Yuusha ni Horobosareru – Volumen 2 – Capitulo 29

Capitulo 29

En el Reino Zadark que gobernaba sobre todo el Continente Oscuro.
Las tierras del este eran las más fértiles dentro del reino.
Además, era la región bajo el control de la única Mazoku femenina de los Cuatro Generales Cardinales.
Bajo el edicto imperial de Vermudol, esta tierra rebosaba de agricultura y ganadería.
Una de las razones de que este continente sea llamado Continente Oscuro es la oscuridad de sus cielos.
Siempre está nublado, y la luz del sol rara vez brilla sobre la tierra.
Es por esto que los alimentos cultivados en el Continente Oscuro… Y muchos de ellos habían pasado por una evolución distintiva.
Por ejemplo, Nilgiri.
Es un vegetal similar al daikon, pero no era daikon.
Es un ingrediente conveniente que puede actuar ya sea como hierba medicinal o parte de una ensalada, y posee la vitalidad de una hierba sin importar donde se cultive. Es por eso que se cultiva activamente en el continente.
Nilgiri existe incluso en el territorio de la humanidad, pero los que se adaptaron al ambiente del Continente Oscuro evolucionaron para obtener nutrientes absorbiendo poder mágico de la tierra y el aire.
Como resultado, el Nilgiri cultivado en el Continente Oscuro posee mucho poder mágico… así que se volvió aún más difícil decir si es una hierba medicinal o un vegetal.
La mayoría del resto de la vegetación evolucionó de forma similar al Nilgiri en el Continente Oscuro.
Además, ahora que los Mazoku con mucho poder mágico sistemáticamente los cultivan, la eficiencia de la absorción incrementó aún más.
Eso era algo muy bueno, pero… al mismo tiempo, estaba conectado a algo que le daba problemas a los Mazoku del este.

«¡Los Nilgiri del quinto campo escaparon-!»
«¡Oigan! ¡Dije que todos esos tenían que ser cosechados ayer, ¿verdad?!»
«Yo no estaba trabajando ayer… ¡espera, vienen para acá!»

Volando sobre la tierra agricultural, había un enjambre de Nilgiri.
Los Nilgiri del este, cuando se pasa el tiempo de cosecha, volaban usando el poder mágico que habían acumulado.
Sus figuras voladoras con sus hojas verdes sacudiéndose con el viento parecían escobas que volaban por los cielos… o tal vez calamares.
Los granjeros que los perseguían también eran una escena rutinaria.
Si los Nilgiri voladores eran atrapados y cocinados, podían comerse normalmente, pero… ya que no permitían que se les enviara a otra parte o se les cortara, eran procesados para ser consumidos en el momento.
En el pasado, hubo una propuesta para averiguar si los Nilgiri podían ser usados como una herramienta para volar, pero ya que no podían ser controlados, el plan se descartó.

«¡Maldita sea, atrápenlos antes de que se queden sin poder mágico! ¡Su valor va a disminuir cada vez más!»

Los Nilgiri no podían venderse cuando tenían exceso de poder mágico.
Sin embargo, eran de una calidad superior ya que tenían más poder mágico que los que circulaban públicamente.
Si se absorbe demasiado poder mágico a la vez, puede causar anormalidades en el cuerpo, pero para los Mazoku de alto rango, se convertían en nutrientes que estimulan el crecimiento.
Por eso, también había Mazoku que venían a comprar este tipo de producto imperfecto.
Específicamente, eso incluía a todos los miembros de los Cuatro Generales Cardinales, pero dejemos eso a un lado por ahora.

«¡Déjenmelo a mí…!»

Un Mazoku en posesión de una espada se paró en el camino de los Nilgiri voladores.
Esa espada tenía una hoja anormalmente fina, tanto que parecía papel.
Sin embargo, con una sola mirada se podía ver que también tenía una cantidad significativa de poder mágico… Con esa espada preparada, el hombre apuñaló hacia los Nilgiri.

«… ¡HAA!»

Con un grito lleno de espíritu de lucha, la espada destelló, las hojas fueron cortadas de los cuerpos de los Nilgiri y cayeron al suelo.
El hombre los atrapó con movimientos ágiles y los apiló en el suelo.

«Es perfecta… Valió la pena hacer una orden especial por esta espada anti Nilgiri.»

Puede que esa línea haya sonado como algo increíblemente estúpido, pero nadie se rió del hombre.
Aunque tuvieran circunstancias especiales, los bienes son bienes.
No podían hacerlos explotar con magia, no podían aplastarlos con armas contundentes.
Cómo reducir los daños a los bienes… ese era el proyecto eterno.

«Fumu, es una buena espada… Además, esa técnica con la que cortaste solo las hojas de los Nilgiri fue espléndida. Has sido muy diligente.»

Escuchando esas palabras que resonaron repentinamente, las manos de los hombres trabajando para cargar los Nilgiri al punto de venta se detuvieron.
La que dijo eso fue la General Oriental, Fainell.
Siendo la única mujer de los Cuatro Generales Cardinales, ella era el idol secreto de los Mazoku del este.

«¡¿Fa… Fa-Fa-Fa-Fainell-sama?! ¡¿Qué hace aquí?!»

Viendo que los Mazoku se arrodillaban y saludaban, Fainell sonrió y respondió.

«Ahh, no es necesario que dejen de trabajar. Bueno, veamos. Parece que dos de los tres Ringils del huerto veintiocho se convirtieron en monstruos. Estaba a punto de ir a destruirlos.»
«Así que pasó de nuevo… ¿No sería mejor quemar esa área una vez para bajar la concentración de poder mágico?»

Los monstruos en que los Ringils se convertían eran clasificados como tipo planta.
También había casos en que una porción de los monstruos tipo planta ganaban sabiduría con el pasar de los años y evolucionaban en un tipo de Mazoku llamado Maju.
Incluso después de convertirse en monstruos, las frutas que crecían de ellos eran las mismas, pero ya que la mayoría serían tratados como bienes con circunstancias especiales, su valor disminuía.

«Vamos, no digas eso. Son bastante buenos así, ¿sabes?»
«Haa…»

A los árboles de Ringil que se convertían en monstruos, Fainell generalmente les hablaba con los puños y hacía que se sometieran.
Ella los obligaba a participar en tareas administrativas en el huerto, pero… siendo el mismo tipo de planta, eran extraordinariamente capaces.
Los frutos de los Árboles Ringil Monstruo eran idénticos a los Nilgiri voladores en que eran bienes cuya concentración de poder mágico era demasiado alta, pero si se trataba de alguien al nivel de los Cuatro Generales Cardinales, podían comerse.
Dar fuerza suficiente para que pudieran comer eso a todos los Mazoku era el objetivo secreto de Fainell.
Si pudiera hacerse, no habría necesidad de tomarse la molestia de deshacerse de ellos.

«… El futuro, huh. Esa es una palabra bastante delicada.»

Fainell murmuró eso, y guardó sus planes para el futuro en un rincón de su mente.
La parte este del Reino Zadark.
Esta tierra actualmente está en paz.


AnteriorÍndiceSiguiente

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s