I’ve Been Killing Slimes for 300 Years – Volumen 1 – Capitulo 8

I've Been Killing Slimes for 300 Years and Maxed Out My Level v0

Capitulo 8: La gran batalla de los dragones

La batalla de los dragones se había calentado dramáticamente.
Los combatientes se lanzaron alientos unos a otros e infligieron heridas físicas atacando con sus manos y colas. Ya que ambos grupos tenían cuerpos enormes, la pelea era vagamente fea y confusa, pero el daño potencial que podían hacer era aterrador.
Lentamente, agarrando la mano de mis hijas, intenté alejarme del centro del campo de batalla. Si hubiera estado sola, no me hubiera importado unirme a la lucha, pero si un aliento congelador como el de recién les diera directamente, las vidas de mis hijas y Halkara hubieran estado en peligro.
A menudo, disparos perdidos casi nos golpean, así que los bloquee con fuego.

“Suena a que esto es simplemente acoso y nadie está intentando seriamente matar, pero todos son dragones, y la escala es enorme. Si humanos ordinarios se ven involucrados, simplemente morirán.”
“Ahhhh… No puedo soportarlo más… Mis piernas están temblando, y creo que se van a congelar…”
“Si dejas de moverte, morirás. Camina, incluso si tienes que forzarte.”
“D-De acuerdo…”

Halkara estaba al borde de las lágrimas, pero era necesario que lo soportara. No había otra forma.
Pues bien, la pregunta era, ¿dónde estaríamos realmente a salvo? A este paso, retroceder sería mejor que seguir adelante.
Dicho eso, los dragones azules habían cargado hacia la retaguardia también. Ya que nuestros oponentes podían volar, naturalmente podían rodearnos.
Los platos de la fiesta estaban siendo volteados y pisoteados.
Hmm. Esto es bastante exasperante.
Podía entender la envidia por la felicidad de alguien más.
A menos que fueras un santo, todo el mundo se siente así a veces.
Pero llegar a romper cosas era imperdonable.
No deberías realmente matar a los normis con fuego, y no deberías arruinar fiestas.
Quería gritarles que dejaran de fastidiar. De hecho, quería unirme a la pelea.
Dicho eso, proteger a las no combatientes venía primero. No era momento de saltar a la sangrienta y violenta lucha.
Lenta, lentamente, nos retiramos.
Laika estaba escupiendo llamas y peleando junto a la novia y el novio.
Como esperaba de alguien que me había desafiado a una pelea, ella podía defenderse. Ella probablemente era la más fuerte de los dragones rojos.
Era tan buena que, aunque los dragones femeninos eran significativamente más pequeños que sus contrapartes machos, ella se las estaba arreglando para pelear con dos machos al mismo tiempo.

“Pelea bien, mi aprendiz.”

Migramos hacia un bosque que todavía estaba casi intacto.

“Falfa, Shalsha, ustedes deberían estar bien aquí, así que esperen un poco más. Las salvaré, lo prometo.”
“Uh-huh. Seré paciente…”
“Eres una buena niña, Falfa.”

Falfa estaba combatiendo desesperadamente las lágrimas.

“Mamá, perdón por hacer que te preocupes.”
“No tienes que disculparte por eso, Shalsha. No has hecho nada malo, ¿no es verdad? No sientas que tienes que disculparte cuando no es necesario.”

Shalsha tendía a ser un poco demasiado seria. Aun así, ahora mismo, salvarlas era lo que importaba.
Halkara estaba murmurando, cantando algo que sonaba como un extraño sutra Budista.

“Halkara, ¿qué es eso?”
“Es un encanto transmitido entre los elfos. Te permite alcanzar tu destino a salvo sin ser atacado por animales en los bosques, y nunca falla. Mi abuelo dijo que nadie que cantara esto se había encontrado con bestias peligrosas en los bosques.”

Me pregunto si esta es la versión de otro mundo de volverse repentinamente religioso en momentos de necesidad…
Un dragón azul aterrizó justo frente a nosotras.
No solo eso, sino que era uno inusualmente grande. Su mirada parecía algo afilada y fría.

“Ustedes son amigos de los dragones rojos del Monte Rokko, ¿no es así?”
“¿Y qué si lo somos?”
“Les arrancaré las piernas aquí mismo. Si salen heridas, eso arruinará completamente la boda de los dragones rojos.”

Algo dentro de mi reventó.

“Lo siento, pero esto va a doler un–”
“Escúchame. ¿Realmente planeas aterrorizar niñas pequeñas (cincuenta años) solo para fastidiar a alguien más? Es una mala señal cuando tu cerebro trabaja de esa forma a tu edad, ¿no crees? ¿Qué clase de vida inútil y asquerosa llevas? ¿Para qué has vivido todo este tiempo? ¡¿Vas a presumir con otros algo como, ‘¡Asusté a unas niñas pequeñas!’ o algo?!”

Por naturaleza, tiendo a no enojarme, pero por primera vez en mucho tiempo, puede que haya perdido la calma.

“¿Huh? Bueno, quiero decir, a eso vinimos hasta aquí–”
“¡Sabes que eso no es razón!”

Me acerqué rápidamente al dragón, levanté una pierna – sin preocuparme de que estaba usando un vestido – y lo patee.
¡Thwok!
El rostro del dragón se retorció por el dolor.
Por supuesto, eso no era suficiente.
Después de todo, este tipo realmente había declarado su intención de lastimar a mis hijas.
Como madre, no había forma de que perdonara eso.
Esta vez, le di un puñetazo con mi mano derecha.
¡Krakk!
Era una combinación que no le daba oportunidad de contraatacar. No iba a dejar que fuera a la ofensiva.

“O-Ow… ¿Q-Qué eres, mujer…? ¿Qué clase de truco es este?”

¿Truco? No hay truco.
Simplemente soy nivel 99, eso es todo.

Usando Levitación, me elevé hasta estar al nivel del rostro del dragón, y entonces lo patee una y otra vez.
Lo rematé con un uppercut al lado de su nariz.
Aparentemente, le había causado una contusión, y el dragón golpeó el suelo.
Por ahora, había sacado a las no combatientes de peligro.
Este dragón ya estaba inconsciente y babeando, probablemente no se levantaría a pelear por un rato.

“¡Mami, eres dura! ¡Woooow!”
“Realmente te respeto, Mamá…”
“Gracias, chicas. ¡Si me animan, me meteré aún más en esto!”

Justo entonces, se me ocurrió una idea.
No había dragones enemigos en el bosque detrás de nosotras.
En otras palabras, si abrumaba a todos los enemigos, mis hijas estarían completamente a salvo.
Muy bien. Supongo que es hora de enloquecer un poco.
Si todo lo que querían era abusar de la gente, no me molestaría para nada aplastarlos.
Infligiré cicatrices emocionales que no olvidarán por un siglo o dos. Pagarán caro el haber hecho enojar a la Bruja de las Colinas.

“Halkara, toma a Falfa y Shalsha y ve a esconderte a alguna parte.”
“¡D-De acuerdo! Espere, Madame Profesora, ¿va a ir para allá?”
“Está bien. No dejaré que ni un solo dragón enemigo venga aquí.”

Agarré la cola del dragón que había derrotado.
No era completamente imposible que despertara, así que pensé llevarlo conmigo.
Con el dragón como equipaje, corrí hacia el campo de batalla.

No había pasado mucho tiempo, pero el escándalo se había expandido.
Técnicamente, ya que esto era una pelea entre dragones, eso era natural. Con ese tamaño, era difícil no verlos.
Deshaciéndome del equipaje en un lugar que parecía apropiado, usé levitación para reducir la distancia rápidamente.

“¡Me voy a encargar de todos estos cretinos azules!”

Si apuntas a su rostro, los dragones son fáciles de derrotar, acabo de aprenderlo.
Lancé animadamente hechizos de Llamas a los hocicos de los dragones.

“¡Waaaaugh!” “¡Eeeeeeek!”

Gritaron. Si vas por el rostro, incluso los humanos se estremecerán. Lo siento, pero no tendré piedad.
A modo de saludo, lancé fuego.
Algunos dragones escupieron aliento congelador hacia mi, pero fue una idea estúpida.
Después de todo, estaba lanzando llamas, así que obviamente era capaz de cancelarlo.
Si crees que los hechizos de fuego de los humanos no son gran cosa, estás completamente equivocado.
Como golpe de gracia, decidí usar ataques físicos. Consideré usar hechizos de Rayo, pero es increíblemente difícil ajustar el poder de esos. Pensé que matar a alguien sería demasiado, así que quería dar el golpe final deteniéndome un poco antes de eso pasara. Tuve cuidado para evitar una matanza sin sentido.
Por lo general, golpeo sus rostros, intentando noquearlos.
Ya que eran seres inteligentes, un ataque a sus cabezas y el cerebro que estaba adentro probablemente los petrificaría y evitaría que se movieran. Entonces los atacaba con una lluvia de golpes.
Tres dragones cayeron pesadamente, eso marcó un comienzo prometedor.
Tal vez use un hechizo de viento esta vez.
Me elevé sobre las cabezas de los dragones, y envié un torbellino abajo directamente hacia ellos.
Devorados por el vórtice, dos dragones se estrellaron en el suelo.

“¡Lady Azusa! ¡Muchas gracias!”

Detrás de mi, escuché la voz de Laika. Ella estaba volando por el campo de batalla aéreo.

“Estos idiotas realmente me hicieron enojar, así que decidí darles una paliza. ¡No estaré satisfecha a menos que los castigue!”

Incluso mientras hablaba, adorné a otro dragón. Castigo por puñetazo.
La gente dice que cuando golpeas a alguien, también te duele, pero yo no sentí mucho dolor. Además, incluso si lo hubiera sentido, lo hubiera soportado. Esto era la guerra.

“Laika, tenemos que apresurarnos y terminar con todo aquí, entonces ir al volcán. ¡Suena a que también están atacando ahí!”
“¡Muy bien! ¡Gracias a sus esfuerzos, Lady Azusa, tenemos la ventaja aquí! ¡Si esto sigue así, ganaremos!”

Ahora que lo mencionaba, el número de dragones azules combatientes había disminuido. Pensé que me había encargado de un tercio de ellos por mi cuenta. Bueno, claro, si derribamos tantos, las cosas deberían funcionar de alguna forma.
Continuamos con la limpieza, y entonces–

“¿Qué demonios eres tu?” Preguntó con sospecha un dragón azul.

Oh, este es líder del otro lado.

“Tu eres, um, ¿Flutter-Tail?”
“¡Es Flatorte! ¿Qué clase de humano eres tu? ¿Cómo es que eres capaz de derrotar físicamente a un dragón?”

Ya que parecía tener curiosidad, le di una respuesta.

“Es como ese dicho ‘Roma no se construyó en un día’, supongo.”
“¡¿Qué es Roma?!”

Oh, por supuesto. Ella no va a conocer ninguna ciudad llamada Roma.

“Hay una ciudad antigua con ese nombre. Como sea, si trabajas diligentemente, incluso tus ataques físicos mejorarán. Es como en los videojuegos, ¿sabes?”
“¡¿Qué es un videojuego?! ¡Sigues diciendo cosas sin sentido!”

Pelear parece hacer que recuerde mi vida pasada. Después de todo, en ese entonces, las únicas veces que batallé fue en videojuegos.
Muy bien. Basta de charla.
De ser posible, quería derrotar al personaje jefe con estilo.
Intencionalmente le di la espalda a Flatorte.

“¡No voy a dejar que escapes! ¡Nosotros empezamos esta pelea, y vamos a ganarla!”

Como si fuera a escapar.

Al contrario– Yo no voy a dejar que escapes.
Giré la mano en sentido opuesto a mi y cree un viento.
Me lanzó hacia atrás, y me acercó a mi oponente.
Entonces, usando el impulso de mi corriente de aire– ¡Le di una patada giratoria en el puente de su nariz!
¡Thwock! ¡Un satisfactorio crack resonó cuando mi ataque conectó magníficamente!
Aunque eso no fue suficiente para derrotarla. Como esperarías de una líder.

“¡Maldición! ¡Te congelaré!”

En serio. ‘Cuando todo lo que tienes es un martillo…’ Es todo lo que esta gente puede hacer.
Con todo mi poder, envié una explosión de fuego hacia el enemigo.
Mis llamas borraron el aliento congelador, entonces golpearon a Flatorte justo en el rostro.

“¡Caliente! ¡Calieeente! ¡Me quemo!”

¡Es tu culpa, ¿sabes?!
Me elevé hasta estar sobre la cabeza de Flatorte, entonces descendí apresuradamente.

“¡Taconazo de Bruja!”

El tacón alto que estaba usando para la ceremonia se enterró despiadadamente en su cabeza.

“Gah… hah…”

Flatorte cayó al suelo.

“Yo gano.”

La derrota de la líder cambió el rumbo de la pelea, y los restos aterrorizados de los dragones azules huyeron.

“Bueno, diría que es seguro asumir que los tenemos bajo control.”

Lentamente, descendí en el suelo.
Puede que fueran dragones, pero no fueron nada impresionantes. De hecho, ser una peleadora pequeña contra oponentes más grandes acabó haciendo las cosas más fáciles para mi. Fui capaz de atacar sus debilidades con precisión.

“¡Lady Azusa, realmente hizo el trabajo de una docena de personas ahí!”

Laika corrió hacia mi, con sus manos libres.

“Bueno, en realidad solo estaba ayudando– o tal vez siendo autosuficiente.”
“Lady Azusa, ¿cree que podría subir a mi palma por un momento?”

Laika extendió su gran mano de dragón– en un animal, sería una pata delantera, pero los dragones son animales superiores, así que ellos usan la palabra mano, justo como nosotros. Obedientemente, cumplí con la solicitud de mi aprendiz.
Entonces Laika me sostuvo en alto, en frente de todo el mundo.
Me sentí un poco como un hamster mascota en exhibición.

“¡Amigos! ¡Lady Azusa lo logró! ¡Este es el poder de la Bruja de las Colinas!”

Ya veo; ¿entonces esto es como la plataforma del ganador en una entrevista MVP?

“¡Estaba viendo, y ella estuvo realmente asombrosa!”
“¡Larga vida a la Bruja de las Colinas!”
“¡No esperaría menos de la criatura más fuerte del mundo!”

No hay absolutamente nada femenino en el apodo “la criatura más fuerte del mundo”, así que realmente desearía que no me llamaran así… Aun así, sí parecen estar elogiandome, y eso es amable de su parte.
Sin embargo, era demasiado pronto para el gran final. La pelea aún no acababa.

“Ahora tenemos que ir a la boca del Monte Rokko. Si capturan eso, las cosas se pondrán desagradables.”
“Tiene razón. También hay bastantes turistas ahí, y hay un riesgo de que gente ordinaria sea envuelta en esto. No solo eso, sino que a causa de la boda de hoy, solo hay unos pocos dragones, y no estoy segura de que puedan protegerlo por completo…”

En ese caso, realmente tenemos que apresurarnos.

“¡Laika, llévame al cráter!”

Si la situación empeoraba ahí, la ceremonia de boda se volvería incluso peor.
Por el contrario, si nos las arreglábamos para detener el daño de ese lado, podríamos continuar con la boda. Ya que habríamos ganado la batalla, probablemente podríamos dejarlo en “bien está lo que bien acaba”.

“¡Sí, señora! Por favor suba.”

Laika me tomó gentilmente y me colocó en su espalda.

“¡Muy bien, vamos! ¡Los dragones que aún puedan pelear, sígannos!”


Surcamos el cielo con Laika a la cabeza.
Estábamos volando más rápido que nunca.
Cuando miré atrás, nos estaban siguiendo unos cinco dragones.
Esos números probablemente eran suficientes por ahora.
El cráter no estaba despidiendo mucho humo, pero incluso así, tomó bastante coraje entrar a él.

“El interior del Monte Rokko es una gran caverna, y muchos dragones hacen sus hogares en ella. También es bastante común que humanos con lazos con dragones viajen aquí.”

Cierto, mientras avanzábamos, apareció una especie de pueblo humano.

“Cuando tenemos invitados tales como turistas y oficiales del gobierno, tomamos formas humanas y los entretenemos ahí, en alrededores similares a un asentamiento humano. También hay dragones que pasan la mayor parte de sus vidas en forma humana.”
“Ya veo. Aunque a simple vista, no veo ninguna señal de una batalla en progreso…”

Nos estábamos acercando más y más al pueblo dentro del cráter pero no encontramos indicios de nadie destrozándolo, y no vi dragones peleando en ninguna parte.

“¿Qué? Que extraño… No puede ser que ya hayan sido aniquilados, ¿verdad?”

Laika verbalizó el peor escenario.
Eso sería demasiado. Por favor que todos estén bien…
Laika aterrizó en las afueras del pueblo, y yo bajé de su espalda.
Ella asumió su forma de chica, y buscamos juntas por la aldea.
Era virtualmente lo mismo que sus contrapartes humanas. La calle principal tenía edificios de ladrillos de piedra alineados a ambos lados.

“Está antinaturalmente callado.”
“Yo también lo creo…”

Este era un desarrollo completamente inesperado.
Habíamos asumido que encontraríamos una feroz batalla desarrollándose aquí también, pero estaba escalofriantemente silencioso.
Inquietas por la situación, nos adentramos más en el pueblo.

“Quiero que la boda de mi hermana sea buena, de alguna forma… Quiero que sea un éxito…”

Escuché el suave murmullo de Laika.

“Todo está bien. Terminaremos con todo, y podrán terminar la boda de tu hermana.”

Puse una mano en la espalda de Laika, intentando reconfortarla tanto como pudiera.
Justo entonces, abruptamente, escuché un sonido desconocido.

“Uu… Ghuuuuh… Uuuuh…”

¿Qué fue eso? ¿Un gemido?
Sonó como un dragón, pero…
Continuamos nerviosamente, y entonces nos encontramos con una escena impactante.
Cinco dragones azules estaban desparramados por la plaza.
No les quedaban fuerzas para pelear. Todos estaban recostados sin fuerzas.
Un círculo mágico o algo parecido brillaba debajo de la plaza. ¿Este hechizo hizo esto?

“¿Significa esto que técnicamente ganamos?”
“Así parece, pero ese no es un hechizo que yo conozca. Me pregunto quién lo lanzó…”

Laika parecía tener dudas. Yo tampoco sabía qué clase de magia era.

“¿Es una maldición para restringir a los enemigos de uno? No, no es eso. Esto absorbió poder de ellos, debilitándolos hasta que no pudieran moverse. Es una hechizo bastante desagradable…”

Mientras estábamos realizando nuestra investigación in situ, apareció una conocida.

“¿Qué, eres tú? Que coincidencia encontrarte aquí.”

Cuando me di la vuelta hacia la voz, ahí estaba Beelzebub.

“¿Huh…? Sí, esta es una extraña coincidencia. ¿Qué estás haciendo aquí?”
“Bueno, es un sitio turístico, como bien sabes. Este cráter es hogar de unas excelentes aguas termales. Paso por aquí de vez en cuando para relajarme y aliviar mi fatiga.”

Una visita a las aguas termales, ¿hmm? Eso explica por qué Beelzebub está aquí, pero…

“Um, ¿qué les pasó a esos dragones de ahí?”
“Estaban siendo ruidosos, así que les di una lección.”

Beelzebub habló como si no fuera nada.

“Estaba dando un paseo por el pueblo cuando esos wyrms aparecieron. Estaban diciendo estupideces sin sentido sobre secuestrar turistas y bajar el valor turístico de este lugar. Así que fui y los golpee.”

Beelzebub tomó una piedra y la lanzó a los dragones inmovilizados.

“Este es un hechizo que causa debilidad extrema. Es transmitido solo entre demonios, así que ustedes dos tal vez no sepan de él. Perfecto para detener criminales, ¿si?”
“¡¿Derrotaste a cinco dragones azules por tu cuenta?!”

Laika sonaba desconcertada.

“¿Hmm? ¿Por qué iba yo a ser derrotada por unos miserables cinco? Puedo escupir aliento más frío que ellos. Soy un demonio mayor que ha vivido por tres mil años. Nunca perdería. En serio, no me insultes.”

El rostro de Beelzebub se sonrojó, y parecía molesta.

“Tú también Azusa. ¿No creerás que soy un enemigo patético solo porque la última vez me venciste con un truco barato? ¡La próxima vez, cuando peleemos justamente, no puedo decir cómo terminará! ¡Después de todo, soy fuerte!”
“Um, eso no importa ahora.”
“¡Espera, un momento! ¡Es imposible que no importe! ¡Es de máxima importancia!”

Fui hacia Beelzebub y la abracé fuertemente.

“¡Gracias! ¡Evitaste una crisis para los dragones rojos!”
“¡Agh! ¡No te me pegues así! ¡Es vergonzoso! Además, no lo hice por la gente. ¡Esos intentos de dragón se creían mucho, así que les di una lección, eso es todo!”
“¿Hmm? Beelzebub, hueles bien, como si acabaras de salir del baño.”
“Eso es porque acabo de salir del baño– ¡y eso no es importante! ¡Libérame!”

Lo que aprendí hoy:

Beelzebub > Dragones


Volvimos a la boda de inmediato y reportamos que todo estaba bien en el pueblo del cráter.
Con eso, la batalla terminó con seguridad.
Tan pronto como volví, corrí directo hacia mis hijas y Halkara.

“¡Tenía miedo, Mami!”
“Mamá, gracias por venir.”
“Estaba pensando en grabar mis últimas palabras en un árbol…”

Mis hijas (e incluso Halkara) me abrazaron. Aunque no había espacio para que la elfa se aferrara a mi, así que me abrazó desde atrás me gustara o no.

“Usted no volvía, Madame Profesora, y estaba realmente preocupada. Creí que podría haber caído en las garras de los dragones. Falfa y Shalsha también comenzaron a preocuparse, por mi culpa… Estábamos fuera de nosotras.”

Ups. Ese es otro problema por llegar tarde, ¿no es así?

“Lo siento. Realmente no tuve tiempo de volver.”
“Tu la tuviste más difícil que nosotras, Mamá, así que está bien.”
“¡Sí volviste, Mami, así que me olvidé de las cosas tristes!”

Abracé fuertemente a mis hijas, una y otra vez.
Limpiar el resto también avanzó relativamente rápido, gracias a cierta persona.
Beelzebub también lanzó el hechizo debilitador en los dragones azules que atacaron la boda y los inmovilizó.
Ahora no había riesgo de una revancha con estos tipos.

“Por las campanas del infierno… Vine aquí por los baños. ¿Por qué tengo que hacer recados?” Beelzebub se quejó, pero al final, sí los paralizó a todos por nosotras.

“Gracias. Ahora no hay nada de que preocuparse.”
“Por el amor del infierno. Si haces solicitudes tan desvergonzadas, es embarazoso rehusarse.”

Poco a poco, estaba aprendiendo como manejar a Beelzebub.
Ella era del tipo que no podía decir no cuando la gente le pedía cosas.
… Aunque sentí que podría ser la olla llamando negra a la tetera.
Continuando, todo el mundo quería resumir la boda de inmediato, pero todavía quedaba una cosa por hacer.

“Muy bien. Hora de pagar.”

Yo estaba sonriendo, pero este incidente realmente me había puesto furiosa. Algunas cosas están bien, y otras no.

“Flutter-tart, cambia a tu forma humana. Será más fácil hablar de esa forma.”
“¡Es Flatorte! ¡Recuerda correctamente mi nombre, ¿quieres?!”
“Humana, ahora. Vamos a hablar.”

De mala gana, Flatorte cambió a su forma humana.
Aunque su figura era humana, a diferencia de Laika, ella tenía una cola de dragón saliendo de su espalda además de sus cuernos.
Estaba usando un vestido roza bastante lindo, y su largo cabello tenía un brillo purpura.
Sin embargo, ya que el hechizo debilitador estaba en efecto, ella estaba en el suelo.

“Asumo que esto es suficiente… ¿Qué quieres?”

Le pedí a Laika que manejara las verdaderas negociaciones.

“Primero, con respecto a la compensación por los daños de esta batalla, te cobraremos esta cantidad.”

Laika, que también estaba en forma humana, le mostró a Flatorte un trozo de papel.

“Blerrrgh… ¿Q-Quieres tanto? ¿No es eso más que el costo de la boda?”
“Incluye compensación por la angustia mental y los heridos. Por supuesto que es mucho. Si no te gusta, ¿preferirías ser inmovilizada por siempre?”
“E-Eso sería un problema…”

Los perdedores no tienen derecho a quejarse.

“De acuerdo. Aceptaré esa condición.”

Genial. Se cerró el trato.
Aun así, quería aprovechar la oportunidad de solucionar una cosa más. Justamente teníamos a un tercero perfecto para esto a mano.
Tirando de Beelzebub detrás de mi, fui hacia Flatorte.

“Muy bien. Hay otro pacto que me gustaría hacer contigo, además de los daños.”
“¿Un pacto?”
“Correcto. Un pacto de no agresión entre los dragones azules y rojos. Naturalmente, atacar con propósitos de acoso está fuera de discusión.”
“N-No, pero… Perderé mi razón para vivir…”

Tal vez sea contra las reglas que alguien sin intención de casarse diga esto, pero probablemente es por esto que sigue soltera.

“Si no accedes, nunca volverás a casa,” le dije a Flatorte, sonriendo.
“¡Yeeeeeeeek! ¡Tu sonrisa da miedo!”
“Entonces, acepta. ¿De acuerdo?”
“Bien… ¡Lo acepto! ¡Lo haré! ¡Así que perdóname!”
“Lady Azusa… ¿Estaba pensando en esto?”

Cierto… Aún no le había dicho a Laika sobre mi plan.

“Eso debería traer paz al Monte Rokko.”
“¡Muchísimas gracias!”

Laika me agradeció profusamente, y mi humor mejoró un poco.
El pacto entre Laika y Flatorte fue sellado. La fuerza de Laika era de primera entre los dragones, y su posición le permitía actuar como representante de su tribu.
Toqué ligeramente a Beelzebub.

“Tu turno. Hazlo bien.”
“Lo sé. Solo tengo que decirlo, ¿verdad?”

Beelzebub aclaró su garganta.

“Además, Azusa, ‘la Bruja de las Colinas’ y yo presenciamos la conclusión de este pacto. Si el tratado se rompe, deshonrarás tanto a mi como a la Bruja de las Colinas. Recuérdalo bien.”

Flatorte palideció. De cierta forma, parecía lista para lanzar un poderoso aliento congelador.

“No hay forma de que alguna vez pueda derrotar a la Bruja de las Colinas y al Señor de las Moscas.”
“Por supuesto que no. Eliminaríamos a tus patéticos dragones azules en cinco minutos. Si no quieres eso, entonces enderézate y vive una vida honesta.”

Flatorte sostuvo su cabeza.

“Nunca debí haber hecho esto…”

Y así, toda la limpieza pos-batalla fue realizada con seguridad.
Los dragones azules heridos se tambalearon de camino a casa, mientras que Flatorte se quedó atrás para servir de rehén hasta que se pagaran los daños.

“Beelzebub, gracias por todo. Pudimos llegar a un buen acuerdo.”
“Tu eres la única que podría hacer trabajar al Señor de las Moscas como un perro. A cambio, debes invitarme a algo divertido.”
“Sí, si tenemos algún evento, te llamaré.”

Beelzebub era realmente una buena persona.

“¡También estaré contando contigo de ahora en adelante!”

Yo siempre había sido la persona a la que la gente recurría, así que era un alivio tener a alguien en quien pudiera contar. Mientras estaba en eso, la volví a abrazar.

“¡No hay necesidad de aferrarte, mucho menos una y otra vez!”

Ahora todo lo que teníamos que hacer era proceder con la boda.


AnteriorÍndice – Siguiente

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s