I’ve Been Killing Slimes for 300 Years – Volumen 2 – Capitulo 1 – Parte 1

portada 2

Capitulo 1: Abrimos un café
Parte 1

Trescientos años después de venir a este nuevo mundo, por primera vez en mi vida, peleé con dragones.
Volvimos a la casita en las colinas de buen humor.

“¡Mmm! ¡Realmente es bueno estar en casa!”

Casi nunca hago viajes de más de un día, así que esto era una novedad para mí.

“La novia era bonita, ¿no es verdad, Mami?”

Aunque hubo problemas en la boda – particularmente el ataque de los dragones azules – Falfa ya parecía considerarlo un recuerdo divertido. Que excelente actitud.

“Tienes razón. La hermana mayor de Laika parecía feliz.”
“Si tengo una boda algún día, me pregunto si podré usar un vestido como el de ella.”

El comentario de Falfa fue inocente– pero me congelé un poco.

“Cuando me case, quiero vivir en una linda casa de ladrillos rojos.”

¡¿Q-Quiere decir que se irá de esta?!

“F-Falfa… Sabes, incluso cuando te cases, tú y tu marido pueden vivir aquí. Podríamos construir otra expansión, hacerla un hogar de dos familias…”
“¿De qué estás hablando, Mami?”

Falfa inclinó su cabeza, pareciendo confundida. Oh, bien. Aún no está pensando sobre el matrimonio en términos concretos. ¡Phew, estoy a salvo!
Justo entonces, Shalsha palmeó mi espalda.

“Shalsha quiere quedarse contigo para siempre, Mamá. Últimamente he estado aprendiendo a cocinar. Quiero que comas comidas deliciosas.”

¡Oh, Shalsha está intentando hacerme sentir mejor!
La abracé por impulso. Mis niñas son tan lindas que duele.
Como madre, me aseguro de abrazar a mis hijas como una parte esencial de mi filosofía de crianza.

“Mamá, ¿eso te hizo feliz?”

Shalsha era una niña reservada que generalmente no mostraba emociones en su rostro, pero por dentro, ella era increíblemente amable. Yo sabía eso muy bien.

“Sí, por supuesto. Tus sentimientos me llegaron, Shalsha.”
“¡¿Solo Shalsha?! ¡No es justo! ¡También abraza a Falfa, Mami! ¡Abrázame fuerte!”

Falfa rogó saltando arriba y abajo.
Falfa era fiel a sus emociones, pero tan tierna y considerada como su hermana, Shalsha. Por supuesto, a ambas las amaba por igual– infinitamente.

“Sí, sí. Tu madre no sería injusta con estas cosas.”

Esta vez abracé fuertemente a Falfa.

“Muy bien. ¿Por qué no dormimos las tres juntas como familia esta noche? Ha pasado mucho tiempo.”
“¡Siiiii! ¡Falfa está feliz!”

Shalsha también asintió.
No cambiaría la oportunidad de tomar una siesta con mis hijas ni por varios billones de yenes. No cedería ni un milímetro en eso.
Justo entonces, sentí unos ojos sobre nosotras. De inmediato, supe que eran Laika y Halkara mirándonos.
Cierto, si les daba demasiado tratamiento especial a mis hijas, las demás estarían celosas.
Hace poco en el volcán, le había dicho a Laika que era como una hermana menor para mí, y ya que ella se veía como si acabara de comenzar el bachillerato, la comparación era apta.
Halkara era una aprendiz algo atolondrada, pero aunque la palabra aprendiz generalmente era escrita con el carácter para hermano menor en mi lenguaje, no había razón para no inventar una forma que usara el carácter para hermana menor. Así que, torciendo un poco la definición, también podía pensar en ella como una hermana menor.

“Esperen un segundo,” les dije a mis hijas, dándome la vuelta. Fui hacia mis dos hermanas menores y alboroté sus cabellos.
“¡Enserio! No deberían verse tan abandonadas. ¡Vamos, nada de eso!”
“Lady Azusa, me despeina… Aunque… la verdad no me molesta.”

La siempre seria Laika expresó sus sentimientos tímidamente.
Después de todo, esta casa en las colinas no era el origen de ninguna de ellas. Tenía la intención de apoyarlas, para evitar que se sientan solas.
Por otro lado, Halkara se aferró a mí por cuenta propia. De alguna manera, me recordó a cuando estaba en secundaria. Algunas chicas también habían sido extrañamente pegajosas entonces.
Sin embargo, en el caso de Halkara, había un obstáculo físico para la cercanía.
Boing.
Lo sabía. Su pecho estaba tocándome.

“¿Hmm…? No puedo acercarme del todo a usted. ¿Por qué es eso?”

Realmente se lo está preguntando. Creo que debería ser un poco más consciente de lo exuberante que es…

“Me pregunto si puedo tomar prestado un poco de tu busto… ¿Hay un hechizo para eso?”
“¿Dijo algo, Madame Profesora?”
“… No. Nada.”

Y así, nuestro viaje familiar al Monte Rokko para la boda de la hermana mayor de Laika terminó sin más. Flatorte, la antigua líder de los dragones azules, se había calmado considerablemente luego de que Beelzebub la fulminara con la mirada, así que probablemente no habría represalias.
Fue por eso que pensé que podríamos volver a nuestra rutina diaria, pero–

“Lady Azusa, tendré que comenzar pronto con los preparativos para la cena. Sin embargo, como no fui de compras antes de nuestro viaje, no tenemos ningún ingrediente a mano,” reportó Laika.

Y también éramos una familia grande. Aunque si la hacía ir de compras ahora, era probable que los vegetales ya se hubiesen agotado.

“En ese caso, ¿por qué no comemos todas en la aldea hoy?”


Como de costumbre, fuimos hacia la aldea caminando perezosamente, pero trabajamos un poco en el camino.
En esta familia, “trabajo” significaba eliminar slimes. Aparecieron de camino a la aldea, así que nos aseguramos de eliminarlos a todos.

“Si ven un slime, mátenlo y tomen la piedra mágica, ¿de acuerdo?”

Para cubrir los costos de una cena para cinco, tenía que matar al menos veinticinco slimes. Cada uno generaba una piedra mágica que vale doscientos oros, lo que era más o menos equivalente a doscientos yenes japoneses.
Los restaurantes de la aldea no eran demasiado elegantes, así que podríamos comer ahí por unos mil oros por persona. Sin embargo, tomando en cuenta el costo de las bebidas y eso, no sería mala idea matar algunos más. No era que nos faltara dinero, pero me gustaba ganar lo que usaba en el día antes de que este terminara.

“Incluso yo puedo matar slimes.”

Halkara estaba golpeando los elásticos monstruos como si fuera algún tipo de ejercicio.
Sin embargo, Falfa le advirtió.

“Hermana Mayor Halkara, ese slime es bueno, así que no debes matarlo.”
“¿Huh? ¿Este?”
“Uh-huh. El slime de por allá es malo, así que deberías matarlo. Mira, ¿ves a esos dos de allá? Es el que parece esponjoso.”
“Um, ¿este?”
“¡Ese no! ¡Ese también es bueno!”
“Es difícil diferenciarlos…”

Yo misma aún no estaba realmente segura de cómo se diferenciaban los buenos de los malos.

“Halkara, los pálidos son malos. Los de colores más profundos son buenos. Solo recuerda eso.”
“Entiendo lo que dices, Shalsha, pero no es fácil distinguir la profundidad del color.”

Halkara mató tímidamente al siguiente slime.
Después de alrededor de media hora de trabajo, nuestra familia se las arregló para conseguir un total de treinta y ocho slimes.
Por mi estimación, probablemente recuperamos el costo de nuestra comida en el restaurante.
Cuando llegamos a la aldea de Flatta, la gente estaba poniendo decoraciones por alguna razón.
Telas coloridas colgaban de los muros, y la calle principal de la aldea se veía bastante brillante y festiva.

“Oh, es cierto. Casi es hora del Festival de Danza.”

Recordé que era más o menos esa fecha.
El Festival de Danza era un festival tradicional de la aldea de Flatta. Digo “tradicional”, pero cuando vine a vivir aquí, aún no lo habían empezado.
Tuvieron el primero hace unos doscientos cincuenta años, y se había mantenido desde entonces. En lo que respectaba a la gente, una vez que algo seguía por doscientos cincuenta años, contaba como tradición.

“Lady Azusa, ¿qué clase de festival es?”

Laika no lo había visto antes, así que no lo sabía.

“La gente baila en la plaza de la aldea y en las colinas cuando quieren y como quieren. Por supuesto, también hay puestos callejeros, así que puedes divertirte aunque no bailes.”
“Ah. ¿Así que esta es una costumbre de su cultura? Que intrigante.”
“Llamarlo una costumbre cultural lo hace sonar muy formal, pero es un festival tranquilo. Escuché que originalmente era cuando la gente ofrecía las frutas de su cosecha a una deidad de la tierra y pedían que continuaran las bendiciones en el próximo año, pero casi nadie le presta atención a eso ahora.”

El ejercicio también quemaba el estrés. Bailando todo el día, generas energía para darlo todo en otras tareas más tarde.

“Oh, pero si es la gran Bruja y compañía.” El hombre de la tienda donde siempre compramos nuestra manteca nos saludó. Él también estaba colgando una tela colorida en el muro.
“Buenas tardes. Casi es hora del festival, ¿no es así?”
“Así es. Dígame, ¿haría también algo para el festival, gran Bruja? Recibiríamos encantados su contribución. Aunque, naturalmente, estaríamos felices incluso si viniera a mirar como siempre.”
“Mm, sí. Pero sabes, intento no participar en el festival mismo. Si lo hiciera, podría acabar liderándolo…”

En pocas palabras, la aldea estaría en peligro de perder su autonomía.
Después de todo, yo era una bruja que había estado viviendo ahí desde antes de que el festival comenzara. Si tal ser tomara parte en el festival, los aldeanos quedarían sin nada que decir.
Odiaría acabar sintiendo que estaba dominando la aldea, así que me había abstenido de participar en el programa del festival.
Sin embargo, este año, mis circunstancias eran un poco diferentes.

“¡Si es un festival, ¿creen que tengan puestos vendiendo caramelos?!”
“Es posible discernir la naturaleza de los aldeanos a través de los ritos del festival. La investigación de tradiciones también es importante en el estudio de la historia.”

Falfa y Shalsha estaban mostrando interés… Aunque estaban interesadas en cosas muy diferentes.

“Un festival, ¿hmm? En festivales élficos, hice bebidas exclusivas para vender. Cuando ofrecí un elixir basado en plantas que prevenía la resaca, simplemente volaron de las repisas. Tal vez lo venda de nuevo. En los festivales, tus productos se venderán incluso con precios altos; es un negocio bastante fácil.”

Los pensamientos de Halkara también se estaban moviendo hacia el festival, aunque los de ella eran menos puros.
Laika también estaba mirando los preparativos.
Bueno, mi familia se había expandido rápidamente. Tal vez podría tomar esta oportunidad para intentar cambiar cómo me involucro con el festival.
Dicho eso, presentarnos como familia sería bastante difícil, y si acabábamos completamente atadas a nuestro papel en él, no tendríamos la libertad de disfrutar el festival con normalidad. Eso derrotaría completamente el propósito.
¿Había alguna clase de compromiso decente?

“Gran Bruja, también hay una celebración el día antes del festival. Podría hacer algo ese día,” dijo el hombre manteca.
“Es cierto. Si hiciéramos eso, no se superpondría con el festival principal, pero… Hmm…”

No podía encontrar una respuesta inmediatamente, así que por el momento, archivé el asunto.
Fuimos a mi restaurante favorito, el Águila Experta, para una gran cena.
En esta época del año el pato rostizado estaba en el menú, y había sido condimentado exquisitamente. No era una gran bebedora, pero hasta yo me bebí vaso tras vaso con gusto. Halkara también bebió mucho.

“Está bien si bebes, Halkara, pero no te emborraches completamente como en la boda.”
“Cuando hay licor de frutas, siempre acabo bebiéndolo para comparar el sabor, ya que yo misma hago bebidas basadas en plantas.”

Ahí tienes a una verdadera elfa boticaria. Las plantas son la especialidad de los elfos.
Justo entonces, tuve un momento eureka.

“Dime, Halkara. ¿Puedes hacer varios tipos de bebidas que no sean alcohólicas?”
“Sí. Tampoco tienen que ser basadas en frutas. También puedo ofrecer un saludable extracto de hongos.”

Entonces podremos hacer esto.

“¡En el día antes del festival, organicemos la Casa del Café de la Bruja!”

Los ojos de toda mi familia se volvieron hacia mí.

“¿Qué piensan? Halkara puede estar a cargo del menú de bebidas, y la comida que hace Laika es lo suficientemente buena para ser servida en un restaurante. Si ponemos mesas en el espacio común de madera que Laika construyó, podríamos usarlo como local sin problemas, y con nuestra familia de cinco, podemos servir a los clientes. Y será en el día anterior, así que no coincidirá con el festival mismo.”

Tan pronto como lo propuse señalé un punto bueno tras otro en un intento por persuadirlas.
Sin embargo, un rostro no se veía particularmente entusiasmado.
Extrañamente, era Laika.

“Ya veo… En ese caso, tendremos que usar uniformes de camarera, ¿no es así?”

Oh, ¿los que se ven vagamente similares a los uniformes de sirvienta? Pensé que ropas normales estarían bien, siempre y cuando parezcamos una unidad. De hecho, las ropas regulares de Laika ya eran bastante elegantes.

“Ropas normales bastarán, y si prefieres no atender las mesas, podrías trabajar atrás. También está la opción de no hacer nada.”

Estaba mal forzar algo como esto.

“¡No, por favor déjeme participar! ¡También creo que sería una buena oportunidad para que sus hijas estudien a la sociedad!”

Laika sonaba como una profesora. Su corazón era tan dedicado como siempre.

“Soportaré el uniforme de camarera… Si estamos ocupadas, supongo que pronto dejará de molestarme.”

Aun así, ¿qué tiene contras los uniformes de camarera? Entendería si estuviera avergonzada, pero el estilo de Laika era Lolita Gótica negra. En este punto, ya sobresalía más que el atuendo promedio.
Bueno, si eres quisquillosa con la moda, probablemente tienes estándares inflexibles.
El resultado fue que decidimos unirnos a la celebración como familia en el día anterior al festival.
Después de terminar de comer, cuando fuimos a reportar esto al jefe de la aldea, él nos agradeció profusamente: “¡Eso sería espléndido!” Por su reacción, pensarías que habíamos donado unos cien millones de oros a la aldea.

Al día siguiente…
Con la intención de golpear mientras el hierro siguiera caliente, fuimos a la tienda donde hicimos que confeccionaran nuestros vestidos para la boda.
Pedimos que hicieran uniformes de camarera para todo nuestro grupo, y completaron la orden para todas nosotras sin incidente.
Ya que teníamos la oportunidad, una vez que volvimos a casa, nos probamos nuestros uniformes.
El mío me hacía parecer una sirvienta perfectamente normal.
Me sentí como una colegiala en uno de los maid cafés que a menudo organizan en los festivales escolares de Japón.
Yo era una persona normal usando esto por capricho, y una profesional de los maid cafés probablemente me diría que lo estaba haciendo todo mal… Si es que siquiera había alguno en este mundo.
A continuación, Halkara terminó de cambiarse y emergió de su habitación.

“Um, si tomaron mis medidas, pero el pecho está ajustado…”

Ahora que lo pienso, el tendero dijo algo como, “Si está un poco ajustado, este tendrá más impacto.”
No fue sorpresa, pero ella era una camarera elfa tetona.

“Halkara, cuando estás aquí las cosas inmediatamente se vuelven riesgosas. Contrariamente, honestamente me impresiona que tu sola seas suficiente para hacer que este emprendimiento sea riesgoso.”
“Madame Profesora, ¿eso fue un cumplido?”
“Creo que hay demanda. Sin embargo, si solo tenemos un cierto demográfico, tendremos problemas… Escucha, ¿podrías probar caminar un poco alrededor?”
“¿Solo caminar? ¿Algo así?”

Halkara caminó.
Su pecho se balanceó asertivamente.
Wow, ese balanceo era suficiente para subir la clasificación de edad. Casi tenías que preguntarte si su busto estaba hecho de agua.
Incluso las mujeres le darían una segunda mirada. Absolutamente tendríamos clientes que estarían ahí por Halkara.
La última en entrar fue Laika, que inicialmente no estaba muy metida en esto, y–

“Um, no… no me veo rara, ¿no?”

En el momento en que vi a Laika, un shock recorrió mi cuerpo.
Involuntariamente, me cubrí la boca con la mano e incluso me agaché un poco.

“¿Hmm? ¿Lady Azusa? ¿Pasa algo? ¿Se siente mal?”
“Es una diosa… Ha aparecido una diosa…”

Yo no era la única que estaba reaccionando anormalmente.
Halkara también estaba aturdida. “Es la camarera definitiva…”
Sí, el uniforme de camarera le quedaba demasiado bien a Laika.
La hacía parecer como una chica adorable que estaba sirviendo a los clientes por primera vez y decidió probárselo; su expresión intranquila y los adornos del atuendo armonizaban con su atractivo coqueto. Ella era una fuerza a tener en cuenta.

“Usas ropa con volantes todo el tiempo, así que te queda bien. De hecho, demasiado bien…”

Laika estaba claramente avergonzada por ese cumplido.

“La verdad es que, hace mucho, fui camarera en una obra en la escuela dragón, y todo el mundo me dijo que me quedaba bien… Ustedes están reaccionando de la misma forma.”

Ya veo: no estaba entusiasmada porque sabía que era casi demasiado perfecto para ella.

“Laika, puede que sea vergonzoso, pero realmente deberías hacerlo al menos una vez. Sé más proactiva al mostrar tus talentos.”

Estaba hablando como si yo fuera una productora y ella una artista, pero era lo que realmente sentía.
Tuve una corazonada de que seríamos un éxito.
Bueno, todo lo que habíamos hecho era hacer que confeccionaran nuestra ropa, pero sería relativamente fácil lidiar con la comida.
Si comprábamos mesas, solo estorbarían más adelante, así que estaba planeando tomar prestadas algunas de la aldea.


Anterior Índice – Siguiente

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s