SukaSuka – Volumen 3 – Capitulo 4 – Parte 5

p12

Parte 5: El final del sueño

Ella sintió como si estuviera nadando por un sueño.

Un sentimiento de impaciencia envolvió sus extremidades.

El tiempo se estiró indefinidamente, mientras que su consciencia se aceleraba cada vez más.

Con cada movimiento de su brazo derecho, dos cosas se perdían.

Una Bestia se vaporizaba tragada por su flameante torrente de Venenum.

Las piezas de ‘Chtholly’ que apenas quedaban dentro de la chica fueron lentamente removidas.

Había recuerdos que ella no quería olvidar, pero ya no podía recordar lo que eran. Ella tenía un futuro al que no quería renunciar, pero ya no podía siquiera imaginar el concepto mismo de futuro. Todo se había ido. Ella había dejado que todo se fuera.

Pero no lo lamentaba. O al menos, ella no creía estar lamentándolo. Ella ya no lo sabía. Ya no quedaban suficientes recuerdos dentro de ella para que pudiera saberlo.

Perdió la noción del tiempo. Nadie jamás sabría por cuánto tiempo había seguido peleando.

Pero aun así, la aparentemente interminable batalla eventualmente llegó a su fin.

Los cadáveres de 715 Bestias yacían a su alrededor, todas cortadas en pedazos, aplastadas o hechas cenizas. Y eso era todo. Confirmando que ya no quedaban Bestias a su alrededor, la chica finalmente dejó de moverse.

El viento se detuvo.

Su cabello rojo, tan vívido como si estuviera en llamas, brilló intensamente a la luz de la luna.

– Había alguien colapsado en el suelo.

¿Quién es ese? Pensó la chica.

Con algo de esfuerzo, ella torció su cuello para dar un vistazo.

Envuelto en la oscuridad de la noche, un joven de cabello negro yacía en la arena con una joven abrazada fuertemente contra su pecho.

“Ah…”

La chica levantó su cabeza y pensó en decir algo, pero su garganta ya no funcionaba después de respirar tan salvajemente durante la batalla. Y además, ella ni siquiera sabía qué decir.

El joven parecía como si estuviera a punto de estallar en lágrimas. Por alguna razón, a la chica eso le pareció triste.

¿Quién es él?

Seguramente, él solía ser alguien muy preciado para ella. Pero ella no podía recordar. No podía siquiera sentir una sensación de pérdida.

La chica tuvo la sensación de que quería que el hombre sonriera. Ella quería que el riera y se burlara de ella. Pero al mismo tiempo, quería que él llorara. Ella quería que él sintiera tanto por su ahora vacío ser que fuera conmovido hasta las lágrimas. Soy una persona terrible, pensó la chica. Realmente lo soy.

Los ojos del joven se abrieron ligeramente y miraron hacia la chica. Una repentina felicidad surgió dentro de su pecho. Ella podía transmitírselo. Después de perderlo todo, incluso perder de vista quién era, un último deseo aún permanecía dentro de su corazón. Había una palabra que ella quería transmitirle antes de desaparecer para siempre.

Gracias.

Ella movió sus labios para formar esas palabras, entonces, con cada gramo de fuerza restante dentro de su cuerpo roto, ella sonrió.

Después de un breve momento, la consciencia de la chica se fue, para nunca regresar.


El reporte detallando todas las pérdidas se volvió tan grueso que casi podía constituir un libro entero por su cuenta. Dada la enorme aeronave, parecía algo natural. Además del valor real de los bienes a bordo, los varios permisos que cargaba, por ejemplo volar por cierta ruta o anclar en cierto muelle, también eran bastante costosos. Especialmente ya que la aeronave había sido limpiada para descender a la superficie, no podrías contar el número necesario de permisos con todos los dedos de tus manos y pies (asumiendo que fueras de una raza que tiene dos manos y dos pies, cada uno con cinco dedos).

Pero a pesar de la naturaleza extremadamente complicada de la situación, el reporte que llegó al almacén de hadas fue corto y simple. El Técnico Segundo Willem Kmetsch y su secretaria se perdieron en acción durante el repentino conflicto en las Ruinas de la Superficie K96-MAL. Además, el siguiente equipamiento fue perdido en batalla.

Arma Excavada Insania.

Alma Excavada Desperatio.

Usuaria de Arma Excavada Nephren Ruq Insania.

Debido a la falta de familiares del Técnico Segundo Willem Kmetsch, sus activos serán añadidos al presupuesto operacional del 4º Almacén de la Compañía de Comercio Orlandri, como se solicitó…


AnteriorÍndiceSiguiente

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s