I’ve Been Killing Slimes for 300 Years – Volumen 2 – Capitulo 3

portada 2

Capitulo 3: La sospechada graduación de Halkara

“Disculpe, Madame Profesora. ¿Podría cambiar mi turno en la cocina de pasado mañana por el suyo de hoy?”

Halkara me preguntó eso en la mañana del quinto día después de que acabara el festival y volviera la paz.

“Está bien, ¿pero va a pasar algo en dos días?”
“Voy a ir a Nascúte.”

Nascúte era la ciudad vecina de Flatta, queda a alrededor de una hora caminando. He ido ahí ocasionalmente, pero solo ocasionalmente.
Era demasiado lejos para ir de compras, y no era una ciudad increíblemente grande, así que no había muchos bienes únicos del lugar.

“¿Por qué vas ir a un lugar como ese?”
“Una inspección preliminar. Muy bien, me voy a regar las flores.”

Y con eso, Halkara se levantó de la silla y salió por la puerta.
Eso hizo difícil preguntarle a qué era preliminar la inspección…
Al día siguiente, durante el descanso del almuerzo, Halkara estaba ojeando unos papeles en el comedor.

“Veamos…” La oí decir. “Quisiera tener más o menos este espacio. De hecho, creo que tal vez prefiero algo un poco más grande. Aun así, supongo que simplemente tendré que negociar directamente con el corredor de bienes raíces.”
¿Hmm? ¿Un corredor de bienes raíces? ¿Iba a comprar terreno o un edificio?
¿Podría ser…?
¡¿Halkara estaba planeando comprar una casa y vivir por su cuenta?!
De hecho, sospechaba que algo como esto podía pasar. Todo este tiempo, me he estado metiendo con Halkara y tratándola como un personaje cómico. Halkara misma fue la que creo la causa raíz, pero aun así, ella probablemente no había disfrutado mis bromas.
Podía declarar con la mayor confianza que tratándose de sus habilidades como boticaria, no la estaba tratando como nada menos que una profesional. Sin embargo… ella era descuidada con su vida personal y otras cosas, y como resultado, puede que me esté metiendo bastante con ella…
¿Qué debería hacer? ¿Debería pedirle que no se vaya?
Aunque ella no me había dicho ni una palabra de que se iba. En estas circunstancias, ¿sería raro persuadirla para que se quede?
Además, ella era una adulta, libre de elegir qué hacer con su propio futuro. Esto no era como decirle a tu hijo universitario que vaya a clases desde casa.
Mientras me preocupaba sobre eso, Halkara se fue a alguna parte.

“Cálmate, cálmate… Todavía no sabes si eso es lo que está pasando.”

Pensando que tal vez había cometido algún tipo de error, miré los papeles que Halkara dejó.
Cada uno de ellos era información inmobiliaria de Nascúte.
No solo eso, también había marcas rojas en ellos.

“¡Argh! ¡Esto parece serio!”

Justo entonces, Laika apareció. Ella parecía un poco nerviosa.
Ella también estaba dando miradas furtivas aquí y allá, manteniendo un ojo en sus alrededores.

“Um, Lady Azusa, ¿tiene un momento?”
“Claro. ¿Qué pasa?”
“Aún no estoy segura pero, ¿cree que Halkara pretenda dejar esta casa?”
“¡¿Tú también lo crees, Laika?!”

Pensé que no deberíamos tener esta conversación aquí mismo, así que fuimos a mi habitación.

“El otro día, ella estaba en la habitación donde hace medicinas y dijo, ‘En el próximo lugar, podré tomar más espacio’. Me preguntaba si ese ‘próximo lugar’ se refería tal vez a una nueva casa.”
“Tienes razón… Ella realmente planea irse…”

Ella ya era una boticaria profesional; yo no tenía mucho que pudiera enseñarle. ¿Había hecho algo como profesora? Realmente lo dudaba.

“Investigué un poco a Nascúte. Su altitud es más baja que aquí, lo que significa que los bosques cerca de la ciudad son más profundos, y es probable que ella pueda reunir una variedad de hierbas medicinales ahí. Me pregunto si no es eso el por qué planea mudarse…”

Por un momento, Laika y yo quedamos en silencio.

“¿Deberíamos pedirle que no se vaya?”

No sabía qué hacer, así que le pregunté a Laika.

“Creo que estaría bien de cualquier forma. Creo que esa es una decisión que debería tomar por su cuenta, Lady Azusa. Sin embargo– en última instancia, el derecho a decidir reside en Halkara. Sí creo que hemos vivido como familia, pero después de todo, no somos una de verdad.”

Ella tenía razón. No solo eso, sino que Halkara no había hablado sobre ello directamente con ninguna de nosotras.
En otras palabras, ni siquiera tenía dudas. Hasta cierto punto, ella se había decidido.

“Sí, Laika, gracias. Encontré mi respuesta.”

Hice una sonrisa bastante melancólica.

“¿Y cuál es su respuesta?”
“Espera aquí un minuto. Voy a llamar a mis hijas.”

Volví con Falfa y Shalsha, que habían estado leyendo libros difíciles en su habitación.

“Primero que nada, no deben decirle a Halkara lo que estoy a punto de decirles, sin importar que. ¿Está claro?”
“¡Uh-huh!” “Sí.”

Mis hijas accedieron.
Les dije que Halkara probablemente estaba pensando en dejar esta casa.

“¡¿Qué?! ¡¿La Hermana Mayor Halkara se va a ir?!”

Falfa parecía a punto de llorar.

“Falfa, shh. Desafortunadamente, es muy probable.”
“Pensé que ese podría ser el caso,” intervino Shalsha. “Escuché a Halkara decir, ‘Va siendo hora de que haga un nuevo comienzo’.”

Ah, como pensé. Pues bien, simplemente nos dedicaremos a hacer lo que podamos.

“Escuchen, esta es una decisión que Halkara está haciendo para su propia felicidad, así que no creo que debamos interponernos. Dicho eso, incluso si se va, podemos crear buenos recuerdos, ¿no es así?”

Falfa asintió vigorosamente.

“¡Así que mañana por la noche, hagamos una gran fiesta de despedida sorpresa para ella!”
“Es solo una duda pero, ¿por qué mañana por la noche?”

Una excelente pregunta, Laika.

“Porque al día siguiente, Halkara va a ir con un corredor de bienes raíces en la ciudad. Si nuestro plan logra conmoverla, puede que después de todo decida quedarse aquí.”

En otras palabras, era tanto una fiesta de despedida como nuestra última oportunidad de mantener aquí a Halkara.

“Tendremos una fiesta de despedida, pero realmente no quiero decir adiós. Eso es lo que realmente siento.”


Prácticamente hablando, teníamos poco más de un día. Teníamos que prepararnos a toda velocidad.

“Laika, tú encárgate de la comida de la fiesta por favor.”
“Sí, lo haré. Por cierto, ¿qué clase de platillos supone que le gusten a Halkara?”
“A ella le gusta más el licor que la comida… creo que le gustan los vegetales. Tal vez es porque es una elfa.”
“Tiene razón. Haré cosas tan ricas en vegetales como sea posible.”
“Y yo volaré a comprar un poco de licor de lujo.”

Si no usábamos dinero ahora, ¿entonces cuándo? Iba a volar a Vitamei, la capital de la provincia de Nanterre, y comprar licor tan caro que hará que Halkara se sienta incómoda.

“Mami, ¿qué deberían hacer Falfa y Shalsha?”

Veamos… Mis hijas… Claro. Haré que hagan uso total de sus privilegios como niñas.

“Ustedes dos escriban una tarjeta.”
“¿Qué es eso?”
“Escriban una carta, entonces léanla frente a Halkara. ‘Nos hemos divertido mucho viviendo contigo, Halkara, y los recuerdos, etcétera, etcétera’.”

Eso debería ser bastante efectivo. Tal vez comience a considerar quedarse después de todo.

“Um, ¿y además? Shalsha es bastante buena haciendo retratos.

La hermana mayor acababa de revelar algo impactante.

“¿Qué, enserio? No tenía idea…”
“Le avergüenza mostrar sus dibujos a la gente, así que los mantiene ocultos. Últimamente tampoco ha dibujado, así que probablemente no sabías, Mami.”

Shalsha parecía incómoda de que Falfa estuviera hablando sobre ella. Sus cejas se habían formado una V invertida.

“S-Se los mostraré a la gente una vez que sea buena. Hasta entonces, los voy a sellar.”

Tenía muchas, muchas ganas de verlos. Mi hija hizo esos dibujos. Por supuesto que quería verlos.

“Hey, ¿Shalsha? Si no te molesta, ¿me dejarías verlos? Realmente me encantaría ver tus dibujos. No sé nada sobre este lado tuyo, y quiero saber.”
“Muy bien. Pero no digas que son buenos incluso si no lo son. Las percepciones inexactas nublan los ojos que de otra forma verían la verdad.”
“Muy bien. Lo prometo. No te engañaré, Shalsha.”

Shalsha asintió, entonces dijo, “Iré por ellos,” y corrió fuera de la habitación.

“Son así…”

Cuando regresó, mostró algo que parecía una libreta de bosquejos.
No estaban coloreados, pero eran increíblemente buenos.
Varios de ellos eran retratos foto realísticos, probablemente de gente que Shalsha había conocido en la ciudad. Algunos de ellos parecían ser de la misma Shalsha.

“Bueno, esto no es como cuando una madre dice, ‘Oh, wow, eres tan talentosa,’ solo para halagar a su hija. Realmente eres buena en esto. Y eso no es todo; puedes sentir algo como el espíritu del sujeto en estos. La idea de que esta persona probablemente es amable está claramente expresada.”

Laika se había asomado para mirar los dibujos, y sonó sorprendida mientras ofrecía su opinión. “Podrías convertirte en aprendiz de un pintor con estos. Realmente deberías desarrollar este talento.”
“Aún no son lo suficientemente buenos para mostrárselos a la gente, así que esto es vergonzoso…”

Si estos no eran lo suficientemente buenos para mostrar, me gustaría que me dijera en qué dimensión tendrían que estar antes de que pudiera hacerlo.
Coloqué mis manos en los hombros de Shalsha.

“Shalsha, te pondré a cargo de dibujar un retrato de Halkara. Puede ser un poco tosco– solo dibújalo. Incluso si ella se va, creo que probablemente lo atesorará el resto de su vida.”
“Muy bien, Mamá. Haré lo que pides.” Asintió Shalsha. “Pero prométeme que no vendrás a ver hasta que esté listo. Es más vergonzoso que la gente vea trabajos en progreso.”
“No miraré. Lo prometo. No haré una Grulla agradecida.
“¿Grulla agradecida?”
“Es una historia para niños. Una grulla que había sido salvada de una trampa se convirtió en humana y fue a devolver el favor. Ella trabajó en un telar, pero le dijo a la gente que no viera, y ellos lo hicieron de todas formas. Entonces vieron que ella se convertía en grulla para hacer el trabajo, y se fue.”
“Oh, es similar al cuento popular Kalshurah del sur.”

Ese fue un comentario de tipo humanidades, y la verdad no lo entendí. Aunque ella probablemente quiso decir que hay otra historia como la mía por ahí.
En general, habíamos decidido las preparaciones que íbamos a hacer, y yo fui a comprar las bebidas antes de que el día acabara.
Compré una botella de vino por trescientos mil oros y una botella de licor destilado por quinientos mil.
Ni siquiera iba a pensar en cuántos slimes era eso. Tenía muchos ahorros. De hecho, podría haber comprado diez botellas si así lo hubiera querido.

Entonces amaneció, y el día de la fiesta llegó.
Aunque seguíamos teniendo un problema: si Halkara estaba en la casa todo el tiempo, no podríamos prepararnos.

“Halkara, quiero ir a buscar hongos después del almuerzo. ¿Podrías venir a ayudarme?”
“¡Oh, sí, Madame Profesora!”

Perfecto. Operación Sacar a Halkara Fuera de la Casa fue un éxito.
Almorzamos, y entonces partimos hacia el bosque. Había estado en estos bosques muchas veces antes de que llegara Halkara, pero había aprendido los nombres de varios de los hongos de ella.

“Estamos un poco tarde hoy. Normalmente hacemos esto por la mañana.”
“Tengo mis razones.”

La idea de que esta puede ser la última vez que trabajáramos juntas me hizo sentir algo desconectada.

“Madame Profesora, parece sentirse solitaria. ¿Pasó algo?”
“Supongo que podrías decir que estaba pensando en las despedidas.”
“Oh, ¿es el aniversario de la muerte de su amado o algo?”

Halkara se había hecho la idea equivocada. Aun así, no estaba tan equivocada.

“Incluso si la muerte no es lo que te separa, a veces te das cuenta de que tienes que decir adiós repentinamente, ¿sabes?”
“Sí, tiene razón. La que dice adiós también se preocupa de cuando mencionarlo.”

¡Oh! Eso sí que es revelador…

“He llevado una vida bastante extraordinaria, pero siempre he querido mantener mis despedidas limpias. Supongo que podrías decir que quiero que sean significativas para ambas partes. Donde puedes dar el próximo paso al frente, sin arrastrar ningún arrepentimiento.”
“… Sí, tienes razón.”
“Um, Madame Profesora, ¿está llorando?”
“N-No, no lo estoy.”

Estaba atardeciendo. Probablemente ya estaban listas.

“Halkara, ¿volvemos a casa?”
“¡Sí, Madame Profesora!”

Puede que me llame así solo unas cuantas veces más.

Cuando regresamos a la casa, dije, “Espera afuera un momento,” y entonces fui a decirles a todas que habíamos vuelto.
Entonces volví a la entrada.

“Perdón por hacerte esperar. Muy bien, entra.”
“Por supuesto… ¿Qué pasó?”

Desconcertada, Halkara entró a la casa y abrió la puerta del comedor.

““¡Halkara, muchas gracias por todo!””

Todas hablaron al mismo tiempo.
Las que tenían las manos libres estaban aplaudiendo.

“Um, ¿qué es esto? Pusieron un letrero que dice, ‘Halkara, por favor sigue dando tu mejor esfuerzo’…”

Halkara no sabía a dónde mirar por la confusión. Nuestra sorpresa fue un éxito.
Genial, llevemos la operación a la segunda fase.
Falfa vino a pararse frente a Halkara.

“Voy a leerte una carta.”
“¿Huh? ¡¿Una carta?!”
“Querida Hermana Mayor Halkara. Le hiciste a Falfa muchos ricos jugos. También me contaste muchas historias sobre plantas interesantes, y ahora ver hongos es tan divertido para mí. Eres un poco atolondrada a veces, pero tú absolutamente nunca te enojaste con nadie, y siempre fuiste amable. Saber que te mudarás hace que Falfa se sienta muy triste. De ser posible, me gustaría que te quedaras aquí y me contaras toda clase de otras historias, pero también quiero que hagas más cosas en un nuevo lugar… Probablemente va a ser duro algunas veces, pero… Por favor no te des por vencida, y sigue sonríe– Ngh, waaah… No quiero que te vayaaaaas…”

Abrumada por las emociones, Falfa comenzó a llorar.
Se sintió raro decirle a mi hija llorando “¡Buena!” pero estaba segura de que el corazón de Halkara no era inmune a eso.

“¡Esto es para ti!”
“Oh… G-Gracias…”

Halkara tomó la carta.

“Um, ¿qué demonios es esto…?”

Entonces era turno de Shalsha.

“Dibujé esto contigo en mente, Halkara.”

Era una imagen de Halkara senada en su cuarto de mezclas. Como siempre, era fenomenal. Incluso podías saber lo que Halkara hacía para vivir.

“Um, yo… Muchas gracias.”

Halkara estaba desconcertada, pero también aceptó el dibujo.

“Muy bien, suficiente charla sombría. ¡Hoy, bebamos y celebremos!”

Coloqué el licor en la mesa.

“¡Es un vino de trescientos mil oros, Lagrimas de la Diosa, y un licor destilado de quinientos mil oros llamado Opulencia! ¡Despilfarré como no te imaginas, así que saboréalos apropiadamente antes de embriagarte!”
“¡¿Queeeeeee?! Madame Profesora, ¿esto es alguna clase de error…?”
“¡No es un error! ¡Estás planeando mudarte a Nascúte, ¿verdad?! ¡Hoy estamos celebrando el inicio de tu nuevo viaje!”

Por alguna razón, Halkara había palidecido rápidamente.

“¿Qué pasa? ¿Tú también crees que vas a llorar? Está bien– adelante. ¡Después de todo, aquí solo hay familia, y seremos familia incluso si estamos separadas!”
“¡Claramente entendió todo mal! ¡No pretendo mudarme!”

El grito de Halkara resonó por la habitación.
Todas nos quedamos viéndola en blanco.

“¿Huh? Pero irás a ver al corredor de bienes raíces en Nascúte, ¿no es así?”
“Voy a ir, pero no planeo mudarme.”
“¿Entonces por qué? ¿Quieres decir que solo te mudarás si encuentras una buena casa?”

¿Era como esperar para entregar tu renuncia hasta después de que te dieran una oferta informal de un nuevo empleador potencial?

“¡No, escúcheme, ni siquiera quiero irme! ¡Voy a ir con el corredor de bienes raíces para abrir una fábrica de medicina y brebajes en Nascúte!”

Ahora que lo pienso, ella mencionó hace años que estaba pensando en una fábrica…

“¿Huh? … Espera, ¿entonces esto fue todo un malentendido de nuestra parte?”
“Supongo que eso es lo que sería. Al menos, yo planeo seguir viviendo en esta casa.”

En otras palabras, esto ya no era una fiesta de despedida.

“Oh. Supongo que entonces no debí haberme preocupado.”

Mis hombros se desplomaron. Toda mi energía se había ido.

“Gasté ochocientos mil oros, solo en las bebidas.”
“Lo siento, Lady Azusa. Debí haber reunido más evidencia…”
“¡Disculpen pero, ¿no están todas actuando como que es mi culpa?! ¡Eso no puede ser, ¿verdad?!”

Sin embargo, las niñas eran tan puras como uno esperaría en un momento como este.

“¡Así que no te vas a ir! ¡Falfa está feliz!”

Falfa se aferró a Halkara.

“¡Oh, gracias! ¡Se siente como si alguien finalmente estuviera feliz por esto!”

Ella tenía razón. Esto definitivamente era motivo de celebración, así que todo lo que teníamos que hacer era convertir esto en otro tipo de fiesta.

“¡En ese caso, empezando ahora, comenzaremos la fiesta de Felicitaciones por No Irte, Halkara! ¡Todas busquen algo de alcohol o jugo para el brindis!”

Ese día, cenamos extravagantemente.

“Aaaah, este vino es realmente suave y con mucho cuerpo. Simplemente no me canso de él.”
“Claro que lo es. Llora mientras lo bebes. Casi nunca he bebido algo con una etiqueta de precio como esta.”

Las únicas veces fueron cuando fui invitada a funciones de la aldea y abrieron botellas caras para mí.

“La comida también es increíblemente buena. ¿Se enfocaron en cosas que me gustarían?”
“Tuve tus preferencias en mente mientras cocinaba. Personalmente, yo me hubiera inclinado por más platillos con carne, pero de cualquier forma, no podemos dejar sobras, así que por favor come.”

Laika trajo platillo tras platillo.
Ninguno de los platos individuales parecía tan grande, pero ella aparentemente había decidido competir con cantidad.
De acuerdo a Halkara, Nascúte estaba lo suficientemente cerca para ir y venir a pie, y como la presidenta de la compañía, una vez que las cosas estuvieran en curso, ella no tendría que ir cada día.

“Por cierto, ¿no requiere vastas sumas de dinero para abrir una fábrica?”
“Estoy invirtiendo mis ganancias. Sin embargo, está diseñada para que no quede en deuda incluso si falla, así que esa parte es segura. Ya que estoy haciendo esto en un territorio completamente nuevo, hay muchos pasivos potenciales, así que…”

Cuando se trata de administración, Halkara parece ser confiable, así que supuse que ella estaría bien. Además, ella tenía un historial de éxito.

“La ciudad de Nascúte está al pie de las montañas. Eso significa que el agua subterránea fluye directamente a ella, así que es rica en agua de manantial. ¡Si uso esa agua, podré vender grandes cantidades de Nuri-Espíritus y otras bebidas saludables!”

Así que realmente había pensado en esa parte.

“Además, habría un límite de mano de obra en Flatta, pero en Nascúte, debería ser capaz de contratar un personal de unos diez. Si pongo a los ciudadanos de Nascúte a trabajar, también estaré creando trabajos, así que no creo que sea un mal trato para nadie.”
“Ya veo. Trabaja como si planearas convertirlo en la especialidad de la ciudad.”
“¡Lo haré! ¡Trabajaré como loca!”

Tres minutos después, Halkara se embriagó por completo y era incapaz de mantener una conversación productiva, pero…

“Creo que saldrá bien,” dijo Laika con una sonrisa, como si estuviera cuidando de ella.
“Tienes razón. Una vez que abra la fábrica, tal vez deberíamos hacer otra fiesta.”

Nos las arreglamos para felicitar a un miembro de la familia por el comienzo de su nuevo emprendimiento, así que llamémoslo un final feliz.


AnteriorÍndiceSiguiente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s