I’ve Been Killing Slimes for 300 Years – Volumen 1 – Extra

I've Been Killing Slimes for 300 Years and Maxed Out My Level v0

Extra: Las niñas vuelven a casa de visita

“Ahora que lo pienso, ¿de qué clase de lugar vienen, Falfa y Shalsha?”

Esa pregunta vino de Halkara, durante el desayuno.
Habíamos estado hablando de los bosques de los elfos en su región natal.

“Belgria,” respondió inmediatamente Falfa.

Nunca había escuchado de un lugar con ese nombre.

“El profundo bosque de Belgria. Se dice que nadie vive ahí. De hecho, había una choza abandonada y no había nadie en los alrededores. Ahí era donde vivíamos.”

Por los comentarios de Shalsha, el lugar parecía bastante espeluznante.

“Eso suena divertido. Vayamos de visita.”
“Halkara, ¿qué parte de esa historia sonó divertida para ti?”

Realmente creo que los valores de Halkara están torcidos.

“Bueno, es un bosque. ¿Qué habría de temer una elfa de los bosques?”

Ya veo. En lo que respecta a los elfos, espeluznante o no, mientras sea un bosque, no hay problema.

“Creo que tal vez me gustaría ir a casa de visita, solo un poquito…”

Shalsha miró abajo mientras hablaba.

“Tienes razón. ¡Falfa también quiere ver al Gran Slime!”
“¿Gran Slime?”

Ese era un nombre extraño.

“¡Es el slime bueno más grande del mundo!”

Aparentemente, un slime especial vivía en ese bosque. Esos bosques le habían dado vida a espíritus slime, así que tal vez no era inusual que tuviera conexión con los slimes.

“En ese caso, ¿deberíamos ir en un día con buen clima? Si suben a mi espalda, creo que podemos ir todas juntas.”

Laika también estuvo de acuerdo, así que decidimos visitar el lugar de nacimiento de mis hijas como familia.

Viajando vía Laika en forma dragón, el bosque de Belgria estaba a unas tres horas de distancia. Incluso si Laika estaba volando a sesenta kilómetros por hora, eso significaba que el lugar estaba a 180 kilómetros, lo que era bastante lejos.
El bosque era realmente sombrío y no se filtraba casi nada de sol. Los altos árboles bloqueaban la luz.

“Oh-ho… Muy oscuro, ¿no? Los hongos que pueden sobrevivir con luz débil están creciendo. Que inusual…”

Halkara había descubierto los hongos y se había emocionado bastante, pero Laika, que estaba de nuevo en su forma humana, parecía melancólica. “Es triste y sofocante…” Mi opinión estaba más cerca de la de Laika.

“¿Ustedes dos nacieron y se criaron en un lugar como este?”
“¡Sí, así fue! ¡Es genial, ¿no es así?!”
“El silencioso ambiente lo hace un lugar ideal para estudiar.”

Ya veo. Parte de lo que las convirtió en buenas estudiantes fue la naturaleza del área.
Este tipo de sitio cría gente contemplativa, aparentemente. Aunque, se veía completamente deshabitado.

“¿Crees que el Gran Slime esté bien?”
“El Gran Slime simplemente es. Conceptos como ‘bien’ o ‘mal’ no se aplican.”

A juzgar por su conversación, el Gran Slime era una deidad o algo.

“¡Quiero sentir al Gran Slime con todo mi cuerpo!”
“Cuando te vuelves uno con el Gran Slime, te liberas de preocupaciones y fatiga.”

¡En serio, ¿qué es este Gran Slime?!
Entonces, después de caminar por el bosque por unos veinte minutos…
… justo frente a mí, vi una colina que brillaba y centellaba como una enorme joya.
Incluso si nadie vivía aquí, era difícil creer que una gema de este tamaño fuera dejada sin tocar… ¿Qué demonios era?

“¡Mami, es el Gran Slime!”
“¿Huh? ¡¿Esto?!”
“Ahora que lo mencionas, sí parece un slime. Si lo haces tan grande como puedas, puede que resulte así.” Laika se acercó y comenzó a tocarlo, palmeandolo.
Yo hice lo mismo. De verdad se sentía gomoso.

“¡Siiiii!”

Falfa se quitó los zapatos y corrió hacia la colina de slime.
Una vez que llegó a la cima, varios metros sobre el suelo, rebotó un poco, y entonces rodó. Ella rebotó alto cuando saltó en la superficie elástica, como si fuera un trampolín, y ya que la pendiente era poco pronunciada, no se cayó.

“Es como un equipo de juegos…”

Copiando a su hermana, Shalsha también se quitó los zapatos, entonces escaló lentamente al Gran Slime. Evidentemente, quitándote los zapatos era como se hacía.

“Madame Profesora, ¿qué deberíamos hacer? Las dos subieron…”

Aunque ella parecía estar bien con el bosque, el fantástico slime parecía asustar a Halkara, y estaba actuando algo nerviosa.

“Mis hijas nunca nos llevarían a un lugar peligroso.”

Decidimos seguir a las niñas. Nos quitamos los zapatos, solo por si acaso.
Pisando en la suave y flácida superficie, subimos hasta llegar a su suave cima.
Ahí, mis ojos fueron abiertos por el esplendor del Gran Slime.

“¡Esto es tan agradable y frío!”

Sí, recostarse sobre este Gran Slime era relajante, fresco y agradable.

“Lady Azusa, creo que podría volverme adicta a esto.”

Incluso la expresión de Laika se suavizó, lo que era inusual. Pero no podía hacer mucho sobre eso, no cuando el poder de este Gran Slime era suficiente para corromperla.
En cuanto a Halkara, después de unos cinco minutos recostada sobre el Gran Slime, estaba profundamente dormida.

“Cuando nos cansábamos de estudiar y eso, veníamos al Gran Slime y tomábamos un descanso,” explicó Falfa.
“Los slimes deberían descansar sobre slimes. Es lo más lógico,” añadió Shalsha.

Si era lógico o no era cuestionable, pero no se podía negar que el Gran Slime era valioso.
Aun así, esto era, en sí, un slime.
No era un sofá en el vestíbulo de un hotel ni nada parecido.
Había olvidado eso.
Frente a mí, el suelo – o más bien, una parte del slime – se elevó.
Cambió y tomó una forma que se parecía a la de una mujer humana.

“¿Q-Qué…? ¿Qué es esto…?”

Involuntariamente, me preparé. De cierta forma, esta cosa se parecía más a un espíritu slime que Falfa o Shalsha.

“¡Oh, es el Gran Slime!”
“Ha pasado mucho tiempo, señora.”

Mis hijas la saludaron. Ya veo. También era una amiga de verdad de ellas.

“También estoy tan contenta de verlas. Y trajeron a su familia con ustedes hoy.”

Aparentemente, el Gran Slime era perfectamente capaz de hablar.

“Tu eres Azusa, ‘la Bruja de las Colinas’, ¿verdad?”

Ella dijo mi nombre abruptamente, y me estremecí. ¿Cómo sabía sobre mí…?

“Mi nombre es Gran Slime. Soy una entidad de pensamiento integrado, formada cuando slimes buenos se reúnen para protegerse a sí mismos. Como resultado, los corazones de todos los slimes buenos del mundo están vinculados conmigo. He sabido de tu existencia desde hace mucho tiempo.”

¡Supongo que ella está en la cima de la escalera!

“Um… es un placer conocerte. Yo soy Azusa, ‘la Bruja de las Colinas’…”

Me incliné para no ser grosera.

“Pues bien, hasta el momento, has matado a un número verdaderamente basto de slimes, ¿no es así?”

Erk…
Pensé que tal vez iba a mencionar eso.

“Um… no estás enojada sobre eso, ¿verdad…?”

Supongo que lo estarías, ¿huh? Después de todo, ella es un slime.

“No.”

Gran Slime sacudió su cabeza. Parecía que había sido perdonada.

“No es que no piense nada de ello, pero haz usado la fuerza que ganaste matándolos por el bien de los aldeanos,tu familia, y Falfa y Shalsha, que nacieron de las almas de los slimes. Esas fueron buenas obras. Por favor continúa con ellas.”
“Muchas gracias.”

Este ser de orden superior me había dado su aprovación.

“Por cierto, tu habilidad humana total es de noventa y cuatro puntos.”

Se me había asignado una puntuación misteriosa, pero era alta, así que no me molestaba particularmente.

“Gran Slime es un ser asombroso que puede otorgar objetivamente puntos a humanos,” explicó Shalsha.

“A continuación, Laika.”

Cuando su nombre fue dicho, Laika también se estremeció. Se sentía como ser nombrada por el profesor.

“Por ser conocida como la más fuerte de los dragones rojos, fuiste arrogante. Sin embargo, para conseguir esa posición, tuviste que poner esfuerzo constante, y después de ser derrotada por Azusa, te has dedicado al estudio. Tu actitud es ejemplar. Ochenta y dos puntos.”
“M-Muchas gracias…”

Laika también obtuvo lo que es seguro llamar una calificación aceptable.

“Estoy feliz por ti, Laika. Gran Slime tiene un buen ojo para las personas.”
“Escuchar eso me hace sentir cohibida…”

Dudo que ella pueda estar abiertamente orgullosa de ello, pero aun así, Laika no parecía del todo insatisfecha.

“Y ahora, Halkara.”

Gran Slime se volteó hacia Halkara, que estaba durmiendo como tronco.

“Halkara tiene… cincuenta y un puntos.”
“¡Baja y sin explicación!”

¡Una de nosotras claramente estaba flojeando!

“Es cierto que Halkara tiene un profundo conocimiento como boticaria, y sus viajes al bosque, observación e investigación continua es digna de una alta evaluación. Ella también tiene una personalidad energética y brillante. Sin embargo, ella es… atolondrada… incomparablemente… y causa problemas para otros con increíble frecuencia, así que… con la intención de incentivar su progreso, le otorgué cincuenta y un puntos.”
“No estás equivocada. No hay ni un solo error…”

Laika y yo sonreímos irónicamente. De cualquier forma, la evaluación contenía algo de afecto, creo. Sin embargo–

“¡Gran Slime, eso no es cierto!”

Inesperadamente, Falfa levantó una objeción.
Fue y se paró frente a Halkara.

“¡Halkara es Halkara, atolondrada y todo! ¡Si fuera cuidadosa y no cometiera ningún error, no sería Halkara! ¡Esa simplemente sería alguien más!”

Mis ojos fueron abiertos.
Ella tenía razón. Eso sería como decirle, Conviértete una súperhumana perfecta.
Ciertamente, si yo fuera presidenta de una compañía y Halkara fuera mi subordinada, probablemente preferiría a una súperhumana perfecta– pero ella era familia. Había algo fundamentalmente mal en demandar perfección de los miembros de la familia.

“¡A Falfa le gusta la despistada Halkara que comete errores! ¡Y eso va para todos!”

Los ojos del Gran Slime también habían sido abiertos.

“No esperaba menos de una nacida de almas de slimes reunidas. Pensar que me darías una lección…”

Gran Slime sonrió gentilmente.

“Por favor continúen amando y cuidando de Halkara. Eso es lo que es la familia.”
“Haría eso incluso si nadie me lo dijera,” respondí orgullosamente.

En otras palabras, solo tenía que hacer lo que había estado haciendo y actuar normalmente. Somos una buena familia.

“Entonces, para cerrar. Déjame darte un consejo, Azusa.”
“¿Consejo?”
“Crees que tus pensamientos llegan a los otros. Sin embargo, los corazones pueden ser obstinadamente crípticos. Por esa razón, harías bien en incorporar una moderada cantidad de afecto físico.”

En general, entendí a lo que quería llegar.

“Te refieres a esto, ¿verdad?”

Laika estaba cerca de mí, y le di un abrazo.
Gran Slime estaba asintiendo, así que esa tenía que ser la respuesta correcta.
Cuando solo hablas sobre lazos familiares, las palabras son dudosas y vacías. Hay algo hueco en ellas. Y entonces, para compensar eso, nos aferramos juntas como una familia debería.
Laika era como una hermana menor para mí, ya ves. No hay nada de malo en que una hermana mayor abrace a su amada hermana menor.

“L-Lady Azusa…”

Fue abrupto, y Laika estaba avergonzada. Tal vez debí haberle dicho de antemano que lo iba a hacer. Aunque eso hubiera sido incómodo a su propia manera.
Además, adoptar una doctrina de afecto físico era poner el carro delante del caballo.
Nos abrazamos porque queremos.

“Lo siento. Si prefieres que no lo haga, te soltaré.”
“No… Quedémonos así por un rato…”

En cuanto a mi respecta, la vergüenza hacía a Laika aún más linda. Ella también era de la altura correcta para abrazarla como hermana mayor.

“¡Aaaaah! ¡Mami, Falfa sigue!”

Falfa rebotó arriba y abajo, insistiendo.
Abrazo frecuentemente a mis hijas, pero por supuesto, no me molestaría hacerlo más a menudo.

“En ese caso, esto es suficiente para mi.”

Laika se alejó. Se había sonrojado. La timidez es parte de su personalidad.

“Muy bien, supongo que tu sigues, Falfa.”
“Pero antes de mí…”

Falfa tiró de la mano de Shalsha y la trajo hacia mí.

“¡Shalsha también quiere un abrazo, así que dáselo a Shalsha primero!”

¡Pensar que sería tan considerada con su hermana menor! Falfa es una hermana mayor modelo.
Shalsha no dijo nada en voz alta, pero indicó lo que quería asintiendo.

“De acuerdo, entonces vengan con Mami una a la vez.”

Tímidamente, Shalsha vino hacia mí. Me agaché ligeramente y extendí mis manos.
He estado viviendo con mis hijas por un tiempo y ahora podía notar la diferencia entre Shalsha y Falfa en mis brazos.
Naturalmente, no me refiero a que las haya analizado o algo así. La que se derretía gentilmente conmigo era Shalsha, y la que se volvía más alegre cuando la abrazaba era Falfa. Eran las diferencias en sus personalidades.
Shalsha cerró los ojos y se anidó tranquilamente en mí.
Era como si estuviera intentado escuchar el sonido de mi corazón.

“Gracias, Mamá.”

Hablando calmadamente, Shalsha volvió sus ojos hacia Falfa. ¿Quiso decir Cambia conmigo? Gran Slime también estaba viendo cálidamente a mis hijas.

“¡Mami, te amo!”

Falfa se lanzó hacia mí.
Yo era nivel 99, y la atrapé firmemente. Era una expresión directa e incontaminada de amor.

“¡Yo también te amo!”

Ahora había abrazado a todas, excepto por la durmiente Halkara– o eso pensé, pero Halkara se había despertado y me estaba observando fijamente.

“¡Madame Profesora, yo también soy bienvenida, ¿verdad?!”

Abrazar a Halkara significaba abrazar a una mujer madura, que sería un tipo diferente de vergüenza a las demás, pero no debería discriminar.

“Sí, sí. Tú también puedes venir aquí, Halkara.”
“¡Muchas gracias!”

Halkara abrió los brazos.
La sensación definitivamente era única.
Esos son pechos…
Eran agradablemente elásticos, pero también parecían unirse a mí. Era como si hubiera sentido algo similar hace solo unos momentos…
¡Oh, ya veo! ¡Gran Slime! ¡La comodidad de la enorme criatura y los pechos de Halkara era casi la misma!

“Gran Slime, es como un cojín aquí sobre ti, pero también tienes la fuerza para hacer rebotar a Falfa y el resto de nosotras. Es muy relajante.”

Junto a mí, Falfa estaba hablando con el Gran Slime.
Sí, la misma extraña relajación podía encontrarse también en el pecho de Halkara. Me hizo sentir de nuevo como una niña…

“¡Heh-heh-heh! Te vez bastante indefensa y adorable ahora mismo, Madame Profesora.”

Pensé, Las aprendices no deberían llamar adorables a sus profesoras, pero era verdad. Se sentía tan bien que en realidad me estaba apoyando en ella.
Uh-oh. Mi mente se está nublando.
Si no hago algo, no seré capaz de resistir a Halkara…

“¿Hmm? Me está dando sueño de nuevo.”

Halkara murmuró un sentimiento similar. De acuerdo, pero estabas durmiendo hasta hace solo un minuto.

“¡Lady Azusa! ¡Algo como un gas venenoso parece estar circulando por esta área!”

Después de que Laika hablara, se cubrió la boca inmediatamente.

“¿Huh? ¿Gas venenoso?”
“¡Oh…! Lo siento tanto. Un gas bastante potente erupciona a veces en este bosque. Es inofensivo para los slimes, pero puede que sea bastante dañino para los humanos…”

Gran Slime habló como si acabara de recordarlo.

“¡No es del tipo que te deja frío, ¿verdad?! ¿En lugar de solo hacer que te de sueño?”

No es sorpresa que no haya gente en el bosque. No se supone que vengas aquí.

“¡Laika, toma tu forma de dragón!”
“¡Lady Azusa, tiene que ponerse sus zapatos!”
“¡Mami, parece que Halkara se está quedando dormida!”
“¡Hagas lo que hagas, no la dejes!”

Nos subimos a Laika y escapamos del bosque tan rápido como pudimos.
La próxima vez que vengamos, tendremos cuidado de cuanto tiempo nos quedamos…


AnteriorÍndice – Siguiente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s