por completo.
¡C-Creo que solo seguiré corriendo…!

“¡Por favor espere, Madame Profesora!”
“De cierta forma, mi aprendiz, tienes suerte de que sea mujer.”

No podía negar que, si hubiera sido hombre, podría haber sucumbido a mis deseos.
El cuerpo de Halkara simplemente parecía increíblemente suave. Tenía curvas en todos los lugares correctos.
Por el contrario, su cuerpo no le daba una ventaja atlética, así que corrí frente a Halkara, frecuentemente mirando hacia atrás para ver cómo iba.
¿Por qué estaba haciendo eso? Porque esto era un bosque, y tenía sus peligros.
Abruptamente, el rostro de Halkara desapareció de mi vista.

“¡Agh! ¡Me caigo, voy a caeeer!”

Halkara había dado un mal paso y comenzaba a deslizarse por una colina.
Era tierra, así que probablemente no iba a morir, pero era probable que se torciera una pierna o se raspara.

“¡Oh, en serio…!”

Me di la vuelta rápidamente, estiré una mano, y tomé una de las de Halkara.
Agilidad: 841.
Mis asombrosas estadísticas lo hicieron posible.

“S-Salvó mi vida… Madame Profesora…”
“Eres una aprendiz problemática, ¿no es verdad?”
“Me salvó. ¿Eso significa que realmente le gusto, Madame Profesora?”
“Aún no ha pasado el efecto…”

Más tarde, una vez que todo el veneno salió de su sistema, Halkara siguió inclinándose una y otra vez disculpándose.

“¡Lo lamento muchísimo! ¡De verdad! ¡Lo siento! ¡Le causé tantos problemas!”
“Sí que lo hiciste. Aun así, lo hecho, hecho está, y no tiene sentido hablar sobre eso. Dejemos eso en el pasado.”
“¡Muchas gracias!”

Halkara sonrió.
Esta boticaria comete muchos errores, pero es difícil odiar esa sonrisa.

“Aunque si parece que vas a volver a causar problemas, haré la llamada.”
“¿Llamada? ¿Qué llamada?”
“Beelzebub.”
Halkara palideció. “¡Todo menos eso!”


Esa tarde, después de que Halkara y yo regresáramos del bosque, comenzamos a preparar farmacéuticos.
Eso no era parte del plan, pero Halkara había remarcado, “Me gustaría vender medicina para ganar dinero.”
Las boticarias hacían todo desde manufacturar medicina hasta venderla, y aparentemente, ella quería ganar dinero por su cuenta para contribuir al ingreso de la casa. “Me estoy quedando con usted por nada, así que no puedo ser arrogante,” explicó.
Todo lo que uno necesitaba para hacer medicina ya estaba en su lugar.
Ya que una bruja – para servirle – ha vivido en esta casa por tantos años, hay un laboratorio.
También hay un pequeño cuarto para secar hierbas y hongos.
Esto es porque algunos tipos son menos efectivos si contienen humedad.
Cuando se trataba de mezclar medicinas, Halkara hacia las cosas apropiadamente.
Sin embargo, más que curar enfermedades o tratar síntomas, la mayoría de sus brebajes eran para mantenerse saludable o dar energía al cuerpo. Eran del tipo que se supone tomas diariamente.

“Creo que está bien que los remedios naturales sean confeccionados de esta manera.”
“Lo sé pero, ¿funcionan con enfermedades?”
“Es más eficiente hacer que el cuerpo mismo esté saludable, ¿no es así?”

Si mis valores estaban más cerca de la medicina occidental, los de Halkara probablemente se acercaban más a la medicina oriental tradicional.
No era cuestión de cuál era mejor. Ambas son necesarias.
Por esa razón, estaba agradecida de que haya venido aquí. Había mucho que yo podía ganar también.
Por supuesto, también hago elixires con la salud de los aldeanos en mente, pero no había dedicado tiempo pensando seriamente en algo para tomar regularmente.
Además, las píldoras diarias se vuelven caras, así que son difíciles de vender.
Aparentemente, ya que Halkara podía hacer las suyas con relativa facilidad, ella era capaz de mantener sus precios bajos.
En ese momento, Laika trajo algo de té herbal. “Ustedes dos deben estar cansadas por todo ese trabajo duro.”
“Gracias, Laika. ¿Las chicas se portaron bien?”
“Después de almorzar, les dio sueño y fueron a tomar una siesta. Puede que se hayan levantado más temprano de lo normal esta mañana. Están durmiendo en la misma cama.”
“Es tentador ir a espiarlas mientras duermen, pero podría despertarlas, así que me aguantaré.”

Esas dos eran increíblemente lindas mientras dormían. Especialmente luego de cansarse y quedarse dormidas en la misma cama. Son tan adorables que es frustrante que este mundo no tenga cámaras.

“¿Cómo salió la recolección de hierbas?”

El rostro de Halkara se enrojeció.

“Lo arruiné…”
“¿Lo arruinaste?”
“Lo siento. Por favor no pidas detalles. Estoy tan avergonzada que podría morir…”

Creí que sería cruel atacar a los caídos, así que decidí no decir nada.

“Pues bien, Halkara. Mañana, si el clima es bueno, te presentaré en la aldea. Es un lugar pequeño, así que las noticias viajan rápido de todas formas.”
“Muy bien. ¡Se lo encargo, Madame Profesora!”

Halkara se tomó la molestia de levantar una mano mientras respondía.
Todo sobre ella era indiscreto.
Ella había estado llevando una compañía hasta ahora, lo que hacía que me preguntara como habían sido las cosas realmente, pero de hecho, era probable que no pudieras hacer cosas grandes como esa sin una cierta falta de discreción. Después de todo, alguien cuidadoso nunca se lanzaría a un negocio.
Por otro lado, podrías decir que lo de mezclar los hongos era resultado de esa imprudencia.
Era tanto algo bueno como malo. Era algo complicado.

“Entonces prepara algo de medicina para llevar mañana. Hay una tienda que vende cosas por encargo para mí. Diremos que esta es una medicina hecha por la nueva bruja y la dejaremos ahí.”
“¡De acuerdo! En ese caso, sería mejor si hago algo distinto a lo suyo, Madame Profesora.”
“Cierto. Esas píldoras que ayudan al sistema digestivo podrían servir– o las que restauran los nutrientes perdidos.”

¿Estos serían llamados suplementos alimenticios?
Después de eso, miré a Halkara de arriba abajo nuevamente.

“También deberíamos pedir que te hagan algunas ropas.”

Este atuendo no mantenía a raya los encantos de Halkara en lo más mínimo. Puede que esté un poco corto de tela.

“Um, esto parece estar bien. Se siente como si se hubiera estirado mientras lo usaba.”
“Estirado… se estiró, ¿huh…?”

No estaba muy interesada en sus estadísticas, pero tenía mucha curiosidad sobre sus medidas.
Para la cena, colocamos los hongos que Halkara había recogido sobre la mesa.
La hice revisar para estar absolutamente segura de que no eran venenosos antes de que los cocinara.
Ingerir veneno no era bueno para nadie, pero el daño podría ser particularmente serio para los pequeños cuerpos de mis hijas.

“Si cortas estos Hongos Rayados, los salteas con pollo, brócoli y mucha sal, son bastante buenos. También van bien con licor.”

Había tomado la oportunidad de pararme en la cocina y verla cocinar.

“Los Hongo Sombrero Flor de Arcoíris se ponen duros, así que hagámoslos estofado.”

¿Esto era cocina improvisada con hongos?
Los platos de Halkara salieron increíblemente bien, y yo también estaba bastante satisfecha.
Gracias a ella, el repertorio de recetas en la casa de las colinas parecía estar listo para expandirse bastante.


AnteriorÍndice – Siguiente

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s