I’ve Been Killing Slimes for 300 Years – Volumen 2 – Capitulo 6 – Parte 2

Parte 2

El incidente se resolvió sin problemas. Halkara era inocente, así que fue liberada de inmediato.

“M-Me salvaron… Tenía tanto miedo…”

Tan pronto como vio mi rostro, Halkara empezó a llorar. Se había estado aguantando hace tiempo. Debe haber estado realmente ansiosa.
Palmee los hombros de Halkara y la abracé.

“Ya no tienes nada de que preocuparte. El tipo malo se fue.”
“Muchas gracias, Madame Profesora…”

Detrás de mí, el resto de nuestra familia estaban viendo a Halkara pareciendo preocupadas.

“¿Ves, Halkara? No fui solo yo. Todas trabajamos juntas para ayudarte.”

Esta vez, todas habían jugado su papel. Shalsha contactó a los eruditos, mientras que Laika ayudó a que todos se movieran convirtiéndose en dragón. Rosalie poseyó a los jueces y expuso las malas acciones del gobernador, y Falfa fue a visitar a Halkara para animarla.
Esta victoria verdaderamente fue resultado del trabajo en equipo de la familia.

“Gracias a todas, enserio. Aprendí lo dura que puede ser la sociedad…”

No estoy segura de que eso sea lo que significa esa expresión.
Esta vez, Halkara abrazó a Laika.
Normalmente, a Laika no le gustaba el contacto físico, pero aparentemente, este era un caso especial, y aceptó el abrazo obedientemente.

“La maldad fue castigada. Nadie va a ir tras de ti, Halkara.”
“¡Las amo a todas! La familia de verdad es importante, ¿verdad?”

También abrazó a Falfa y Shalsha, una con cada brazo.

“¡Hermana Halkara, buen trabajo!”
“¡Gracias, Falfa! ¡Esos panqueques que me trajiste eran deliciosos!”
“Me alegro de que podamos reunirnos sin problemas.”
“¡Gracias por tu ayuda también, Shalsha!”

Sí, muy bien. Tiempo de familia ininterrumpido. Fue difícil, pero ahora que todo se había acabado, podrías llamarlo la oportunidad perfecta para probar nuestra unión.
Entonces sentí otra presencia.

“Hermana Halkara… Debe haber sido muy duro.”

Ahí estaba un anciano desconocido.
¿Quién es ese? Parece alguien de alto rango, pero… Oh, supongo que es uno de los jueces.
¿Pero qué era eso de “Hermana Halkara”? ¡Ah! …Así que era eso.

“¿Um…? ¿Y quién es usted, señor?”

Halkara quedó en blanco.
Rosalie seguía poseyendo al anciano. Esa era la única explicación posible.

“¡Me alegra tanto que estés a salvo! ¡Es simplemente genial!”

Aún en el cuerpo del anciano, Rosalie fue a abrazar a Halkara.

“¡Argh! ¡Un minuto, por favor! ¡Si un hombre me va a abrazar tengo que prepararme emocionalmente! Aaah, tienes un aroma… singular. Y a viejo…”

Porque el cuerpo seguía siendo del juez, claro.

“¡Rosalie, espera, espera! ¡Todavía no estás fuera! ¡Ese es el cuerpo de otra persona!”

Rápidamente intenté detenerla, pero Rosalie estaba demasiado emocionada para escucharme.
De hecho, puede que ella sea más rápida para llorar que Halkara; sus ojos estaban húmedos. La chica parecía ser bastante delicada…

“Me alegra tanto que te salváramos… Te causé muchos problemas hace poco, y estaba tan, tan preocupada… ¡Me alegro tanto!”
“¡Ouch, ouch! ¡Tus bigotes pican! ¡Eso duele! ¡¿Qué es esto, alguna clase de nuevo ataque mental?!”

Cierto, que un anciano desconocido venga y se aferre a ti sería traumatizante sin importar tu género. Aunque fuera hombre, no me gustaría eso.

“¿Huh? Que raro… Me empiezo a sentir rara.”
“Um, Rosalie, ¿qué pasa?”
“Bueno… Abrazar a la Hermana Halkara está haciendo que todo mi cuerpo se caliente. Me estoy emocionando mucho, si tuviera que describírtelo. Es casi como si no fuera mi cuerpo.”

Eso es porque no lo es.

“¿Esto es amor? No, ambas somos mujeres; no podría ser eso… aunque como que me gustaría abrazarte por horas.”
“¡Porque ese es el cuerpo de un hombre! ¡Esos son instintos masculinos! ¡Por favor aléjate de mi, ¿quieres?!”
“¿Hombre? Oh, sigo dentro del juez… ¡Lo siento tanto, Hermana Halkara!”

Después de eso, Rosalie se las arregló para salir vertiendo agua sobre su cabeza.
Halkara siguió sosteniendo sus mejillas por un rato.

“Ugh… Esa picazón es una pesadilla. Bajo una tortura como esa, creo que confesaría cosas que no he hecho…”
“Hermana Halkara, lo siento tanto. ¡Golpéame más tarde!”

Siempre quisquillosa con eso de las relaciones verticales, Rosalie se estaba disculpando como loca.

“Bueno, para empezar eres un fantasma, así que no puedo golpearte, y aunque pudiera, no lo haría. Tú también contribuiste mucho en esto, Rosalie.”

Si los jueces estaban todos confabulados, lo único que teníamos que hacer era forzarlos a unirse a nuestro equipo. Para lo cual pedimos ayuda a Rosalie.

“De acuerdo, digamos adiós a la corte de una vez, ¿quieren? Nos vamos a casa.”

Vinimos hasta Vitamei, la capital de la provincia, pera el juicio.

“Si, vámonos. La cama en esa prisión era tan dura…”

Mientras recordaba el horrible ambiente, Halkara se veía deprimida.

“Aún así, tienes que decir gracias una vez más.”
“¿A quién?”
“En una palabra, a ‘todos’.”

Cuando salimos de la corte, muchos aldeanos y gente de la ciudad que se habían reunido por el evento de hoy estaban esperando afuera.
Algunas personas hasta habían traído pedazos de tela escritas con cosas como La señorita Halkara es inocente y El gobernador es corrupto.

“Nuestra familia no fue nuestra única aliada. Hubo mucha gente que creyó en nosotras.”
“Oh… Eso si que te lleva a las lágrimas…”

Halkara pareció recuperar su energía mirando a la gente que la apoyaba.
Entonces la multitud habló al unísono.

“¡Señorita Halkara, hizo su parte como una verdadera profesional!”
“… De verdad soy inocente, ¿de acuerdo? ¡Por favor no se equivoquen!”


En parte porque el gobernador de la provincia había caído del poder, el incidente de Halkara se convirtió en un tema bastante popular.
Por supuesto, cuando fui a la aldea de Flatta, la gente me llamaba para ofrecerme sus condolencias (“Debe haber sido horrible”). Aparentemente, la gente también hablaba con Halkara en Nascúte una y otra vez. Bueno, ese era el lugar de la fábrica, así que probablemente era de esperarse.
Además, la gente parecía estar compartiendo el incidente por toda la provincia.
No fui a confirmarlo, pero Shalsha tenía conexiones con todo tipo de eruditos. Si ella decía que estaba pasando, probablemente estaba pasando.
Sería horrible si esto llevara a alguien a ir tras “la Bruja de las Colinas” otra vez, pero no usé fuerza bruta para resolver este problema. No fue tan malo como pudo ser.
Si hubiera retomado a Halkara por la fuerza, esto podría haberse convertido en una guerra total… Lo que hacía aterradora a esta familia es que probablemente hubiésemos ganado de todas formas.

“Shalsha también se benefició. Había profesores que quería contactar desde hace tiempo, pero mantuve mi distancia porque me daba vergüenza. También les envié cartas a ellos, y ahora estamos conectados.”
“¡Qué te parece! Shalsha, eso es maravilloso.”

No se veía en su rostro, pero como su madre, podía darme cuenta de que estaba feliz.

“Gracias a eso, tuve la oportunidad de hacer que leyeran mi disertación.”
“¿Tu disertación?”

Shalsha puso un fajo de unas treinta hojas de papel sobre la mesa.
La primera hoja decía Teoría de la Cultura Slime – Shalsha Aizawa.
Ese “Aizawa” estaba ahí porque mi apellido solía ser Aizawa. Sin embargo, desde que vine a este mundo, casi nadie me llamaba algo aparte de “la gran Bruja de las Colinas” o “Lady Azusa”, así que casi nunca me decían así.

“Expliqué la importancia cultural histórica de los slimes, punto por punto.”
Eso es increíble… Shalsha, ¿estabas haciendo algo como esto? Imagínate. No solo lees libros, los creas tú misma…”

No tenía idea de si el contenido era acertado o no, pero se veía como una disertación de verdad.

“Se basa en las últimas tendencias de la investigación, y creo que salió bien.”
“Wow. Por cierto, ¿como cuántas personas están investigando slimes?”
“Desde el ángulo de la cultural histórico, hay dos en el reino, incluyéndome.”
“¡Ese campo es más que especializado!”

No parecía que fuera a traer mucho dinero, y ya que no podías convertirlo en un negocio, tal vez la gente que podía dedicarse a ella era limitada.

“Actualmente, la idea de reunir a los investigadores de slimes de cada campo y hacer una conferencia académica sobre slimes está ganando impulso. De hacerse, será un gran paso en la historia de la investigación de los slimes. Shalsha también tiene grandes esperanzas en ello.”
“Ya veo… Bueno, buena suerte.”

La gente solía investigar todo tipo de cosas en Japón, y eso también era cierto en este mundo.
Puede que termine asistiendo a una conferencia académica de esas como escolta de Shalsha.

“Bueno, Shalsha, voy a cocinar un poco hoy. ¿Me ayudas?”

Era casi la hora del almuerzo, y probablemente debería ponerme a trabajar.

“¿Ayudar?”
“Sí, han pasado dos semanas desde que Halkara salió de la cárcel, y creo que va siendo hora de que hagamos una comida especial en reconocimiento de por lo que tuvo que pasar.”

Aunque solo fue por unos días, Halkara fue arrancada de esta casa y probablemente sufrió en el proceso. Quería apurarme a sobrescribir la experiencia con buenos recuerdos.

“Es una gran idea. A Shalsha realmente le gustaría ayudarte con eso.”
“Bien. Creo que te voy a pedir que cortes los vegetales.”

Después de trabajar un poco preparando todo, la invitada que estaba esperando llegó.

“Estoy aquí.”

Beelzebub estaba aquí con una gran caja en su espalda.

“¿Qué hay en la caja?”
“Pasé por Nascúte primero y compre una caja de Nutri-Espíritus.”
“¡Eres como una niña con la cartera de un adulto!”
“Esto me durará un tiempo. Aunque volveré a comprar más en unos tres días. Me alegra que la fábrica cambiara a producción en masa.”

Con fanáticos tan entusiastas de su lado, la fábrica probablemente estaría bien.

“Fue encomiable de tu parte llamar a la más grande amante de Nutri-Espíritus de los demonios. Si también me hubieras invocado cuando Halkara fue arrestada, hubiera despedazado a ese malvado gobernador miembro por miembro en un santiamén.”
“Por eso no lo hice.”

Hubiera sido un problema mucho más grande si nos hubiéramos excedido y la gente empezara a pensar, Los demonios dan miedo, y la bruja que anda con ellos también. Para empeorar las cosas, Beelzebub era un engendro de Nutri-Espíritus, así que realmente dudaba que fuera a perdonar a cualquiera que falsificara cargos y detuviera la fábrica.

“Ya que es una ocasión especial, haré un plato demoníaco para ustedes. Primero, herviré estas papas y las haré puré.”

Los preparativos para la cena progresaron sin problemas.
Laika y Falfa también se nos unieron, y Rosalie tomó un cuchillo para cortar los vegetales. Esta vez había muchos estofados. Básicamente cortamos e hicimos todo estofado.

“El platillo que estoy haciendo es cocina demoníaca cacera. Se llama ‘estofado del Infierno’.”

No había nada hogareño en ese nombre, y sonaba picante.

“Incluye algunos ingredientes bastante picantes, así que hará que se te entuma la lengua.”
“¡¿Qué, entonces si es picante?!”
“Comer esto te calienta de inmediato, y es bueno para la salud. Aunque pasas mucho tiempo en el baño al día siguiente.”

No hagas esas cosas en casa de otras personas.
Mientras Beelzebub ponía ingredientes que había traído en la olla, sus contenidos se hicieron cada vez más rojos.
Si nadie se come esto, va a ser bastante incómodo, así que desearía que hiciera algo más ortodoxo.

Aunque tenía mis dudas, el tiempo pasó, y entonces…

“Lady Azusa, es hora de ir a recogerla, así que ya me voy.”

Era hora de que Laika fuera a buscar a Halkara.

“Sí, por favor. ¡La comida está lista!”

Ahora todo lo que faltaba era que nuestra elfa residente experimentara la conmovedora vista de toda esta comida.
Sin embargo…
Aunque esperamos mucho tiempo, Halkara no volvía.
La comida se enfrío gradualmente. La podíamos recalentar, así que no era problema.

“Hey, Azusa. No crees que la volvieron a arrestar, ¿verdad?” Preguntó Beelzebub.
“No puede ser. Ni siquiera Halkara… Bueno, es Halkara, así que no puedo jurar que no podría pasar.”

Después de todo, “problema” y “Halkara” tendían a ir de la mano.
Espero que no tenga un problema mayor entre manos.

“De hecho, el gobernador de la provincia fue despedido. ¿Cómo es el nuevo? Si es amigo del gobernador anterior, podría intentar hacer un ejemplo de ustedes.”

Tenía muy poco interés en la política, y por eso no había pensado en el próximo gobernador.

“Su predecesor fue lo suficientemente osado para intentar inculpar a una amiga de la Bruja de las Colinas; él no sabía lo temible que eres. Este bien podría cometer el mismo error.”
“¡¿Qué hago?! ¡¿Qué pasa si Halkara fue asesinada o algo?!”
“Me encantaría decir que estás exagerando, pero…”

El encantador ambiente se estaba deteriorando rápidamente.

“¡Cálmate, Mami! Laika fue a buscarla. Si algo está mal, ella volverá enseguida.”

Las palabras de Falfa me tranquilizaron un poco.

“Tienes razón… Esperemos a Laika. Ahora mismo, es todo lo que podemos hacer.”

Dicho eso, sin la invitada de honor, ni siquiera teníamos ganas de conversar.
El humor general era pesado como plomo.
Finalmente, pasaron dos horas completas de la hora en la que Halkara normalmente llegaba.

“Aaaah… Halkara llega tarde, huh.”

Falfa comenzó a bostezar. ¿Qué hacemos? Ya tiene sueño…

“Um, ¿por que no comemos los que estamos aquí? Después de todo, hay bastante comida.”
“Shalsha esperará.”

Mi seria hija menor no estuvo de acuerdo.

“Quiero que Halkara se llene con mi estofado del Infierno, así que también esperaré.”

Si se llenaba con eso, ¿no estaba garantizado que iba a pasar el día en el baño…?

“Mientras más esperemos, más se impregna el picante en los ingredientes, así que solo se va a poner mejor. Es el tipo de plato que se vuelve más delicioso al día siguiente. No hay problema.”

Halkara… Aunque vuelva a casa, el Infierno te espera.
Entonces pasaron tres horas de la hora habitual.

“Zzzz… snkk…”

Falfa se durmió.
Era inevitable, así que la cubrí con una manta.
Consideré llevarla a su cuarto y arroparla, pero si eso hacía que no pudiera participar en la fiesta, Falfa se pondría triste. Decidí despertarla cuando Halkara volviera a casa.

“Hmm, no lo sé… ¿Quieres que vaya a dar un vistazo?” Preguntó Rosalie.
“Pero los fantasmas no pueden viajar a gran velocidad, ¿verdad? No sería bueno si pasaran la una por la otra sin darse cuenta.”
“Iré a mejorar el estofado del Infierno. De hecho, tal vez ahora debería llamarlo “estofado de la perdición”; dicen que ese es aun más picante.”

Con eso, Beelzebub fue a la cocina. Me rindo. Adelante, hazlo tan infernal como quieras.
Aún así, realmente se le había hecho tarde. Si no volvía en otra hora, probablemente al menos deberíamos comprobar que esté bien. No creía que fuera a perder una pelea mientras Laika estuviera ahí, pero no tenía prueba de que seres aterradores no existieran en este mundo.
Justo cuando estaba pensando en eso…
Creí escuchar las alas de un dragón.
Apresuradamente, corrí afuera.
¡Era Halkara, montando a Laika en forma dragón!

“Llego tarde… Lo siento…”

Inestablemente, Halkara bajó de la espalda de Laika.

“¿Qué demonios pasó? Te ves exhausta.”
“Recuerda que tenemos un nuevo gobernador, ¿correcto?”

Espera, ¿de verdad había contraatacado de alguna forma?

“Bueno, a ese nuevo gobernador le gusta Nutri-Espíritus, y cuando lo llevó al reino, aparentemente a Su Majestad también le gustó, así que… Recibimos una orden formal de la Corona.”
“¡¿De la Corona?!”
“Y entonces la reunión se alargó… Ya que era una petición del gobierno nacional, no podíamos decirles que volvieran mañana, así que… Terminamos haciendo muchas horas extra.”
“Si hubiera sabido que nos íbamos a retrasar tanto, hubiera vuelo a la casa temporalmente, pero no pensé que se fuera a hacer tan tarde. Me disculpo. Juzgué mal la situación.”

Laika, que estaba en forma humana de nuevo, inclinó la cabeza. No fue su culpa, así que no estaba preocupada por eso.

“Oh. Bueno, entonces. Básicamente, este fue un problema bueno.”

No debí preocuparme.

“Honestamente, estoy muerta. No necesito cenar; me gustaría ir directo a la cama.”
“No, eso no se va a poder.”

Llevé a Halkara al lugar de la fiesta.
Toda la comida estaba colocada ordenadamente.

“¿Hmm? ¿Qué es esto?”
“Has pasado por mucho, así que decidimos tener una cena para ti. Es bastante más tarde de lo que planeamos, pero…”
“¡Madame Profesora! ¡Muchas gracias!”

Halkara me dio un gran abrazo. Me estaba acostumbrando, pero ese pecho suyo en serio es increíblemente elástico. Es una de esas cosas que tiende a gustarle a los hombres. De hecho, también hace a las mujeres bastante felices. En mi escuela de chicas, varias de mis compañeras simplemente venían y te las apretaban.

“Hey, ¿que tamaño de copa usas?”
“¿Qué quiere decir con ‘copa’?”

Ya veo: no había unidad de medida para el tamaño del busto aquí. Aunque, incluso sin una, era inmediatamente obvio que las de ella eran grandes.
Mientras hablaba con Halkara, Falfa despertó.

“¿Huh? Halkara, ¿estás en casa?”
“¡Todas estamos aquí! ¡De acuerdo, para felicitar a Halkara por sobrevivir a los problemas, y para rezar por la prosperidad de su negocio, celebremos!”

Pasamos vasos para todas.

“¡Gran trabajo, Halkara! ¡Sigue así!”

Los ojos de Halkara se estaban poniendo un poco llorosos.
Su rostro era hermoso y maduro, y se veía un poco diferente al personaje cómico que conozco.

“Gracias a todas ustedes, me las arreglaré como presidenta. De verdad… muchas gracias…”
“¡Adelante, come! ¡Eres la presidenta, así que te perdonarán si llegas tarde mañana!”
“¡De acuerdo! ¡Voy a comer absolutamente todo! ¡Acabamos de terminar un gran proyecto, así que esto se siente como una fiesta de cierre!”

Justo en ese momento, una hirviente y furiosa olla llegó.

“Llevé el picante a nivel diez,” dijo Beelzebub ominosamente.

“Um… ¿Beelzebub? ¿Qué es este platillo?”
“Es estofado del Infierno, comida demoníaca casera. Come – insisto. Es mi regalo como fan de Nutri-Espíritus.”

Beelzebub sacó una cucharada del estofado rojo profundo.

“¿Pero no es picante?”
“No te preocupes. No es letal.”

Esa no era una palabra que deba tener conexión con comida.
Nerviosamente, Halkara probó un bocado.

“Oh, en realidad no es tan pi- ¡Aaah! ¡Se vuelve más picante! ¡Pica mucho!”
“Aún queda mucho. Dijiste que lo comerías todo, y estoy muy feliz de escucharlo.”
“¡Espera! ¡Me dejé llevar por el momento! ¡No sabía que esto estaba aquí!”
“No es posible que me estés diciendo que no puedes comer lo que cociné, ¿verdad?”

Oh. Sé a donde va esto, y no me gusta.

“Estoy llena, y creo que va siendo hora de dejarlo por aquí…” Dije.
“Yo también,” agregó Laika.
“Soy un fantasma, así que no puedo comer. Que mal.”
“Falfa tiene sueño, así que no puede comer mucho…”
“A Shalsha le enseñaron que es mejor evitar comer justo antes de ir a la cama.”
“¡Todas están casualmente intentando escapar, ¿verdad?! ¡S-Sálvenme!”

Al día siguiente, el estómago de Halkara le impidió ir a la fábrica.
Aún así, cuando las cosas se complican, es importante descansar para que tu cuerpo vuelva a estar en condiciones. Por cierto, por esa comida picante, Halkara bebió una cantidad inusualmente pequeña de licor, y no tuvo resaca. En general, probablemente fue bueno para su salud.

“Haaah. Tal vez haga un brebaje que ayude cuando comes cosas picantes…”

Halkara bebió una mezcla casera de hongos y hierbas, y suspiró.


AnteriorÍndiceSiguiente

Un comentario sobre “I’ve Been Killing Slimes for 300 Years – Volumen 2 – Capitulo 6 – Parte 2

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s