Yuusha ni Horobosareru – Volumen 2 – Capitulo 4

banner2

Capitulo 4

En la habitación de la Directora de la Junta de la Escuela de Aventureros de Edius, Luuty Ligas suspiró profundamente.
Había tres cartas sobre su escritorio. Una era del capitán de la Primera Orden de Caballeros Protectores del Reino del Bosque Jiol, Zekwell. Otra era de la familia real del Reino del Bosque Jiol. La última era de la familia real de San Altlis.
Después de leer las dos cartas que venían del Reino del Bosque Jiol, Luuty estaba sosteniendo su cabeza.

El comienzo del asunto fue el incidente que ocurrió justo antes de la ceremonia de ingreso de la Escuela de Aventureros de Edius.
Ese día, Shion fue invitado urgentemente a la ceremonia de ingreso para dar el discurso, pero originalmente, debió ser Zekwell el encargado de ese deber.
Sin embargo, debido a la ineptitud del lado de la escuela, Zekwell y sus sirvientes se enojaron y volvieron a casa, y para cuando Luuty lo notó, ya era demasiado tarde.
Incuso así, si solo estuvieran enojados, entonces hubiera estado bien.
Hubiera estado bien disculparse con una carta, y entonces pensar en un plan más tarde. Y si era su viejo amigo Zekwell, Luuty podía hacer que lo olvidara si ella misma se disculpaba.
Pero, los contenidos de la respuesta de Zekwell sobrepasaban por mucho cualquier cosa que ella hubiese podido imaginar.

“Esta fue una solicitud de nadie más que tu.
Siendo varonil, dije que no me molestaría, pero no era como si no quisiera actuar genial.
Sin embargo, esta única vez no terminará tan fácilmente.
Perdoné los ojos y la atmósfera que nos despreciaba que tenían en la escuela.
Naturalmente, estoy seguro de que entiendes que hubo un conflicto considerable solo con eso.
Dejándome a mi de lado, estaba ansioso preguntándome si mis subordinados iban a empezar a cantar magia en cualquier momento.
Pero, lo que pasó después fue malo.
En un lugar donde incluso estaban los sirvientes, nos lanzaron el malicioso murmullo ‘Sucios Demi-Humanos’.
Además, también dijeron ‘Invitar a un tipo como este a la ceremonia de ingreso, la directora de la junta es una Demi-Humana después de todo’, y hablaron mal incluso de ti.
Probablemente pensaron que no podíamos escucharlos, pero para nosotros que tenemos oídos mucho mejores que los de los Humanos, podíamos escucharlos claramente como si lo estuvieran diciendo justo frente a nosotros.
Siendo ese el caso, naturalmente, puedes entenderlo, ¿verdad?
Yo tengo un estatus considerable, y tu también eres una heroína de los Sylphid.
Además, si los Sylphid son insultados en general, incluso yo no puedo quedarme callado.
Habiéndome controlado de alguna forma, controlado a mis subordinados, y habiendo terminado con solo marcharme a pesar de eso, ¿cuántas quejas crees que recibí de mis subordinados después?
Eso no es todo.
Incluso Su Majestad estaba furioso después de escuchar esas circunstancias.
Es de Su Majestad de quien estamos hablando, ¿sabes?
Su Majestad, el que simplemente se rió y miró ya sea cuando el Héroe Ryuuya fue haciendo avances hacia las maids del castillo, o cuando tu golpeaste brutalmente a ese Héroe por eso.
No es difícil imaginar las cosas que seguramente se estaban apilando dentro de Su Majestad.
Seguramente tu también has escuchado de la Controversia Demi-Humana.
En Jiol, ya ha llegado al punto en que la gente se pregunta cuándo empezará la guerra.
Probablemente te llegará pronto una carta de Su Majestad.
Espero que regreses pronto de esa clase de país.”

Aunque había bromas mezcladas ocasionalmente, era una carta que señalaba que la situación ya había avanzado hasta el punto en que no se podía hacer nada al respecto.
Y entonces, justo como Zekwell había predicho, una carta de la familia real ya había llegado. En ella solo estaba escrito “Queremos que regreses al Reino del Bosque Jiol”.
Ahora que las cosas habían llegado a esto, no era una situación sobre la que Luuty pudiera hacer algo personalmente. La relación entre el Reino San Altlis y el Reino del Bosque Jiol ya estaba llegando a la peor posible.

“…”

Luuty trajo rápidamente sus conexiones personales dentro del Reino San Altlis a la mente.
Primero, dentro del palacio real. El actual rey de San Altlis no era opción. Se habían asociado, pero era obvio que normalmente él no tenía una buena impresión de Luuty.
El primer príncipe tenía una mente abierta, pero él aún no tenía ningún poder político.
A continuación estaba el templo, pero este era aún peor que el palacio real.
El Sacerdote Principal no lo mostraba en la superficie, pero el era un cúmulo de hostilidad. En cuanto a cómo era el templo en general… no había necesidad de decirlo. Ella dudó de sus oídos cuando escuchó que en el templo decían que un Héroe debería ser invocado en preparación para la guerra.
¿Exactamente qué creen que es el Héroe?
Con los egoístas pensamientos de tales Humanos, ella no creía que el Dios de la Vida fuera a prestarles su poder para la invocación del Héroe…
Sin embargo, para aquellos cuya visión se había estrechado por su odio hacia los Demi-Humanos, no era un problema si podía hacerse o no.

“Puede que… no haya nada que yo pueda hacer.”

Luuty murmuró eso, y desvió la mirada hacia la última carta.
Era una carta de la familia real de San Altlis que acababa de llegar.
¿Exactamente qué clase de carta había llegado desde el grupo que actualmente preocupaba a Luuty?
Cuando abrió el sello y revisó los contenidos de la misma, los ojos de Luuty se volvieron fríos.
Los pensamientos de Luuty, que habían sido caóticos hasta hace solo un momento, instantáneamente se aclararon.
Tirando la carta al escritorio, se levantó de su silla.

“… Ya, veo. Ya es un flujo que no se puede detener.”

Luuty murmuró eso, y entonces se dio la vuelta hacia su habitación.
En la carta que fue dejada sobre el escritorio, solo había una oración escrita.

“El deber de Luuty Ligas como la directora de la junta de la Escuela de Aventureros de Edius es disuelto.”

Eso también fue una notificación oficial de despido.

“En ese caso, ya no tengo ningún derecho de cumplir con mi deber.”

Saliendo de su habitación, Luuty estaba en ropas de viaje.
Estaba usando armadura plateada sobre ropa de tela, y llevaba su arco en su espalda. Ese era el armamento que Luuty usaba habitualmente desde hace mucho, y eran cosas llenas de recuerdos de los hermosos días en los que peleó junto con Humanos como compañera del Héroe Ryuuya.

“… Ryuuya. Si fueras a ver este país ahora, me pregunto qué pensarías de él.”

Dijo ella en broma, pero recordando al hombre por el que tenía fuertes sentimientos.
La postura de Ryuuya en la que interactuaba con cualquier raza de la humanidad ya sean Humanos, Hombres Bestia, Sylphid o Metalios con la misma actitud es algo de lo que deberíamos aprender.
Sin embargo, los Humanos no aprendieron de ello.
No solo viendo a los Mazoku como hostiles, sino que aferrándose a la disparidad entre la humanidad, esa tensión había llegado a su límite.

“Adiós, Reino San Altlis. El persistente aroma de mi juventud.”

Ese día, la Directora de la Junta de la Escuela de Aventureros de Edius Luuty Ligas renunció.
Al mismo tiempo, su figura se desvaneció del Reino San Altlis.


AnteriorÍndice – Siguiente

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s