Yuusha ni Horobosareru – Volumen 2 – Capitulo 15

Capitulo 15

En la parte oeste del Reino Zadark, que se encontraba en el Continente Oscuro, se encontraba la tierra en la que la leyenda de cómo el equipo del Héroe alguna vez invadió permanecía.
Actualmente, bajo el comando del General Occidental Sancreed, se había convertido en la fortaleza del Ejército Occidental con su excepcional moral y control.
Justo cuando el grupo de Vermudol estaba disfrutando de sus brochetas, había dos Majin caminando por la costa de la tierra occidental.

“Entonces, esto tampoco funciona… El hecho de ensamblar los productos nuevos de Shariano no significa que vayan a funcionar bien juntos.”
“Bueno, yo preferiría apreciar el esfuerzo, ¿sabes? Cuánto tiempo les habrá llevado todo eso.”
“Mira, hubo una vez que ese tipo no se apareció durante un tiempo aunque lo invitáramos a beber, ¿verdad? Parece que estaba ahorrando dinero.”
“Vaya… Así que era eso. Estaba seguro de que andaba por ahí buscando una nueva espada para comprar otra vez.”
“Cierto, cierto, estaba ese rumor. No hay forma de que fuera eso… ¿Estás seguro de que no encontró a alguien que le gusta?”

Estaban a la mitad de una patrulla, pero ahora que había un nuevo Rey Demonio, era imposible que algún Majin fuera a causar problemas, y por eso patrullaban mientras conversaban despreocupadamente.
Fue por eso que cuando descubrieron “eso”, era entendible que se quedaran sin palabras.

“Hey, ¿qué es eso…?”

En el Continente Oscuro, que estaba constantemente rodeado por el furioso “Mar de los Confines más Lejanos”, no había ni una sola persona que se molestara en salir mar.
Fue por esa razón que los dos fueron incapaces de entender qué era la cosa frente a ellos.
Era un barco.
Sin embargo, las velas estaban rotas, y el barco que había sido reducido a un montón de escombros parecía una cárcel flotando en el mar. Tal vez era simple coincidencia, pero estaba siendo arrastrado hacia la costa. Los soldados que estaban a mitad de su patrulla ni siquiera sabían lo que era un “barco”, pero lograron entender que era un objeto hecho por el hombre.
Lo que vino a sus cabezas fue la palabra “Héroe”.
Aunque pudieron olvidarse de esa palabra pensando que era imposible, al menos entendieron que esa cosa que el Continente Oscuro no tenía definitivamente era algo relacionado a los Humanos.

“…Me quedaré vigilando esa cosa. ¡Tú ve a reportarlo!”
“S-Sí. ¡Ten cuidado!”

En el momento que dijeron eso, uno de los soldados rápidamente corrió hacia su subdivisión.
Seguramente un mensajero sería enviado desde el cuartel del Ejército Occidental… Pero de cualquier forma, no era un problema que pudieran solucionar ellos dos solos.

“Pero, si que es enorme… ¿qué es esto?”

El objeto se acercó consistentemente.

El objeto parecía haberse deteriorado por las fuertes olas, en realidad no tenía la fuerza ni la habilidad de cruzar el “Mar de los Confines más Lejanos” y llegar hasta aquí.
Por eso era imposible que fuera el barco del Héroe… Pero no había forma de que los dos soldados supieran eso.
Poco después, el ancla fue arrojada, y el barco se detuvo.
El soldado puso una mano sobre su espada, pero cambió de parecer después de pensar que no había nada que pudiera hacer a esta distancia, y comenzó a pensar en la magia que podía usar.
Sin embargo, poco después, cuando notó que un pequeño bote salió del barco y se estaba aproximando, el soldado se quedó mirando la cosa que ondeaba sobre el pequeño bote.
Era una bandera blanca.
Él había escuchado que las banderas representaban la afiliación de uno para la humanidad, pero la bandera era completamente blanca.
A bordo del pequeño bote habían miembros de la humanidad, personas muy bajas y robustas que se parecían mucho a los Norm.
Aunque parecían fuertes, él no podía ver nada que parecieran ser armas.
Tomando una postura que le permitiría disparar su magia en cualquier momento, el soldado preguntó por sus identidades.

“¡Los de ahí! ¡¿Qué asunto tienen en esta tierra?!”
“¡Quedamos a la deriva y llegamos aquí! ¡No somos hostiles! ¡¿Qué país es este?! ¡¿Es el Reino Canal?!”
“¡Este es el gran Reino Zadark! ¡Si no son hostiles, entonces no se muevan de ahí!”
“¡Tenemos heridos y enfermos! ¡También nos quedamos sin comida y agua!”
“¡Cierra la boca! ¡Solo esperen ahí… Capitán, es por aquí!”

El soldado que estaba conversando con la gente del bote llamó al hombre que corría frente a un grupo de unos diez de sus compañeros, miembros del Ejército Occidental.

“¿Qué es esa cosa enorme…? Mm, ¿y qué hay de esos tipos que montan la cosa que parecen tablones de ahí?”
“Si señor, parece que son un grupo de la humanidad que viajan en esa cosa gigantesca.”
“Ya veo, así que esos son miembros de la humanidad… Esta también es la primera vez que los veo, pero se ven igual a los Norm.”
“Sí, me estaba preguntando si en realidad son Norm… Parece que quedaron “a la deriva” o algo.”
“¿Qué es eso, alguna clase de técnica de la humanidad o algo?”
“Ni idea…”

En el Reino Zadark no había cultura náutica, por lo que naturalmente no tenían palabras para quedar “a la deriva”.
Por lo tanto, esto también era una respuesta normal.

“Además, parece que tienen enfermos y heridos. Tampoco tienen comida ni agua.”
“Fumu. Si son de la humanidad, entonces no es problema nuestro, pero no podrían ser Norm que hicieron algún experimento raro y terminaron así, ¿verdad…? Si lo son, entonces sería un problema dejarlos así.”
“¿No podríamos simplemente preguntarles?”
“Eso también es cierto. ¡Oigan, ¿a qué raza pertenecen?!”

Escuchando la pregunta del capitán, la gente del pequeño bote gritó.

“¡Todos somos Metalio! ¡Estábamos escapando del Reino San Altlis! ¡Por favor, ayúdenos! ¡Estamos al límite!”

Al escuchar eso, el soldado volvió a susurrarle al capitán.

“Metalio… esos eran parte de la humanidad, ¿verdad?”
“Sí, es correcto. Sin embargo, a pesar de eso, dicen que estaban escapando o algo… ¿Son criminales o algo?”
“De cualquier forma, son parte de la humanidad, ¿verdad? ¿No deberíamos destruir también esa cosa enorme?”
“No, no, espera. Deben haber enviado un reporte a Sancreed-sama. No hay forma que un asunto tan serio como este lo podamos resolver así.”

Mientras los soldados pensaban como lidiar con esto, repentinamente, un rayo de luz apareció frente a sus ojos y se amplió.
En el lugar de ese gigantesco pilar de luz brilló, había un hombre.
El Héroe Mazoku, el General Occidental Sancreed.
El hombre que daba coraje y esperanza a todo Mazoku que viera su figura había aparecido en este lugar.


AnteriorÍndiceSiguiente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s