I’ve Been Killing Slimes for 300 Years – Volumen 1 – Capitulo 6 – Parte 1

I've Been Killing Slimes for 300 Years and Maxed Out My Level v0

Capitulo 6: Beelzebub estuvo aquí
Parte 1

Al día siguiente, el cielo estaba despejado, así que Halkara y yo partimos hacia la aldea de Flatta juntas.
Nos encontramos slimes en el camino, así que lo cacé con precisión, y luego tomé sus piedras mágicas.

“Madame Profesora, de verdad es una experta en eliminar slimes, ¿verdad?”
“Sí, porque lo he estado haciendo por tres siglos. Soy algo así como una practicante de una técnica tradicional. Esta vez inténtalo tú, Halkara.”

Halkara blandió un bastón hecho de roble.

“¡Toma eso, y eso!”

Rebotaron.
No creerías como rebotaron sus pechos.
Rebotaban a tal punto que hace que te preguntes, ¿Cuál es el slime, huh?

“Whew… de alguna forma logré matar uno.”
“Suertuda…”
“¿Qué cosa?”
“No, nada. Olvídalo.”

Probablemente había muchos deméritos como hombros tiesos y eso, pero por solo un día, me encantaría experimentar ese sentimiento.

Y entonces, ganando algo de cambio en el camino, llegamos a Flatta.
La aldea era tan pacífica como siempre.

“El aire en aldeas en las colinas es encantador, ¿no es así? Es tan seco.”
“Eso he oído. Nunca he dejado el área, así que en realidad no conozco la diferencia.”

Muy bien, primero deberíamos dar un paseo por la aldea.
Ya que ella iba a estar viviendo conmigo, era mejor presentarla a todos desde el principio.
Después de todo, si la gente pensaba que ella era una elfa misteriosa, se hablaría más de ella. Si les decía que ella era mi aprendiz, sería más fácil convencerlos.
Dejando eso de lado, últimamente mi familia ha estado creciendo rápidamente.
Si vives por mucho tiempo, tu familia probablemente se expandirá algunas veces. Apuesto a que es así.
Pensé que deberíamos empezar caminando por la calle de las tiendas, que también resulta ser la calle principal de la aldea.
Siempre que veíamos personas, saludábamos a cada uno de ellos. “Buenos días.” “Buenos días.” Me sentía como un político antes de una elección.
Por supuesto, el “Buenos días” no era el objetivo. Lo que estaba haciendo era presentar a Halkara.
Primero, divisé a una anciana que iba pasando.

“¡Buenos días!”
“Bueno, bueno, gran Bruja de las Colinas. Buenos días a usted.”

En esta aldea, no hay nadie que no conozca a la Bruja de las Colinas.
Tengo un índice de aprobación del 100 por ciento. Normalmente, eso solo pasa en una dictadura.
Es el resultado de la confianza que he construido por más de trescientos años.

“Vine a presentar a mi nueva aprendiz. Esta es mi estudiante elfa, Akikana.”
“S-Soy Akikana… ¡hago medicinas! ¡Trabajaré muy duro!”
“Oh, una elfa, ¿eh? No he visto muchas. Es bueno conocerte.”

Genial, una menos.
Si seguía así por un buen rato, “Akikana” se mezclaría en la aldea.
Después de eso, nadie pensaría que una elfa rara se había unido a ellos.
Naturalmente, Akikana era un alias.
Si la presentábamos como Halkara, era probable que alguien que supiera sobre el cartel de se busca se enterara.
Sin embargo, a mitad de las presentaciones, la atmósfera se volvió notablemente extraña.
Alrededor de una de cada dos aldeanos reaccionó incómodamente.
No lo entendí al principio, pero gradualmente, comencé a entender.
Prácticamente cada hombre estaba mirando al pecho de Halkara.
En cierto punto, alguien que iba pasando dijo algo como, “N-Nunca había visto u-un pecho como ese en esta aldea…” y un niño exclamó, “¡Señorita, sus tetas son enormes!” así que dudo que estuviera equivocada.

“¿Los hombres realmente prestan tanta atención a los pechos? Uno pensaría que habría uno o dos a los que no les importa, ¿verdad?”

¿Era siquiera posible este índice del 100 por ciento? Normalmente, eso solo pasa en una dictadura. Alrededor de una de cada diez personas no es fan de los pechos grandes, ¿verdad? Esto era un tipo completamente distinto de notoriedad.

“Oh… No, normalmente es así. Sé que están viéndome. Tener a los hombres viéndome es vergonzoso, pero… es algo así como mi parte en la vida, así que…”

Parecía que Halkara se había dado por vencida. Tener un pecho considerable es más duro de lo que uno pensaría.

“Incluso con la gente que dice preferir los pechos pequeños, sus ojos simplemente gravitan hacia un pecho amplio cuando lo ven, o eso he oído. Es algo así como estar sorprendido por ver a alguien muy alto.”
“Ya veo.”
“Así que, Madame Profesora, por favor crea en usted misma.”
“¡¿Disculpa?! ¡No hables como si no creyera en mi misma!”
“¡Incluso si su busto es pequeño, puede vivir con confianza!”
“¡No lo llames ‘pequeño’ así como así! ¡C-Como sea, no es tan pequeño!”

Que aprendiz tan grosera.
A continuación, pasamos por la tienda general de la aldea.
Esta era la tienda que vendía mis medicinas por encargo.
Estaba planeando hacer que también se abastecieran de las medicinas de Halkara. No tenían ninguna razón para negarse, así que el asunto se solucionó fácilmente.

“Soy Akikana, una elfa boticaria. Espero poder hacer negocios con usted. Estas son píldoras que hice. Este tipo es bueno para la digestión, y las otras pueden ser usadas como suplemento nutricional.”
El hombre que atendía la tienda dijo, “Puedes apostarlo. Si eres la aprendiz de la gran Bruja de las Colinas, se venderán realmente bien.”

Pero entonces, por alguna razón, su expresión se oscureció.

“Em, jovencita… ¿Dices que eres una boticaria? ¿Más o menos por cuantos años has estado haciendo eso?”
“¡Oh, ¿está preocupado por mis ingredientes ya que acabo de convertirme en una aprendiz?! ¡Me convertí en una aprendiz recientemente, pero he estado trabajando como boticaria por varias décadas!”
“Y-Ya veo… En otras palabras, eres una elfa con una larga carrera como boticaria…”

¿Qué es esto? Comienza a sentirse como un interrogatorio.
¿Había algo sospechoso sobre nosotras?

“Por cierto, ¿de qué provincia eres?”
“Hrant.”
“Ya veo… No, no te preocupes. Apuesto a que es algún tipo de error. Estoy seguro.”

Realmente quería preguntar exactamente de qué se trataba esto, pero sospechando que no me convenía, simplemente salimos de la tienda.

“Muy bien, cumplimos nuestro objetivo principal. Ahora simplemente iremos por ahí saludando personas y volveremos a casa.”
“Tiene razón. Um, antes, sentí como que estaba haciendo muchas preguntas sobre mis antecedentes… Sobre mi provincia y esas cosas…”
“Tal vez tu acento llamó su atención. Las distintas regiones tienen diferentes entonaciones, ¿sabes? Ha-ha…”

Después de eso, mientras hacíamos nuestra ronda de presentaciones, la gente comenzó a fijarse mucho en Halkara.
Hasta hace un minuto, las únicas miradas habían sido de hombres y dirigidas a su pecho, pero ahora también estábamos recibiéndolas de las mujeres.
Algo estaba mal… No solo eso, sino que el cambió había sido muy abrupto.
Finalmente, paramos en el gremio para saludar.

“Natalie, buenos días. Vine a presentar a mi aprendiz.”
“¡Aaaaaaaaaaaaah!”

Por alguna razón, Natalie saltó de su silla y retrocedió.
¿Qué pasa con esa reacción? Uno pensaría que vio a un monstruo…

“Um, Soy Akikana, una elfa boticaria… Espero poder hacer negocios con usted…”
“¿Eres la que estaba manufacturando Nutri-Espíritus en Hrant?”
“¡Oh vaya, sabes sobre eso! Eso es impresionante. De verdad, estoy realmente conmovida de que hayas escuchado sobre mí desde aquí.”

Golpee apresuradamente a Halkara con el codo. ¡El hecho de que ella hizo Nutri-Espíritus no estaba en el libreto!

“Oh, cierto… Um, la elfa que hizo Nutri-Espíritus es una pariente lejana mía. Su nombre es Halkara, y ella es una chica tonta, del tipo que come hongos venenosos por error…”

Halkara comenzó a intentar cubrir sus huellas.

“Ya veo… Verán, esta mañana, un aventurero pasó por el gremio. Él dijo que si veíamos a una persona que coincidiera con esta descripción se lo hiciéramos saber.”

El papel que Natalie sacó era el cartel de se busca que Halkara me había mostrado (aunque este había sido traducido desde el lenguaje de los demonios al humano).

15 (esp)

“¡Aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaah! ¡¡¡¡¡¡Se está esparcieeeeeeeeendoooo!!!!!!” Gritó Halkara.

Yo también quería gritar.
¿Era por esto que todos habían estado tan enfocados en ella? ¿Se habían estado preguntando si era esta elfa…? Estaba aliviada de haber usado un alias.

“Huh. Una elfa de Hrant. Que coincidencia. Aun así, su nombre es distinto, así que no tiene nada que ver con mi aprendiz Akikana. Mm-hmm, sí, me alegre que ella no esté involucrada en absoluto.”

Mi estrategia: pasar directamente sobre esto.

“Y-Ya veo… Tiene razón…”
“Por cierto, ¿a dónde fue el aventurero que trajo este cartel de se busca?”
“Él simplemente dio una rápida vuelta por la aldea, preguntando si había algún elfo. Aunque, evidentemente, él no creyó que ella estuviera aquí. Ya se fue a otra aldea.”

Así que no nos encontramos.
Era un alivio, pero pronto se correría el rumor.
Teníamos que idear contramedidas, y rápido.


AnteriorÍndice – Siguiente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s