Yuusha ni Horobosareru – Volumen 2 – Capitulo 12

banner2

Capitulo 12

“¡Bien, está hecho!”

Expresó Rokuna con una sonrisa, luego de un pasar un tiempo eligiendo ropas.
Primero, Vermudol seguía en el atuendo que Ichika había coordinado, un atuendo al estilo Majin occidental.
Y estaba Ichika, que estaba usando un atuendo elegante que de alguna forma parecía ropa de caballero. La espada larga que normalmente usa seguía en su cintura, pero su cabello ahora estaba recogido en una cola de caballo.
En cuanto a Nino, ella estaba usando armadura de cuero sobre ropa de tela rústica, pantalones y zapatos de cuero. En lugar de sus habituales espadas curvas, sus manos estaban cubiertas con guantes de cuero.

“El tema es una senpai guiando a su kouhai por la ciudad en un día libre, y un asociado que se unió por alguna razón, supongo.”

Orel, que estaba asintiendo y diciendo cosas como “Ho–” y “Fumu”, se mantuvo a distancia mientras la escuchaba para asegurar su propia seguridad.

“… Senpai.”

Viendo a Nino apuntarse a sí misma mientras decía eso, Rokuna sacudió su cabeza de lado a lado.

“… No puedo aceptar esto.”
“Está bien–. Es porque mi selección es perfecta. Cierto–… espera, arya, y Orel no está aquí.”

Vermudol pensó “Bueno, lo que dice es cierto…”
Vermudol y Nino estuvieron ausentes por un tiempo y no están familiarizados con la ciudad, así que tener a Ichika como guía le daba un cierto grado de paz mental, y no habría ninguna anti naturalidad en sus actitudes.

“… Bueno, está bien, ¿verdad? Después de todo, es cierto que Nino y yo no conocemos la ciudad como es ahora.”

Nino parecía insatisfecha por las palabras de Vermudol pero… al final, se mantuvo en silencio sin decir nada.

“Pues bien, pongámonos en marcha.”
“Ah, Ichika. Aunque creo que sabes esto.”
“Sí, por supuesto. Así que por favor procede con tu propio trabajo también.”

Después de que ella y Rokuna asintieran la una a la otra, Ichika se paró en la entrada del Salón del Trono para poder guiar a Vermudol y Nino.

“Nino, vamos.”
“Nn.”

Vermudol y Nino la alcanzaron, y entonces los tres se dirigieron hacia las escaleras que iban hacia abajo.

“No olviden mi regalo–.”

Después de dejar las palabras que Rokuna dijo en un rincón de su mente por el momento, Vermudol lanzó casualmente una pregunta hacia Ichika.

“Ahora que lo pienso, Ichika.”
“¿Si, qué le gustaría saber?”

Era sobre lo que Ichika y Rokuna estaban hablando antes.
Sobre lo que ella “sabe”.

“Es simple.”

Ichika asintió y respondió.

“Pasar por la entrada trasera, y mostrarle la gran figura del Rey Demonio-sama a Gordy… eso es todo.”
“Ahh, ahora que lo mencionas, ella protege el exterior después de todo.”
“Sí, ella normalmente está en la parte trasera.”

Mientras tenían esa conversación, los tres llegaron a la entrada trasera del Castillo del Rey Demonio.
Aunque era llamada la entrada trasera, era bastante espléndida.
Reconociendo las figuras del grupo de Vermudol, un grupo de Armaduras Mágicamente Operadas comenzó a abrir la puerta.
Después de un saludo simple a las Armaduras que habían acabado de abrir completamente la puerta y se habían inclinado, el grupo de Vermudol llegó al exterior del castillo.
Bajo el habitual cielo gris, se extendía el jardín trasero del Castillo del Rey Demonio.
Es donde una vez estuvo el huerto de Ichika, pero actualmente, había sido cambiado completamente.

“Es una granja… ¿verdad?”
“Sí, creí que ya no era necesario pero… me enteré de que tenía una popularidad más allá de toda expectativa.”

Lo que ahí se encontraba no estaba al nivel de un campo de papas o un huerto, sino una espléndida plantación que ocupaba cerca de la mitad del amplio jardín trasero.
Estaba enfocada en cosas que podían ser preservadas, y ya que eran cuidadosamente producidas por el Castillo del Rey Demonio, parece que son tratados como productos de calidad superior.

“Esto seguramente es la virtud natural del Rey Demonio-sama.”

En respuesta a Ichika que dijo eso presuntuosamente, Vermudol inclinó su cabeza preguntándose si ese realmente era el caso.

“¿Cómo van las cosas por aquí, Gordy?”

Vermudol le habló a la gigantesca estatua de piedra que estaba posicionada en el centro de la mitad restante del jardín.

“Bueno, el punto de que son cultivos que Ichika-dono está cuidando seguramente es tenido en cuenta en gran medida –no dearimashou na.”

La estatua de piedra respondió así.
Usando una armadura de cuerpo completo, la estatua de un caballero con alas estaba hecha de un material que tenía un brillo negro.
Esa figura de estar en una rodilla, sosteniendo la empuñadura de una espada que estaba clavada en el suelo, como ofreciendo una plegaria, siendo este lugar lo que era, incluso tenía una atmósfera divina.
Sin embargo, en este lugar llamado el Castillo del Rey Demonio, lo único que daba era un extraño aire intimidante.
Usando un casco que cubre todo su rostro, esa apariencia en la cual ni siquiera se podía ver su expresión era lo que causaba este aire intimidante.
Sin embargo, con esa luz roja de poder mágico encendida donde estarían sus ojos, era claro que no se trataba de una simple estatua de piedra.
Esta estatua de piedra… o más bien, este Golem era Gordy, que aunque de mala gana, había asumido la posición de General Central, que fue la posición que Orel y Rokuna se negaron por completo a asumir.
Por cierto, aunque era llamada Golem, sus habilidades no podían ser comparadas con un simple Mazoku de tipo estatua de piedra. Ella es un Majin que Vermudol creó como guardiana del Castillo del Rey Demonio, y posee fuerza que sobrepasa incluso a los Golems Ancestrales del sur.
Por lo tanto, la raza de Gordy acabó siendo “Golem Maestro”, de la cual ella actualmente era la única miembro.
Ella era una persona poderosa digna de ser la guardiana del Castillo del Rey Demonio, pero desafortunadamente, las cosas no habían llegado a una situación en la que tuviera que liberar ese poder hasta ahora.

“Es porque Ichika-dono es bastante popular incluso entre los Majin. Fueron personalmente cultivados por ella, y además, siendo que crecen en el lugar donde vive el Rey Demonio-sama, es inevitable que su valor sea el mejor en el Reino Zadark.”
“¿Es algo así?”
“Es algo así –degozaimasu. Bueno, no hay error en las palabras de Ichika-dono de que es por su suprema existencia como el Rey Demonio.”

Después de decir eso, Gordy volvió a quedar en silencio, pero después de un rato, volvió a hablar.

“… De cualquier forma, Vermudol-sama. He estado esperando su gran regreso.”
“Sí, gracias, Gordy.”

Como Majin… no, como Mazoku, Gordy era una existencia especial en una forma diferente a Rokuna.
Ella no mostraba interés en “la cima” o “fuerza” que la mayoría de los Mazoku buscaba, ni tenía ningún interés en nada que pudiera ser generalmente llamado entretenimiento.
Incluso el Golem promedio tendría interés en algo, y había casos en los que cambiaban a su forma Majin para ir a la ciudad.
Sin embargo, Gordy no hacía nada de eso.
Incluso para Vermudol, la única vez que vio la forma Majin de Gordy fue luego de su creación, cuando no tuvo más opción que adoptarla para pasar por el castillo.
Para Gordy, estar de en espera en el jardín trasero y trabajar duro en la seguridad de esta manera era su estado normal.
Aunque, ya que sería cubierta de musgo ya que no tenía necesidad de moverse si no había ningún canalla, Ichika ocasionalmente la pulía.

“¿Qué te parece, Gordy? ¿Te gustaría venir con nosotros a la ciudad?”
“Que amables palabras. Sin embargo, viendo como destacaríamos si los acompañara, creo que no sería una buena idea para ir de incógnito.”
“… No creo que ese sea el caso. Bueno, está bien. Vayamos en otra ocasión.”
“Como desee.”

Escuchando la respuesta de Vermudol, Gordy respondió sonando ligeramente encantada.
Viendo que Gordy volvía a sumirse en el silencio, Ichika y Nino comenzaron a verlo desde atrás con duda.

“… ¿Qué pasa?”
“No, no es nada importante pero…”
“La forma Majin de Gordy, no la he visto.”

Así es, Vermudol era el único que conocía la forma Majin de Gordy.
Ya que la persona misma no le veía sentido a adoptar su forma Majin, era inevitable.
Después de todo, si permanecía en forma de Golem, ni siquiera tenía que comer.
En cuanto a Gordy, que estaba orgullosa de su deber como guardiana, se refería, quedarse así era ideal… probablemente era algo así.

“Eso no importa, ¿verdad? Más importante, movámonos.”
“Sí.”
“Un.”

Ichika y Nino siguieron a Vermudol.
Después de observar sus figuras por solo un instante, Gordy una vez más entró en un largo silencio.


AnteriorÍndiceSiguiente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s