I’ve Been Killing Slimes for 300 Years – Volumen 2 – Capitulo 1 – Parte 2

portada 2

Parte 2

Y entonces avanzamos con las preparaciones para la Casa del Café de la Bruja.
Primero, pensamos en el menú. Para las bebidas, ofreceríamos las estándar y dependeríamos de los instintos de Halkara para el resto.

“¡Finalmente, tengo la oportunidad de dar rienda suelta a mis habilidades! ¡Solo déjemelo a mí, Madame Profesora!”

Ella parecía anormalmente motivada, y propuso muchas ideas para el menú.
Sin embargo, a pesar de la abundancia de propuestas, la mayoría de ellas eran peculiares.

“’Bebida Potenciadora – Una Mezcla de Quince Raíces Diferentes.’ Esta no.”
“¡¿Huh?! ¡¿Por qué?! Era inmensamente popular con los hombres en mi provincia natal de Hrant. ¡Dijeron que hacía maravillas!”
“¡El concepto es vago! Hazlo un poco más poético.”
“Pues bien, ¿qué tal esto? ‘¡Bébelo Diariamente y Serás Más Alto en un Mes! Una Medicina Herbal que Promueve el Crecimiento de los Huesos.’”
“¡Mira, deja de promocionar lo útiles que son! ¡Ve por algo más normal!”

No solo eso, sino que sería raro vender un objeto con un efecto de un mes en un café de un solo día.

“Creo que mis sugerencias suenan más como de bruja…”

La objeción de Halkara tenía sentido, pero la gente de la aldea en realidad no me temía como a una bruja aterradora, así que no había necesidad de hacer el papel tan seriamente.

“En ese caso, iré a lo seguro con jugo de fruta. Si mezclas uvas silvestres de esta región con miel disuelta en agua caliente, tiene un regusto refrescante.”
“Dame ideas como esa desde el principio.”

Podía tomar esa sin quejas. De hecho, no había nada malo en ella.

“Bueno, quiero decir, es solo que no es interesante.”
“No trates de ser ‘interesante’. Esto no son productos de broma.”

Esta no era un área en la que los maid café competían ferozmente entre ellos, así que “normal” funcionaría bien.

“Si eso es lo que quiere, puede pensar en unas cincuenta en un día.”
“¿Qué eres, un genio? En ese caso, estaremos bien con las bebidas. No es que estuviese muy preocupada para empezar.”
“Diablos… Me gustaría al menos hacer algo como ‘¡Piensas Que es Dulce, y Entonces Wham! ¡Súper Picante! Jugo Mezclado con Treinta Especias.’”

Sin importar en que mundo estés, siempre puedes encontrar gente que solo quiere hacer algo raro.
A continuación estaba el menú de comidas. Eso también estaba siendo más difícil de lo que esperaba.
Laika trajo un plato que tenía una masa amarilla enorme.

“Lady Azusa, pensé en una promoción en la cual quien coma este ultra gigantesco omelet en treinta minutos no tendrá que pagar por él. ¿Qué le parece?”
“¡Nada de concursos de comer! ¡Acabaremos con una imagen específica!”

¿Son los retos de comer algo universal?

“¡De hecho, tengo otro plan secreto!”

Laika fue a la cocina y trajo otro plato.

¿Qué tal algo único? Pondremos crema dulce en pasta cocida. La gente asumirá que la pasta no va bien con cosas dulces, sin embargo, lo cubriremos con algo como de postre.”
“¡Admiro tu espíritu aventurero, pero no vamos a hacer eso!”

¡Definitivamente también había lugares como ese en Japón!

“¡Laika, tu cocina regular es deliciosa, así que apégate a lo básico!”
“Ya veo… Es solo que, tomaremos su dinero y eso, así que pensé que realmente deberíamos proveerles algo de valor acorde…”

Cada una de ellas era demasiado aventurera. Los café deberían relajar y calmar a la gente. Preferiría que no se equivocaran en eso.
Sin embargo, había gente más problemática.
La puerta se abrió con un bang, y Falfa entró corriendo. Ella aparentemente estaba afuera.

“¡Mami! ¡Atrapé un gran saltamontes!”

Ella tenía razón. Era gigantesco, del tamaño de su palma.

“Wow, es grande.”
“Escuchen, si cocinamos este saltamontes, ¿cómo creen que sabría–?”
“No vamos a servir eso en el café.”

Fue entonces que apareció Shalsha, sosteniendo un grueso libro.

De acuerdo a este volumen, algunos países extranjeros comen insectos, y especies relacionadas a los saltamontes son especialmente populares. Sin embargo, a menos que le quites las patas, tienen a quedar atrapados en tu garganta o en otras partes de tu cuerpo, y puedes acabar en condición crítica.”
“¡No tengo intención de negar otras culturas, pero no vamos a hacer eso aquí!”

¡¿Por qué querrías llevar a un café de un día en esa dirección?!

“Tú también, Falfa. Lleva al Señor Saltamontes de vuelta afuera, ¿de acuerdo? Tal vez él estaba planeando jugar con sus amigos.”
“De acueeerdo. Lo haré.”

Falfa volvió afuera. Todo el mundo estaba intentando hacer cosas mucho más extrañas de lo que imaginé.
De acuerdo, seré la coordinadora. No hay nadie más.
Lo primero que hice fue hacerme cargo de los asientos. Usé una cinta métrica y decidí donde pondríamos las mesas.
Además de las mesas interiores, decidí preparar asientos afuera. Eso nos daría más sillas, y el aire era maravilloso aquí en las colinas. La ocasional brisa también se sentía agradable.
Hice esto porque si se empezaba a llenar, la atmósfera ya no sería tranquila, y eso significaría que nuestro café tenía sus prioridades al revés.
También hice decisiones finales en cuanto al menú, tomando en cuenta las proposiciones de Laika mientras trabajaba. Me enfoqué en platillos hechos con vegetales, decidiéndome por una versión ligeramente más elegante que la comida casera.

“Escribamos los menú en el papel resistente que usamos para registrar los resultados de la mezcla de medicinas. Haremos uno para cada mesa. Me encargaré de la muestra, ¿el resto de ustedes podrían hacer tres cada una?”
“Madame Profesora, realmente va enserio con esto, ¿verdad?”

Halkara estaba tan sorprendida que había retrocedido un poco.

“Creí que sería más como una broma…”
“¿Por qué lo haríamos intencionalmente como una broma luego de pasar por tantos problemas?”
“No, solo me refiero a, por ejemplo, podríamos decir ‘Bienvenido, Amo’ a los clientes y cosas así.”

¿Podría ser que los maid café de Japón sean algo universal…?


El tiempo pasó rápidamente – o más bien, no había mucho tiempo hasta el día antes del festival – y la gran apertura de la Casa del Café de la Bruja finalmente llegó.
Después del desayuno, todas nos cambiamos a nuestros uniformes de camareras.

“S-Saben, cuando estamos todas alineadas en uniformes similares, damos un buen espectáculo…”

Mientras hablaba, la expresión de Laika era mitad avergonzada y mitad exaltada de que el día finalmente había llegado.
Yo me sentía más o menos igual.

“Tienes razón. Afortunadamente, hoy no parece que vaya a llover. Comencemos con los preparativos finales, ¿quieren? Laika y Halkara, ustedes comiencen con la comida y las bebidas; Falfa y Shalsha, ustedes limpien las mesas y asegúrense de que no haya polvo en el piso. Yo pondré los asientos exteriores.”

Si hubiésemos puesto los asientos exteriores antes de tiempo y llovía, hubiéramos tenido problemas, así que los mantuvimos bajo el alero hasta el momento justo.
Todas asintieron, así que aparentemente, no había problemas.

“Son las ocho en punto ahora, así que tenemos dos horas hasta que abramos a las diez. Hagamos esto bien.”

Esta vez, Laika y Falfa respondieron: “¡Sí!” “¡De acueeerdo!”

“Um, ¿qué haremos si no recibimos ningún cliente…?” Como era de esperar, dado que a menudo acabábamos en situaciones miserables, Halkara era una pesimista. “Estamos bastante lejos de la aldea aquí. Es seguro que ahí también habrán celebraciones pre-festival, y si deciden que no les importa una tienda en un lugar como este y deciden no venir…”

Ella tenía razón. Era un riesgo real.

“Bueno, no tiene sentido ponerse nerviosas. Simplemente hagamos lo que podamos. Quiero decir, ya saben, el solo participar vale algo…”
“Si no vendemos nada, empacaré las bebidas en canastas y las venderé en el festival de mañana.”

Como esperarías de alguien que dirigía una fábrica, ella tenía un duro espíritu comercial.

“Muy bien, vamos a trabajar. Todas saben cuáles son sus turnos, ¿verdad? ¡Muy bien, reunión aplazada!”

Ya que mi trabajo era afuera, fui a abrir la puerta en el lado de la cabaña de madera. Esto era técnicamente la puerta trasera de la casa, pero ya que estábamos usando la cabaña como tienda, sería la entrada frontal.
Había un letrero en frente de la casa que decía, LA CASA DEL CAFÉ DE LA BRUJA. Dicho eso, casi nadie pasaba jamás por aquí, así que en realidad sería cuestión de qué tan bien se había extendido la palabra por la aldea.

“Pues bien, será mejor que organice las mesas exteriores–”

Sin embargo, en el momento en que abrí la puerta, me congelé.
Ya había una laaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaarga línea de clientes afuera.
Tenían que ser unas sesenta personas… Ciertamente no teníamos tantos asientos.
Alrededor de la mitad eran hombres, y la mitad mujeres. Con solo mirarlos, pensarías que estaban a punto de ir a una convención.

“¡Ooh! ¡La gran Bruja de las Colinas, versión camarera!”
“¡Que gloriosa vista!”
“¡Quiero darme prisa y ver a las demás también!”

Todo lo que había hecho era salir, y ya se podía sentir la emoción.

“U-Um, si saben que no abrimos hasta las diez, ¿verdad?”

Estaba bastante segura de haber adjuntado un papel con nuestros horarios en el letrero frente a la tienda, pero…

“¡Por supuesto!”
“¡Quedarme aquí toda la noche hubiera causado problemas para la gente, así que vine muy temprano por la mañana!”
“¡Nos tomó un día entero para venir aquí desde la ciudad!”

La persona de más atrás tenía una placa con FIN DE LA LÍNEA escrito en ella.
¡No recuerdo haber hecho eso! ¿Alguien se ofreció a hacer eso por su cuenta?

“¡Ahora mismo nos estamos preparando, así que por favor esperen un poco más!”

Nunca soñé que tendría tantos ojos en mí mientras colocaba las mesas. Dicho eso, gracias en parte a mi tremenda fuerza física, el trabajo mismo terminó rápidamente. Era fácil cargar una mesa en cada mano siendo nivel 99.
Sin embargo, no podía decirles que esperaran casi dos horas más hasta que abriéramos a las diez.
Terminé rápidamente las preparaciones exteriores, entonces volví adentro.

“Escuchen, ya hay unas sesenta personas en fila allá afuera. ¿Creen que podríamos abrir un poco antes, a las nueve?”

Todas parecían sorprendidas.

“¡¿Qué?! ¡Es grosero hacer fila la noche anterior!”

Aparentemente, en este mundo hacer fila toda la noche era considerado una molestia. La cultura de exhibición y venta en Japón era similar. ¿Por qué son similares?

“De hecho, parece que empezaron la fila temprano por la mañana.”
“Entonces está bien. Si hubiesen estado ahí toda la noche, hubiéramos tenido que mandarlos al final de la fila.”

Tenían reglas bastante estrictas con respecto a la tripulación nocturna.

“¿Entonces creen que podremos abrir a las nueve?”
“Las bebidas no serán problema. ¿Qué hay de ti, Laika?”
“Yo también lo lograré a tiempo. Ya tenemos los ingredientes. Sin embargo, tenemos más clientes de lo que anticipamos, y sería un problema si vendiéramos todo, así que tal vez debería volar a la aldea ahora y arreglar para que nos traigan comestibles adicionales.”
“Yo haré eso. ¡Solo dime lo que necesitas! Entonces lo que queda es el número de sillas, creo…”

Teníamos mesas extras a mano. Tal vez vaya y tome lo que tenemos en nuestras habitaciones. Las usaríamos para expandirnos cuando tengamos que acomodar un gran número de clientes.
Justo entonces,  antes de que dijera algo, Falfa y Shalsha entraron cargando una mesa.

“Mami, Shalsha dice que deberíamos poner más mesas.”
“Mamá, yo también haré lo que pueda. Un erudito oriental dijo que el saber que no lleva a la acción es inútil.”
“¡Ustedes dos son fantásticas! ¡Si tuviéramos tiempo, las abrazaría de nuevo!”

Y entonces, trabajamos como locas para hacer nuestra apertura a las nueve en punto.
Puede que sea la primera vez que trabajé tan duro en este mundo.
Aun así, no se parecía en nada al agotamiento de ser una esclava corporativa.
Tal vez era algo natural. Los esclavos corporativos trabajan porque son forzados a hacerlo.
Ahora mismo, estábamos trabajando porque queríamos. Nuestra motivación era fundamentalmente diferente.

Entonces, en el segundo que las manecillas del reloj apuntaron al nueve, abrí la puerta de la cabaña de madera.

“¡Ya que tenemos tantos clientes esperando, la Casa del Café de la Bruja abrirá una hora antes de tiempo! ¡Les serviremos comenzando por el frente de la fila, así que por favor sean pacientes!”

Sonó una ovación: “¡Siiiiiiii!” ¡Nadie grita así por la apertura de un café!
No tenía idea de que seríamos tan populares…
La fila era aún más larga que antes. Sin duda íbamos a estar trabajando todo el día.

“¡Un grupo de dos! ¿Preferirían sentarse adentro o afuera en la terraza? ¡Muy bien, síganme adentro!”
“Mesa para uno, ¿correcto? ¿Le parece bien sentarse en el mostrador? ¡Sí, venga por aquí!”
“¡Grupo de cinco! ¡Por favor, síganme a esta mesa!”

Acomodé a los clientes de un lado a otro. Mientras trabajaba, recordé sonreír.
Oh, y ese “mostrador” que mencioné era una larga mesa que habíamos puesto apresuradamente contra la pared. Nuestro plan original no incluía nada como eso.
La idea de que la gente se relajara ya se estaba desintegrando. Si no elevábamos nuestra tasa de atención significativamente, algunos clientes no iban a poder entrar. Y yo que había estado soñando con un café secreto…
Aun así, los clientes habían estado al tanto desde el momento en que se formaron en la fila de que iba a estar lleno, y no recibimos ninguna queja. De hecho, la gente nos ovacionaba como si fuéramos cantantes idols hasta que se volvió un problema. Bueno, no tanto un problema como algo vergonzoso…

“¡Es una camarera hermosa, gran Bruja! ¡Simplemente divina!”
“¡Halkara también es exquisita! ¡Está justo en la línea entre ‘saludable’ y ‘lasciva’!”
“¡Las camareras gemelas simplemente no podrían ser más lindas!”

Hmm… Mi restaurante se estaba convirtiendo rápidamente en un maid café.
Como un punto aparte, alrededor de la mitad de los clientes eran mujeres. Las cantantes idols japonesas también tenían bastantes fans femeninas; esto probablemente era algo similar.
Sin embargo, sin importar que, la más popular – la que atraía más atención – era…
… Laika.

“Gracias por esperar… Aquí está el omelet que ordenó. Tómese su tiempo y disfrútelo por favor…”

Como regla general, Laika estaba en la cocina, pero una vez cada tanto, ella traía una orden. Cada vez que lo hacía, los ojos de los clientes iban hacia ella.
Si los clientes estaban comiendo, sus manos paraban en seco.

“E-Es un ángel…”
“Querrás decir ‘una diosa’.”
“Si tuviera una hermana menor como ella, pasaría una hora cada día abrazándola, simplemente lo sé.”
“No hay necesidad de todas esas palabras. El solo verla es sublime.”

Laika también era perfectamente adorable aquí. Ella capturaba la atención no solo de los hombres, también de las mujeres. Una mesa de chicas adolescentes estaba chillando.
De hecho, a mí también me había abrumado la primera vez que la vi. Esto probaba que mis sentidos no se habían equivocado.
Si hubiera un ranking de chicas hermosas que quisieras como tu hermana menor, ella se llevaría fácilmente el primer puesto… Aunque puede que una hermana menor en uniforme de camarera sea un poco raro.

“Um, honorables invitados, si se me quedan viendo así, yo, um… Es muy difícil relajarse…”

Laika se estaba sonrojando y retorciendo, y eso la hacía incluso más formidable.
Un cliente se había emocionado lo suficiente para que le sangrara la nariz.

“Laika realmente es la número uno, ¿verdad?”
“Es grandioso cuando chicas serias usan algo como eso.”
“Halkara también es buena, pero es demasiado provocativa.”
“Después de todo, la atracción femenina no se trata solo de pechos.”
“¡Quiero decir, también me gustan los pechos!”

Comencé a escuchar comentarios ligeramente problemáticos aquí y allá.
¿Deberíamos simplemente mantener esto y comenzar a ganar dinero como maid café? No… Preferiría tener una vida estable matando slimes. No todo estaba saliendo como planeamos, pero el café en sí mismo era muy popular.

“¡Este jugo es realmente refrescante!”
“Sí, y la sopa realmente te calienta. ¡Se siente como comida cacera, pero también es lo suficientemente sofisticada para un café!”

Todo en el menú era de alta calidad. Tenía confianza en que la gente estaría satisfecha, y era todo gracias a Laika y Halkara. Aunque, si no hubiera mantenido un ojo en las cosas, pudimos fácilmente haber acabado con una alineación de artículos escandalosos.

Sin embargo, ser populares significaba que estábamos ocupadas, y entonces…
Antes del mediodía, Shalsha estaba sentada en la parte trasera.

“Mamá, mis piernas ya no quieren moverse. Lo siento.”

Era cierto que Shalsha no era muy fuerte físicamente. Este trabajo puede haber sido duro para ella.

“Tomate tu tiempo y descansa. Lo lamento, estaba demasiado ocupada para notarlo antes.”
“E-En ese caso… Seré la cajera. Puedo hacer eso sin moverme.”
“De acuerdo. Cuando creas que ya no puedes manejarlo, dilo de inmediato. No te fuerces.”

Si estábamos nerviosas, era en un buen sentido, pero aun así, no esperaba tanto trabajo. Había muchos rostros que no reconocía. Aparentemente, había venido gente no solo de Flatta, sino que de más lejos.
Si esto fuera una tienda de ramen en Japón, probablemente hubiéramos tenido que decir que nos quedamos sin sopa y teníamos que cerrar por el día, pero éramos un café, y ya que estábamos abiertos solo por este día, no podíamos exactamente decirle a la gente que vuelva en otro momento.
Supongo que simplemente tendré que acelerar el paso.
Una mesa se liberó, así que tenía que dejar entrar a los próximos clientes. Abrí la puerta.

“¡Gracias por esperar! ¿Cuántos son en tu grupo?”
“Uno.”

Vi un rostro muy familiar.

“Sí que parecemos encontrarnos a menudo, ¿no es verdad, Beelzebub? ¿Tu trabajo con los demonios es tan lento?”
“Estás siendo grosera con tu clienta. Tengo buen oído para tal información, eso es todo.”

Beelzebub era algo así como un demonio de alto rango que asusta a los niños que lloran hasta silenciarlos, pero para ser honesta, ella era una buena persona. En el pasado, ella realmente me había salvado.

“Sin embargo, por lo que veo, el éxito de tu negocio está dándote algunos problemas.”
“Así que puedes darte cuenta, ¿huh? Honestamente, está tan ocupado que aceptaría ayuda de un gato…”

Justo entonces, tuve una idea brillante.
Bueno, de hecho, era más como una simple petición.

“Hey, Beelzebub, si no te importa, ¿crees que podrías ayudarnos a atender a los clientes?”

Junté mis manos y rogué. Rogarle a un demonio así se sintió un poco como adoración pagana.

“Por las campanas del infierno… Siempre optas instantáneamente por usarme como empleada. Soy un demonio, déjame decirte. No soy un ser que puedes casualmente poner a trabajar. Uno solo puede ser tan impertinente. –Claro, ayudaré.”
“¡Muchas gracias!”

Para ser franca, pensé que todo saldría bien si le pedía a Beelzebub. Ese era el tipo de persona que era ella.

“Si te inclinas ante mi así, realmente tengo que recompensarte.”

Beelzebub habló tímidamente.

“Por cierto, ¿tienes un uniforme de camarera? Podría trabajar con lo que estoy usando, pero si voy a hacer esto, preferiría algo con volantes como eso.”

Ella realmente estaba metida en esto. ¿Tal vez quería probarse el atuendo? Dicho eso, la ropa cotidiana de Beelzebub exponía sus hombros, y era verdad que no eran realmente adecuadas para un café diurno.

“Tengo un uniforme de repuesto, solo en caso de que este se ensucie. Puedes usar ese.”
“Claro. Buscaré un cuarto vacío y me cambiaré.”

Ayúdame, Beelzebub. ¡Te pagaré un sueldo adecuado! ¡Si acabas trabajando horas extras, te las pagaré!


AnteriorÍndice – Siguiente

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s