I’ve Been Killing Slimes for 300 Years – Volumen 3 – Capitulo 1 – Parte 1

Capitulo 1: El duelo de las galletas
Parte 1

Algo me estaba meciendo adelante y atrás.
Sentí una extraña fuerza, casi como si mi cuerpo fuera a ser partido en dos. ¿Qué podrías ser…?
Cuando abrí los ojos, vi a Falfa y Shalsha paradas una a cada lado, tirando de mí de lado a lado mientras dormía en la cama.
Pero no estaban sincronizadas, así que o aplastaban mis entrañas o casi me partían en dos.

“¡Tira!”
“… Tira.”
“¡Tira!”
“… T-Tira.”

¡Shalsha se retrasó!
Es en momentos como este que veo lo diferentes que son, aunque actúen tanto como gemelas, pensé, pero ahora no era momento de ser abrumada por mis emociones.

“¡Eso duele, así que dejen de sacudirme!”
“¡Oh, despertaste, Mami!”
“Bien, bien.”

Falfa mostró una gran sonrisa, y una pequeña sonrisa se formó en los labios de Shalsha.
Shalsha se volvía cada día más expresiva. Antes nunca sonreía.

“Estuviste durmiendo mucho tiempo y no despertabas, así que nos preocupamos y vinimos a buscarte, Mami.”
“Ya desayunamos. Hace tiempo que pasó la hora de despertar.”

¿Enserio? Miré al reloj y, ciertamente, era una hora y media más tarde de lo normal.

“Oh, ya veo… Acabamos de volver del castillo de los demonios, después de todo…”

Pasaron muchas, muchísimas cosas en el castillo de los demonios, así que todo eso debe haberme agotado. Supongo que estaba durmiendo profundamente ahora que estoy en una cama conocida.

“¿A quién le tocaba hacer el desayuno hoy? No creo que me tocara a mí…”

Aquí en la casa de las colinas, todas nos turnábamos con las comidas. Tenía el presentimiento de que era el turno de Laika, ¿pero ella no me habría despertado?

Fui hacia la mesa del comedor y me encontré con una montaña de galletas sobre ella.
Bueno, más bien dos pilas, cada una en un gran plato.
¿Qué es eso…? Hay suficiente para abrir una panadería… ¿Vamos a tener una competencia de comer…?

“Oh, buenos días, Lady Azusa.”

Laika también parecía exhausta, pero probablemente era más que nada por el viaje. Para ser honesta, sería raro si el viajo no la hubiera cansado.

“¿Para qué son estas galletas, Laika? Bueno, no me molestaría desayunar galletas.”

La verdad las galletas no tenían nada de malo, excepto que podían secar tu boca. De todas formas parecían ser bastante nutritivas.

“De hecho, esto es-“

Una nueva cara apareció desde atrás de Laika, interrumpiéndola.

“¡Mi señora, por favor pruebe una de las galletas que hice!”

La chica era Flatorte. A diferencia de Laika, que solo tenía cuernos, Flatorte también tenía cola en su forma humana, así que sobresalía mucho.

“¡Estoy segura de que las galletas que hice serán mucho mejores que las de Laika!”

Flatorte intentó empujar a Laika a un lado, pero ella se mantuvo firme.

“Oh no, no. Mis galletas serán mucho mejores, porque conozco bien los gustos de Lady Azusa.”
“¡Ha! ¡Entonces te dirá que son buenas solo para ser educada!”
“¡Que grosera! ¡Eso es lo más despreciable de ustedes los dragones azules!”

Las dos rechinaron los dientes y se fulminaron con la mirada.
Aah, esa pelea me resumió la situación. Ahora que lo pienso, estuvieron hablando de un duelo con dulces en el leviatán de camino a casa.
Oh. Pensé que solamente se dejaron llevar por el calor del momento, pero supongo que realmente lo hicieron.

“Está bien. Entonces decidiré cuáles son las más deliciosas, justamente.”

Las dos asintieron, satisfechas.
Estaban más sincronizadas de lo que esperarías, ¿verdad? Ambas eran dragones, así que no era raro que estuvieran en perfecta sincronía.

“Entonces iré a buscar a Halkara, Falfa y Shalsha, así las cuatro decidiremos quién es mej-“

“No podemos hacer eso.” “Estoy de acuerdo.”

Ambas se rehusaron. Enserio están en sincronía.

“Enfoqué toda mi energía horneando galletas que a usted le parecerán deliciosas, mi señora, así que solo quiero ver su reacción.”
“Yo, también, las hice a su gusto, Lady Azusa. Y si las cuatro fueran a actuar como juezas, entonces existe la posibilidad de que termine en empate.”

Sin importar el desenlace, una de ellas iba a terminar con resentimiento…
Me senté, y coloqué varias de cada galleta en dos platos frente a mí.
Para ser justa, no tenía forma de saber quién había horneado qué.

“¡Sé que va a elegir las mías, mi señora!”
“¡La victoria es imposible para ti, considerando cuanto tiempo Lady Azusa y yo nos hemos conocido!”

Quería que dejaran de pelear, ya que solamente haría que fuera más difícil saborear las galletas…
Como sea, comencé mi desayuno tardío. Si tenían buen sabor, entonces todo estaría bien.
Primero, el plato de la derecha.

“Ohh, es mantecosa y la textura es muy ligera. Nada mal.”

Comí tres seguidas. Era una galleta de muy alta calidad.
Sería fácil para mí saber quién las horneó si alguna de ellas sonriera, así que estaban paradas en silencio con expresiones neutrales.
A continuación, las de la izquierda.

“Esta tiene granos tostados en ella. La textura de esta también es bastante interesante. Es casi como una senbei dulce como las de Japón, en las que se mezclaba agua carbonatada con la masa.”

Se llamaban tansan senbei; una fina, crujiente y dulce galleta. A menudo las recibía como recuerdo de personas que iban a las termas Arima.

“Entonces, Lady Azusa, ¿quién es la ganadora? Creo que soy yo, por supuesto.”

Laika se paró frente a mí.
Su comentario… lo hizo mucho más difícil…
Pero aún así, aunque ambas parecían galletas, los conceptos eran más diferentes a lo que imaginé. Era como tener problemas para responder al debate de cuál era mejor; matemáticas o lengua. Era difícil decidir.

“Entonces, ¿cuál es? ¡Sé que yo soy la ganadora!”

Flatorte también se paró frente a mí con confianza.
Oh no, ¿qué hago…? Quiero evitar dar una respuesta sin pensar, y herir los sentimientos de alguien… Esto sería mucho más fácil si una de ellas fuera claramente mejor que la otra.
Mientras deliberaba, las expresiones de ambas rebozaban de confianza.
Hasta podrías decir que parecían presumidas.

“Esto es obviamente mi victoria.”
“Es mía, de Flatorte, obviamente. ¡Ya tengo mi grito victorioso preparado!”

¡No anuncien la victoria así!
¡Se está volviendo demasiado difícil decidir!
Oh bueno, No me dejan otra opción que usar mi movimiento secreto.
Me puse de pie.
Ambas me miraron.

“Y la ganadora es; ¡ambas, ya que las dos estaban deliciosas!”

¡Era demasiado difícil elegir una ganadora, así que huí de la decisión con todas mis fuerzas!
¡Esto está bien! ¡Es totalmente justo! ¡Elegí el camino con menos tristeza! ¡Y de verdad era difícil tomar una decisión!

“Lady Azusa, no puede hacer eso…”
“Mi señora, puede ser tan despiadada como quiera aquí.”

Ninguna de las dos estaba satisfecha. No, no, no era momento de ser despiadada.

“Este individuo extremadamente arrogante debería llorar. Sería el karma perfecto.”
“Disculpa, este individuo está actuando como la gran cosa solo porque ha vivido aquí por mucho tiempo. ¿Podría por favor callarla?”
“¡Eso es lo que digo! ¡Es casi imposible elegir porque las dos siguen diciendo esas cosas sin sentido!”

Quería que se pusieran en mis zapatos por un momento.

“Y aunque se supone que son galletas, son conceptos obviamente diferentes. Ustedes también la tendrían difícil si se les pidiera que eligieran entre un omelet o pollo frito, ¿verdad?”
“Yo elegiría el omelet.”
“Igual que yo.”

Ese fue un mal ejemplo.
Aunque ya sabía que a Laika le gustaban los omelets. ¿Había muchos fanáticos de los omelets entre los dragones?
Como sea, sabía que no estaban felices con un empate, así que pensé en una contramedida.

“Bueno, ¿por qué no venden las galletas en Flatta y deciden la ganadora por quién venda más?”

Las dos se quedaron mirándome en blanco, como si mi sugerencia fuera algo más allá de cualquier cosa que hubieran esperado.

“Verán, es difícil para un individuo elegir por su cuenta porque los sabores son tan diferentes, pero sería fácil llegar a una conclusión a través de las ventas, ¿verdad? ¿Por qué no deciden la ganadora de esa forma?”
“Si usted lo dice, mi señora, entonces no tengo objeciones.”
“¡Mi victoria sobre ti será abrumadora, y te demostraré que soy mucho más habilidosa!”

Afortunadamente, escapé de acabar como la mala.
Y había otra ventaja con este método.
Flatorte era ahora un miembro de la familia, y estaba esperando una oportunidad para presentarla a todo Flatta.
Vender sus galletas caseras daría una excelente primera impresión.


AnteriorÍndiceSiguiente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s