SukaSuka – Volumen 3 – Extra 1

e1

Extra 1: Pasando una noche de insomnio contigo

“Da mucho miedo, así que tengan cuidado,” les habían advertido una y otra vez. “¡Y hagan lo que hagan, nunca la vean de noche!”

“Mientras más nos digan que no la veamos, más tentador se vuelve,” reflexionó Pannibal.

“¡Entonces veámosla!” Alentó Collon. “¡Si la vemos todas juntas, no nos asustaremos!”

“Um, no puedo con las cosas aterradoras…” Murmuró Lakhesh.

“¡Simplemente tendremos que descubrir que tan aterradora es con nuestros propios ojos!” Proclamó Tiat confiadamente.

Las cuatro estaban a punto de ver una película de terror con actuación mediocre y un trasfondo barato en un cristal de grabado.


“… Dejando eso de lado, ¿por qué viniste a mi habitación a mitad de la noche?” Preguntó somnolientamente el Técnico Segundo Willem Kmetsch. “¿No dijiste que no estaban asustadas? Apresúrate, ve a lavarte los dientes y a dormir de una vez.”

“¡E-E-Es solo una coincidencia!” Tartamudeó Tiat, agitando los brazos. “¡Solo creí que tal vez te estabas sintiendo solo por la noche o algo, así que estaba preocupada por ti!”

Las paredes del almacén de hadas no eran muy gruesos. Si alguien levantara la voz a mitad de la noche, era probable que alguien corriera fuera de su habitación para quejarse por el ruido.

“Bien, gracias a ti ya no me siento solo. Ya vuelve a tu habitación.”

“N-No quiero. Sigo viendo caras en el techo de mi habitación.”

“… Cielos. Si estás tan asustada, ¿por qué no solo vas a dormir con las pequeñas? Si te sientes insegura estando sola, probablemente no les moleste que te les unas.”

“Bueno, sobre eso… como ya dije que no estaba asustada, es algo difícil…”

“¿Entonces por qué no vas con Chtholly? Ella definitivamente no te correría así como así.”

“No quiero que mi superior se sienta decepcionada…”

“Vamos, ella no haría eso.”

“Aun así, no quiero avergonzarme frente a ella…”

¿Entonces está bien si soy yo? Pensó Willem.

Ambos estuvieron en silencio por unos segundos. “… Santo cielo, todas ustedes,” Willem se dio por vencido. “Bien. Dormiré en la silla, así que puedes dormir en la cama.”

“¿Enserio? ¡Gracias!” Tiat voló hacia la habitación de Willem. Viendo desde la entrada, ella vio que ya había alguien en la cama, y gritó sin pensar, “¡¿Qué está pasando?!”

“¡Ah!” Lakhesh saltó sorprendida.

Collon se levantó, mirando alrededor. “¿Qué pasa? ¿Hay enemigos?”

“… Todas son tan ruidosas.” Se quejó Pannibal, volviendo a dormir.

“¡¿P-P-Por qué todas están aquí?!”

“Por la misma razón que tú, por supuesto.” Dijo Willem. “Aunque todas tenían una excusa diferente, las cuatro básicamente pidieron dormir aquí sin decirle a las otras.”

“E-E-E-Eso…”

“¿Ninguna de nosotras escuchó nada sobre eso?”

Willem asintió. “Por supuesto que no. Ninguna de ustedes dijo nada. Oh, y por cierto, la cama no es suficiente para todas.” Él sacudió la cabeza. “De todas formas solo hay una cama en esta habitación, así que es inevitable.”

“¡Ese no es el problema!” Tiat volvió a levantar la voz.

¡CÁLLENSE!” interrumpió un nuevo grito. Chtholly se alzaba en la puerta, haciendo una mueca de desdén.

Al final, el sermón siguió hasta la mañana. Después de eso, los problemas que las cuatro tenían para dormir por la noche se desvanecieron convenientemente.


AnteriorÍndiceSiguiente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s