I’ve Been Killing Slimes for 300 Years – Volumen 2 – Capitulo 8 – Parte 2

Parte 2

Nos relajamos en nuestra habitación hasta la hora de la cena.
Por cierto, parece que Beelzebub iba a comer con nosotras. ¿Así que supongo que iba a ser una fiesta con una oficial del gobierno?
Vania trajo la comida en una mesa con rueditas.

“Aquí está la cena de hoy. ¡Comenzaremos con una ensalada hecha con veinte tipos de vegetales!”

Era una colección de vegetales de colores brillantes con un arcoíris de tonos, acomodados de forma estéticamente agradable.
Era posible que se le haya dado más énfasis en el disfrute visual que el sabor.

“Ooooh, es increíble desde el principio.”
“Sí. Se espera que la cocina para los huéspedes de los demonios cree un impacto inicial con su apariencia. Prestamos particular atención a la presentación de cualquier cosa que pueda ser acomodada en un patrón,” explicó Vania.
“Este está en forma de un círculo mágico que opera en las mentes de otros, ¿saben?” Añadió Beelzebub.

Eso no era exactamente alentador…

“Comerlo no les va a hacer ningún daño. Tampoco es picante, así que relájense y disfruten.”

Ciertamente, no era picante, pero parecía tener todo tipo de hierbas, resultando en un sabor al que no estaba acostumbrada.

“Mph… Falfa no está segura de que esto le guste mucho…”
“Hermana, si eres quisquillosa con lo que comes no vas a crecer. Urgh… Es amargo…”

Aparentemente, la ensalada era demasiado para las niñas.

“Oh, pobrecitas… ¡Vania, prepara algo que las pequeñas puedan comer!” Ordenó Beelzebub. Enserio le gusta consentir a mis hijas.

“¡S-Sí señora!”

Pronto se presentó un plato de pollo frito cubierto con salsa de miel.
Si podía responder a una orden como esa, sus habilidades como cocinera eran claramente formidables.

“Uh-huh, esto es rico. ♪”
“Delicioso… Podría comer esto todo el día.”

En realidad preferiría que comieran más vegetales, pero esto era un banquete, así que tal vez lo deje pasar.

“A continuación un potaje de granos molidos. Se ha añadido una variedad de especias para camuflar los tonos herbales.”

El sabor era bastante complejo, además de picante. Tenía un sabor algo tradicional.

“Quema un poco. Falfa no cree poder manejar esto.”
“Hermana, hay demasiadas cosas que no has probado. Ooh, duele un poco…”

Las niñas tampoco estaban acostumbradas a este sabor.
Probablemente tenías que ser un adulto para poder considerar sabores como este deliciosos.

“¡Vania, trae algo más para ellas dos!”
“Pero no hay tiempo para preparar una sopa a este punto…”
“Debe haber fruta ahí atrás. ¡Haz un plato de fruta!”
“¡S-Sí señora!”

Vania volvió a salir corriendo, entonces trajo cuatro tipos de fruta picada con una salsa dulce por encima.

“¡Sí, a Falfa le encantan las cosas dulces!”
“Tiene una acidez placentera. No creo que sea algo de lo que puedas cansarte.”

Vania suspiró aliviada. “Fiu… Es bueno escuchar eso…”

Puede que esto genere bastante estrés para el personal de la cocina. De verdad lo lamento…

“El siguiente platillo son huevos revueltos y condimentados de cockatrice. Para comerlos, los envuelven en hojas de lechuga. Oh… si a las jovencitas no les gusta la lechuga, pueden comerlos solos.”
“Mami, ¿podemos hacer eso?”
“No. Al menos coman eso como se debe. Si no, será grosero para la persona que te lo sirve.”

Como era de esperarse, las hice comer la lechuga.

“¡A continuación omelets hechos con huevo de roc! ¡El sabor aterciopelado es soberbio, disfrútenlo!”

Esta vez, Vania trajo omelets con una actitud llena de confianza.
Entonces los voy a probar de inmediato. Soy muy quisquillosa con mis omelets.

“¡Este podría ser el platillo de huevo más delicioso que he probado en mi vida!”

¡El sabor es increíblemente rico! ¡No solo eso, sino que mientras más comes, más robusto se vuelve el sabor!

“No tenía idea de que existieran omelets de este calibre… debo aplicarme más…”

Laika también estaba asombrada. Después de todo, los omelets eran su mejor platillo.

“Eso es inevitable, Laika,” respondió Beelzebub. “La calidad de los ingredientes es de un calibre diferente. Cuesta mil veces más hacer un omelet de roc que uno normal.”
“¡¿Mil veces?!”

Eso también sorprendió a Laika.

“Sí, así que claro que es delicioso. Honestamente, si Vania hiciera algo malo con ingredientes como estos, tendría que escribir otra carta de disculpa.”
“Ngh… No se puede holgazanear con usted, Lady Beelzebub.”
“¡Alguien que se estaba dando un baño no está en condiciones de hablar!”

Parecía que Beelzebub era una supervisora estricta.

“Eso realmente fue delicioso. No bromeabas cuando dijiste que los platillos iban a estar basados en huevos.”

Y ahora terminaríamos con postre, ¿huh? Nada mal.

“No, todavía hay mucho más. A continuación tenemos cordero al horno envuelto en hojaldre. ¡Vania, tráelo!”
“¡Sí, lo prepararé de inmediato!”

Wow, hay más…
Después de eso, trajeron unos cinco platos más, sin contar el postre, y me llené bastante.
Falfa y Shalsha estaban sosteniendo sus redondas barrigas.

“Comí demasiado…” Dijo Halkara, bebiendo medicina herbal que era buena para la digestión.

“Gracias Vania. Esa fue una demostración impresionante.”
“No, no. Es mi trabajo ser tan hospitalaria como sea posible. Estoy encantada de que lo hayan disfrutado.”

Pensé que este demonio lo había hecho muy bien. Ella parecía renovada, como si estuviera satisfecha por haber dado su mejor esfuerzo.

“Cierto, con respecto a entretener a los huéspedes, te doy un sólido aprobado. Bien hecho, Vania.”
“¡Muchas gracias, Lady Beelzebub!”

Vania sonrió y se inclinó en respuesta al cumplido. Eran cosas como estas las que me hacían ver que el estatus de Beelzebub no era cosa de risa. En cuanto a demonios, ella era más importante que los leviatanes.

“Con eso concluyen la mayor parte de tus deberes.”
“¿Hmm? ¿Quedaba algo que hacer? Oh, ¿se refiere a limpiar?”
“No, esa carta de disculpa.”
“¡¿No ha olvidado eso, señora?! Simplemente asumí que me iba a perdonar porque la comida era buena…”
“¿Eres sorda? Eso son dos cosas completamente diferentes. Entrega algo lo suficientemente maravilloso para derretir corazón. Tus palabras deben exudar arrepentimiento. Si no, bajaré tu evaluación, así que tenlo en mente. Y eso no fue una broma. ¡Es enserio!”
“Entendido, señora…”

Con ojos como de pescado muerto, Vania se retiró.

“Eres dura con tus subordinados, ¿verdad?”
“Es su culpa por holgazanear en el baño en horario de trabajo. Si te hubieras enojado por eso, podría haberse convertido en un problema político. ¡Esto es lo normal!”

Cuando era necesario, Beelzebub se lo tomaba enserio.


AnteriorÍndiceSiguiente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s