I’ve Been Killing Slimes for 300 Years – Volumen 3 – Capitulo 1 – Parte 3

Parte 3

Esa noche, la densidad de la población en mi habitación aumentó un poco. Y mi cama también estaba un poco llena, ¿pero qué podía hacer?
Laika y Flatorte estaban a mi lado.

«Bueno, llevémonos bien mientras dormimos, como el tres en números romanos.»
«¿El qué?»
«Yo tampoco lo entiendo.»

Oh, cierto, estaba pensando en mi vida anterior. Y eso implicaría que todas eramos del mismo tamaño.

«Que todas en una cama nos hace parecer hermanas, ¿verdad? Así que guiándonos por la altura, yo sería la mayor, Flatorte la segunda, Laika la menor, y se supone que las tres nos llevamos bien. ¿De acuerdo?»
«Entiendo, mi señora…» «Seguiré sus órdenes, Lady Azusa…»
«¡Bueno, esta noche, dormimos juntas!»

Sintiéndome bendecida, me dormí y soñé con tomar el té en un café con mis dos hermanas.

«Uaaaah… ¡Dormí tan bien!»

Tuve una muy buena noche, pero no parecía que para las dos a mi lado fuera igual.

«No dormí nada…»
«Yo tampoco…»

Aparentemente, ninguna de las dos pudo dormir.

«¿La cama era demasiado angosta…? Si es eso, entonces lo lamento.»
«No… No pude calmarme pensando en que estaba en la misma cama que usted… Y, mi señora, usted huele tan bien…»
«Estaba tan, tan feliz, que sentí que dormir sería una pérdida de tiempo. Así que me quedé despierta…»

Las dos estaban exagerando esto…

«Si quieren, supongo que podríamos hacer esto una vez al mes o algo así.»

Para ser honesta, era más fácil hacer cosas como esta ahora que Flatorte se nos unió.
Hasta hace poco, quería marcar una línea clara cuando se trataba de dormir con Laika, ya que soy una mujer adulta, y aunque somos del mismo género.
Pero siendo tres, era más como una pijamada, así que sentí menos resistencia.

«¡¿Oh enserio?! ¡¿Lo dice enserio?!»
«Estás exagerando, Flatorte…»

Su cola se movía para todas partes… Esa cosa tenía mente propia. Era muy diferente a la cola de un gato.

«En efecto. Tienes que ser más, ya sabes, femenina…»

Aunque el rostro de Laika también estaba rojo brillante…
Ah, lo sabía. Las hermanas menores admiran a la hermana mayor.
Entonces, me sorprendió ver a Laika bostezar.

«Cuando los preparativos para mañana estén listos, creo que voy a acostarme temprano…»
«Estoy de acuerdo… Esta vez, estoy de acuerdo contigo…»

Flatorte también parecía tener sueño.

«¿Hmm? ¿Qué preparativos para mañana?»

Creí que yo estaba a cargo de la comida hoy.

«Lady Azusa, las galletas fueron extremadamente populares, así que por un tiempo, vamos a hacerlas día por medio.»

¡¿Tan seguido?!

«Y por cierto, parece que vamos a venderlas en Nescúte mañana. Tendremos que prepararnos hoy. No dormí mucho, pero haré mi me- Uaaaah…»

Flatorte también bostezó.
Sintiéndome algo responsable, decidí ayudarles a hacerlas y venderlas.


El día que trajimos las galletas a la ciudad, vendimos mucho más que en la aldea.
Honestamente, hicimos tanto dinero que podríamos vivir de vender galletas.

«¿Se imaginan si las produjéramos en masa y las vendiéramos por todo el país?» Dijo Halkara. «¡Sería increíble!» Sonaba como una CEO.
«No. Cada galleta debe ser hecha con amor y cuidado, de otra forma no sería buena.»
«Solo la gran Flatorte puede hacer sus magníficas galletas. No sabrán igual de las manos de otro.»

Ambas sonaban como profesionales.

«Madame Profesora, ¿no le parece que algún extraño interruptor se encendió en ellas? Actúan como profesionales de las galletas, ¿verdad?»
«Parece como si tuviera treinta años de experiencia…»

De ahí en adelante, las galletas se vendieron muy bien. Tal vez demasiado bien.
Recibimos una solicitud de abrir una tienda en la capital provincial de Vitamei, y después de eso, cada vez más personas empezaron a asociar dragones con galletas en nuestra provincia.

Y entonces regresamos a Flatta y por un día vendimos galletas ahí.

«Madame Profesora, esto se está saliendo de control…» Halkara estaba mirando a la cola frente a nuestra tienda.
«Lo sé. Lo veas como lo veas, se están excediendo…»

Después de varios días seguidos de trabajo, los dragones comenzaban a agotarse.
Pero mientras más hacían, más vendían, así que simplemente seguían haciéndolas.

«Tendremos que detenerlas en algún punto o van a colapsar… Aunque no creo que los dragones puedan morir por exceso de trabajo…»
«Sí… Probablemente deberíamos intervenir en algún punto…»

Pero poco después de abrir, algo extraño pasó en el aire sobre la aldea. Y los cielos despejados repentinamente se nublaron.

«Vaya, tengo escalofríos…»

Halkara comenzó a temblar.
Yo también sentí una presencia ominosa.

«Tiempo sin vernos, Hermana.»

La chica con cuernos de oveja en su cabeza era el rey demonio, Provato Pecora Ariés, también conocida como Pecora.
A su lado estaba Beelzebub, sosteniendo una sombrilla para protegerla del sol.
También estaba Vania la leviatán, sosteniendo otra sombrilla; era como una matryoshka de sombrillas.

«¡Aah! ¡¿Qué hacen aquí?!»
«Escuché que estaban vendiendo unas galletas extremadamente populares, así que vine a probarlas. En leviatán.»

¡Oh! Pensé que de repente se había nublado; ¡eso era el leviatán! Ya que Vania estaba en forma humana, eso significaba que todas habían venido en su hermana mayor, Fatla.

«Siempre hay problemas cuando Su Majestad viaja, así que de verdad desearía que no lo hiciera…» Suspiró Beelzebub.
«R-Rezo porque todo salga bien…» Vania parecía asustada, probablemente porque estaba viajando con el rey demonio.
«Eh-he-he-he, entonces deberíamos formarnos, ¿no? Supongo que no sería tan malo formarse en una cola como una plebeya de vez en cuando.»

Entonces Pecora fue y educadamente se puso al final de la cola.
Pero hasta el más común de los plebeyos parecía entender el terror del rey demonio.

«H-Hey… ¡Hay demonios detrás de mí!» «¡Creí que había algo en el aire, y resulta que es un demonio gigante!» «¡El legendario leviatán!»

Los aldeanos estaban aterrados. Puede que algunos conocieran a Beelzebub, pero parecía que el leviatán tenía un gran impacto en ellos.
Entonces, Pecora habló a los aldeanos con una sonrisa.

«¡Es un placer conocerlos! Soy el rey demonio.»
«¡¡¡Es el rey demonio!!!» «¡¡¡Es el fin del mundo!!!» «¡¿¡¿Qué vamos a hacer ahora?!?!» «¡¡¡O gran Bruja de las Colinas, por favor derrote al rey demonio!!!»

Todos los que estaban esperando palidecieron y escaparon.
La cola se achicó a unas diez personas en un instante.
O desde otra perspectiva, ¿había diez personas que no iban a escapar?

«Oh, bueno, ahora podemos comprar rápido. Maravilloso.»

Pecora parecía emocionada por su repentino golpe de suerte, pero yo sabía de sus motivos ocultos.

«Asustaste a todos los aldeanos para ponerte al frente, ¿verdad…? Apuesto a que fue por eso que viniste en leviatán.»
«No creo entender a que te refieres, Hermana.»

¡Sí que pareces saber de lo que estoy hablando!
Este rey demonio siempre está planeando algo…
Por otro lado, ahora con menos clientes, Flatorte y Laika quedaron mirando en blanco asombradas.

«Creo que podemos cargar de vuelta todo el inventario restante, ¿pero qué deberíamos hacer, Laika…?»
«Vaya, no lo sé…»

Aunque Pecora acabó comprando todo el inventario restante, las galletas ahora tenían la reputación de atraer al rey demonio, así que la gente que pedía que hiciéramos más disminuyó significativamente.
La llegada de Pecora causó problemas, pero las dos finalmente fueron liberadas de una larga jornada de trabajo, así que supongo que al final todo salió bien.
Estaba segura que podíamos ir a la aldea una vez al mes o algo así para vender de forma más relajada.


AnteriorÍndiceSiguiente

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s