Yuusha ni Horobosareru – Volumen 1 – Capitulo 46

banner

Capitulo 46

“No están aquí…”

Un gigante usando una armadura de hierro resplandeciente murmuró eso.
Él suspiró decepcionado, pero solo estaba decepcionado al nivel de esperar tener éxito la próxima vez.
Este era un lugar donde muchos árboles talados fueron dejados atrás.
El compañero del gigante había encontrado un Humano aquí no hace mucho.
Él inmediatamente entendió que ese hombre Humano armado con un hacha estaba cortando un árbol.
Dijo que ya que era una gran oportunidad, él inmediatamente se abalanzó y lo mató de un solo ataque.
El hombre le hizo una pregunta a su compañero que había traído un Humano como presumiendo.
Él preguntó “¿Qué intentaba hacer ese Humano cortando árboles?”
Al final, los gigantes no sabían por qué el Humano estaba cortando árboles incluso después de discutirlo, pero entendieron que los Humanos vendrían al bosque para cortar árboles con solo ver este lugar.
Lo que había aquí eran muchos tocones hechos al cortar árboles.
Ellos pensaron que tal vez tenían pensado vivir aquí, pero en este caso, eran solo hombres que venían aquí.
Además, no habían visto a ninguno en los últimos días.
Por alguna razón, tal vez estén en guardia, pero si fuera así, puede que tuviera que ir un poco más lejos para cazar Humanos.
Pensando eso, el Ogro acarició los dos esplendidos cuernos que crecían de su cabeza.

“… Supongo que daré la vuelta.”

Mientras murmuraba eso, el Ogro se dio la vuelta.
*Gachari* El pequeño sonido metálico que produjo la armadura era algo a lo que el Ogro estaba acostumbrado.
Sin embargo, para la jovencita verde que estaba ocultando su presencia sobre los árboles, ese sonido era ruidoso.

“…”

Mientras veía al Ogro que estaba abajo, Nino repensó los detalles de la estrategia.
Este lugar era el área de trabajo de los leñadores– era un sitio de tala.
Seguramente, era el lugar las personas desaparecidas– o más bien, los Humanos que se habían convertido en comida de Ogros, habían empezado a aparecer, y probablemente era un lugar que entraba en la ruta de patrulla de los Ogros.
La estrategia que Shion ideó era extremadamente simple.
Ella seguiría al Ogro que viniera al sitio de tala y descubriría su base.
Eso era todo.
Y, la que tenía las mayores probabilidades de éxito en eso era Nino.
Era posible para Luuty, que era una Sylphid cuyo fuerte es el bosque, pero Shion asignó a Nino.
Esto no era solo porque Shion podía confiar en Nino, sino que también tenía expectativas por el poder de la habilidad de Nino, los [Ojos Mágicos del Verdor], los cuales habían mantenido en secreto.

“Mu.”

Mientras veía al Ogro que estaba cosechando hongos, Nino pensó.
Este Ogro, con solo verlo era obvio que era un Mazoku.
Ella encontró difícil perdonarle que no estuviera bajo las órdenes del Rey Demonio Vermudol, pero ella no veía ningún tipo de acción vergonzosa para un Mazoku en él.
Él parecía tener más inteligencia que un Goblin, y aunque no estaba al nivel de los Beastia, parecía que sus dedos eran habilidosos.
Esos tipos llamados Alva estaban fuera de cuestión, pero dependiendo de la situación, Nino sintió que estaría bien que los Ogros cayeran bajo el mando del ejército del Rey Demonio.
No podían entrar como subordinados de Nino, pero si fueran mandados al área de Sancreed, parecían capaces de manejar una buena cantidad de trabajo.

“Umu.”

Cargando hongos luciendo satisfecho, el Ogro resumió su trayecto.
Nino saltó de árbol en árbol siguiéndolo.
Los sonidos que deberían haber sido hechos por ella fueron camuflados por la habilidad de manipulación de las plantas de los [Ojos Mágicos del Verdor].
Dentro del bosque donde el susurro de los árboles resonaba naturalmente, a menos que una gran cantidad de coincidencias ocurrieran al mismo tiempo, era casi imposible notar a Nino mientras usaba sus [Ojos Mágicos del Verdor].
De hecho, el Ogro no la notó en lo más mínimo y caminó mientras tarareaba una melodía.

“… Aunque es desafortunado, no se puede evitar.”

Con un volumen que no podía ser escuchado por nadie, Nino murmuró.
Se podría decir que la desgracia de los Ogros era que habían nacido en el Continente Shutaia.
La misma existencia de estos Ogros hacía que la humanidad se sintiera ansiosa, y pronto sería conectada a la teoría de resurrección de Rey Demonio.
Llegados a eso, el Héroe volvería a aparecer.
Por supuesto, Nino personalmente no tenía intención de perder.
Viendo como ella había sido capaz de infiltrarse en este país, incluso si el Héroe fuera invocado, la oportunidad de matarlos llegaría en cualquier momento.
No, al contrario, ella podría hacer que incluso el castillo real cayera de inmediato.
En cuanto a la razón para que Shion no implementara eso, incluso Nino entendió que era porque Shion tenía un misterioso apego a los Humanos por alguna razón.
Parecía que Ichika sabía algo, pero sin importar cuantas veces Nino le preguntara, ella no respondía.
Después de venir al Continente Shutaia, Nino también entró en contacto con Humanos, pero no eran nada más que días dolorosos en los que sintió una trinchera imposible de llenar.
Eran montones de veneno podrido que escupían cumplidos insinceros.
Nino era incapaz de entender por qué Shion estaba tan apegado a los Humanos que eran inferiores incluso a los Amoeba.
… Sin embargo, Nino sintió que recientemente, su apego parecía estar desvaneciéndose poco a poco.
Sin embargo, aún no se había ido por completo.
Además, ella podía entender la razón de que Shion quisiera evitar la guerra con la humanidad, y en consecuencia evitar la Invocación del Héroe.
Era por esa razón que ahora no se podía evitar.

“Estoy de vuelta. No encontré ningún Humano.”

Un lugar que parecía ser un espacio abierto había sido hecho dentro del bosque.
Viendo el grupo de Ogros que estaban ahí, Nino hizo una pequeña sonrisa.
Así es, ahora mismo no se podía evitar.
Tampoco se podía evitar que ella se estuviera moviendo para dispersar la ansiedad de los Humanos.
Tampoco se podía evitar que ella estuviera viajando con Humanos.
Tampoco se podía evitar que ella no pudiera cortar a ninguno de ellos en este lugar para pretender ser una Humana normal.
Tampoco se podía evitar que los Ogros de este lugar fueran aniquilados junto a los Humanos.

“No se puede evitar… después de todo, es por el bien de Shion-sama.”

Es por eso que, ella murmuró “Mueran” en su mente.
Y así, Nino regresó por donde vino con un oscuro brillo en sus ojos verdes.

“… Los he encontrado, Shion-sama. Son cinco… es un límite aceptable.”
“Ahh, buen trabajo, Nino. Pues bien, supongo que deberíamos ponernos en marcha.”

Y así, Shion le regresó una sonrisa oscura a Nino sin que nadie más lo notara.
Se dirigían al lugar donde estaban los Ogros.
Mientras Kain y los otros estuvieran ahí, no podían ir con todo, pero eso probablemente sería suficiente.
O más bien, Shion no tenía ganas de derrotarlos proactivamente.
Su mirada se dirigió hacia Sharon– hacia la joven de cabello azul que se dice puede usar Magia de Invocación.

“… Estoy deseando verlo.”

Murmuró Shion suavemente.
Esas palabras no alcanzaron los oídos de nadie excepto Nino.


AnteriorÍndice – Siguiente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s